Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler, una pareja que conquista Nueva York

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler, una pareja que conquista Nueva York

REVISTA JET-SET

Los nuevos amantes causaron sensación en la Gran Manzana al presentarse en público, por primera vez, durante una suntuosa fiesta en la que no descartaron un posible matrimonio.
El escritor y la primera dama de la alta sociedad española a su llegada a la fiesta de Porcelanosa, en la Quinta Avenida de Manhattan.
Por: 24/9/2015 00:00:00
Estaba escrito que Isabel fuera la reina de la gala inaugural de la tienda de Porcelanosa, en Manhattan. A fin de cuentas, ella ha sido la embajadora de la marca de accesorios arquitectónicos por tres décadas y a ello le debe gran parte de su fortuna. El pronóstico de que la velada daría mucho de qué hablar se cumplió, pues la famosa dama de la alta sociedad española no llegó sola, sino de la mano de Vargas Llosa, el laureado escritor peruano con quien protagoniza un escandaloso romance.
Por primera vez, la pareja se dejaba ver en un evento social tan concurrido, luego de la polémica que ha desatado su relación, ya que por el amor de Isabel él dejó supuestamente a su esposa de hace 50 años, Patricia Llosa; y ella había enviudado menos de un año atrás del exministro de Estado Miguel Boyer, su tercer marido. 
La Preysler no solo impactó por esta especie de triunfante presentación en sociedad de sus amores con el nobel de literatura, al lado de celebridades como Richard Gere, Chelsea Clinton, Sarah Jessica Parker e Irina Shayk. Su vestuario, como siempre, estuvo muy lucido, tanto por exclusivo como por el modo en que halagaba la regia silueta que conserva a los 64 años. Se trataba de un diseño de Alfredo Villalba Atelier creado para seducir, con el brillo de su tela plateada bordada a mano con miles de cristales de Swarovski y apliques de guipur que insinuaban la piel de la “perla de Manila”, como es conocida en Madrid la filipina que fuera la primera esposa de Julio Iglesias.
En la recepción, los amantes se mostraron muy románticos. Cuando él no le pasaba la mano por el talle a ella, se tomaban de la mano o hablaban en tono menor, para que nadie más escuchara sus intimidades. A los curiosos que quisieron arrancarles alguna confidencia, no les confirmaron pero tampoco les negaron la posibilidad de un próximo matrimonio. 
El nuevo capítulo de esta telenovela de la vida real de alto turmequé no se redujo a eso. Por esos mismos días también llegaba a Nueva York Patricia Llosa, vista como la perdedora de esta historia. Los Vargas Llosa tienen un apartamento en Manhattan, donde se celebraría el cumpleaños de Gonzalo, el segundo de los tres hijos que ella tuvo con el autor de La fiesta del chivo. 
Antes de abordar el avión en Madrid, Patricia, quien es prima de su todavía esposo, dio una muestra de su recio carácter al concederles unas breves pero dicientes declaraciones a unos reporteros que la abordaron, las primeras desde que comenzó el alboroto. Cuando le preguntaron si se hablaba con el escritor, respondió: “Claro que he tenido contacto con Mario en estos meses. Cómo no”. Y sobre la exagerada exposición en los medios del romance de su esposo con Preysler, afirmó: “Llevo estupendamente la exaltación del amor de ambos”.
Los hijos de Mario y Patricia, por su parte, siguen teniendo, así mismo, sus apariciones en el melodrama. Gonzalo y Morgana, los menores, dejaron de hablarle a su padre apenas él cambió a su madre por Isabel. Álvaro, el mayor, en cambio, sigue tratando a Vargas Llosa y se mantiene cercano a Patricia. Por los días de la velada en Nueva York, quedó más al descubierto la brecha entre los hermanos, en especial alrededor del momento exacto de la separación de sus padres, detalle en que se ha basado la polémica acerca de la conducta desleal o no del nobel con Patricia. Como se recuerda, cuando se destapó el romance con Isabel, en mayo pasado, Patricia se manifestó sorprendida porque una semana antes toda la familia había estado celebrando, también en la Gran Manzana, el medio siglo de su matrimonio. Ahora, Álvaro apoya la versión de su padre, de acuerdo con la cual ya estaba distanciado de su esposa para esa fecha y todos lo sabían. Incluso, asegura que fue Gonzalo quien se lo contó. Pero este último, en cambio, atestigua que se enteraron del amorío cinco días después del festejo. Álvaro, además, ha tenido palabras caballerosas para con Isabel: “Me parece una persona interesante, elegante y evidentemente representa algo importante para mi padre (...). Respeto profundamente su decisión igual que respetaría la de mi madre si decidiera rehacer su vida con otra persona”.
La rumbosa cita en Nueva York fue ampliamente cubierta por la revista ¡Hola!, a la cual Preysler volvió a venderle una entrevista exclusiva en la que anotó que tanto ella como su amante decidieron estar juntos tras meditarlo mucho. Contó que el escritor se está tomando muy bien el asedio de la prensa, por el cual el ámbito cultural que tanto lo aprecia contempla absorto su inusitada conversión en una “rara avis”: un intelectual de farándula.

LO MÁS VISTO