Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

María Paz Gaviria sigue dando guerra

María Paz Gaviria sigue dando guerra

Revista Jet-Set

Con un balance de 30.000 asistentes a Artbo, la hija del expresidente Gaviria dejó atrás la amarga polémica que generó su nombramiento en la dirección de esta reconocida feria artística en Bogotá. Quienes creían que había llegado al cargo por la influencia familiar tuvieron que reconocer su exitosa gestión. Sus padres y su hermano Simón, director del Partido Liberal, la acompañaron durante los cuatro días que duró el evento.
La directora de Artbo se vio siempre sobria y elegante. Para el día de la inauguración escogió un vestido de tafetán morado con apliques que reflejan su gusto por el arte. Foto: Gerardo Gómez/12
Por: 6/11/2012 00:00:00
Después de la polvorera que levantó el nombramiento de María Paz Gaviria en la dirección de Artbo por un supuesto conflicto de intereses debido a la participación en la feria de la galería bogotana Nueveochenta, de la que es socio su padre, la hija del expresidente César Gaviria salió del impasse con el apoyo de su familia y de los galeristas que depositaron en ella su voto de confianza aun antes de su esperado debut. “Nunca tuve duda de que los problemas se iban a resolver. Mi prioridad siempre fue sacar adelante el evento, que es importante para la ciudad y la gente. La galería de manera autónoma decidió no participar este año”.

Con la polémica resuelta, María Paz se dedicó a su trabajo de consolidar Artbo como una de las ferias más importantes de Latinoamérica. Durante cuatro días, del 18 al 21 de octubre, recorrió con sus tacones los estand de las 56 galerías de los 14 países que participaron este año, repartió más besos que una reina en Cartagena, habló con el público, esquivó hábilmente a los lagartos, convenció a los coleccionistas de comprar las obras, y respondió entrevistas de uno que otro incisivo periodista que la cuestionaba por haber llegado al cargo por su apellido y nos por sus méritos.

Ella, con la diplomacia que aprendió de su papá, sacaba a relucir sus credenciales: historiadora del arte de la Universidad de Columbia en Nueva York y pasante de la prestigiosa galería Ramis Barquet, en la Gran Manzana, bajo la supervisión de Virgilio Garza, que hoy es el director del departamento de arte latinoamericano de la casa de subastas Christie’s. Gaviria tiene una excelente preparación académica y ha estado relacionada con el mundo del arte desde muy joven, conoce como pocos el mercado, visita frecuentemente las ferias internacionales y es amiga de coleccionistas y galeristas. No hay ninguna duda de que sabe del tema y fue bueno verla en acción.

Antes de llegar a Artbo, María Paz era una asidua visitante del evento cultural, pero ésta vez, dice, la vivió de una manera distinta. “Ya no estaba pendiente de los cuadros sino del backstage, del montaje, las luces, de todo el engranaje. Este año visualmente Artbo cambió muchísimo, los espacios eran más generosos y estaban más integrados. Ese creo que fue uno de los éxitos que tuvo la feria. Siento que en general el balance fue muy positivo, contamos con la participación de quince galerías nuevas, entre ellas cuatro brasileñas. Tuvimos más invitados internacionales que el año pasado, vinieron los directores de las principales casas de subastas y reconocidos curadores y coleccionistas de todo el mundo.

Todos estaban maravillados con la calidad de la muestra”, aseveró. José Bienvenu, directora de Josée Bienvenu Gallery de Estados Unidos, destacó el trabajo de María Paz y dijo que le había encantado la energía de la feria y de la ciudad. “He podido conocer a muchas personas de la escena artística y en materia comercial me fue muy bien”. Algo similar opinó la curadora puertorriqueña Carla Acevedo Yates, quien afirmó haber disfrutado mucho de Artecámara. “Siendo mi primera vez en Colombia, fue un deleite poder conversar con los artistas jóvenes que presentaron su trabajo”.

Por su parte, María Wills, curadora del Museo del Banco de la República, dijo: “Las visitas a colecciones privadas permiten que los expertos del mundo vean que en el país se producen obras de mucha calidad y el consumo de arte contemporáneo va en aumento. Me ha gustado que la feria tiene una divulgación importante en medios y que asisten todo tipo de públicos, no solo expertos”. Este año más de 30.000 personas visitaron Corferias durante Artbo, con lo cual superó todas las expectativas.

Sin embargo, María Paz es consciente que hay muchas cosas por mejorar. “Aunque la feria está muy consolidada, creo que se puede hacer un evento que sea más visible para la ciudadanía, donde la gente sepa lo que esto representa para el país”. Y en eso trabaja, con pasión, desde ahora.
LO MÁS VISTO