Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

María Paz Gaviria, entre el amor y el arte

María Paz Gaviria, entre el amor y el arte

REVISTA JET-SET

La directora de ARTBO abrirá el 1 de octubre las puertas de la feria de arte más importante de Latinoamérica, al tiempo que sigue con los preparativos de su boda con el presidente del Partido Conservador, David Barguil. María Paz, hija del expresidente César Gaviria, suena para reemplazar al director del Armory Show, donde confluyen los nuevos movimientos de la plástica en Nueva York.
María Paz Gaviria es la directora de la Feria Internacional de Arte de Bogotá desde 2012. Este año, del 1 al 4 de octubre, espera superar los 25 mil visitantes que asistieron a Corferias en la edición pasada.
Por: 27/8/2015 00:00:00
A María Paz Gaviria le falta tiempo para agotar el voltaje con el que vive. Su acelere hace recordar a la niña incansable que sorprendía a los ministros del gobierno de su padre, César Gaviria Trujillo, al aparecer debajo de la mesa de reuniones en el Palacio de Nariño. Desde muy temprano en la mañana, y con pocas horas de sueño, la directora de ARTBO se pone al frente de cada uno de los detalles de la feria de arte que inaugurará el próximo 1 de octubre en Corferias. “Siento una gran responsabilidad con el medio artístico. Siempre pienso en cómo mi labor puede repercutir en visibilidad y en ventas. Este año llegamos a la decimoprimera versión y uno de sus pilares ha sido el apoyo a los artistas menores de 40 años que están surgiendo en el mercado. La sección ‘Arte cámara’ es la exposición de arte joven del país, y es algo único en una feria internacional”, afirma casi sin tomar un respiro y con su heredado tono político. Resalta que ARTBO también contará con la participación de 84 galerías del mundo y de Colombia, además del regreso de las secciones que fueron un éxito en la edición anterior, como “Referentes” y “Libro de artista”. 
Nada se le pasa por alto: mientras atiende entrevistas para promocionar su evento de cuatro días, está pendiente de la coordinación de los invitados extranjeros, de las secciones curatoriales y hasta del proceso de internacionalización de las galerías colombianas.
Sobre la posibilidad de ser elegida como la sucesora de Noah Horowitz, exdirector del Armory Show de Nueva York quien se fue para Art Basel Américas, María Paz dice muy poco. Es un proceso cerrado del que ella no conoce más detalles, aparte de que es la única latinoamericana en la lista de cinco postulados, y que la decisión debe ser pronto, ya que la próxima edición de esta feria es el 3 de marzo de 2016. “Lo único que sé es que estoy feliz. El hecho de que alguien que esté en la dirección de ARTBO sea considerado para ese cargo, habla muy bien de Colombia y de su gestión cultural”, dice. 
Sin embargo no se le ve muy entusiasmada con la idea de vivir en Nueva York, más cuando aclara que sentimentalmente está pasando por un momento maravilloso. Su prometido, el presidente del Partido Conservador, David Barguil, la tiene atada a Colombia. “Él me apoya en todo lo que hago, y de hecho es curioso, porque los dos estamos enfrentados a dos grandes retos similares con casi tres semanas de diferencia. La feria se inaugura en la primera semana de octubre y las elecciones regionales de Colombia se llevarán a cabo el 25 del mismo mes”. La pareja no se ha separado desde que se enamoraron en una cena hace cuatro años. Ella liberal y él conservador, no tienen diferencias irreconciliables y saben sacarle tiempo a sus ocupaciones profesionales. Comparten el placer de viajar a los rincones más apartados del país, y cuando están en Bogotá les divierte leer juntos, ver películas y conversar. “Somos muy buenos consejeros el uno del otro. Y cuando se trata de arte, creo que a él se le ha despertado la curiosidad por la cultura gracias a mí. David es un hombre sensible, con una gran capacidad intelectual”. 
Ahora que el apartamento que compraron está casi listo, después de la remodelación que le están haciendo, han dudado tanto sobre las obras de arte que van a colgar, que no tratarán ese tema por ahora. Lo que sí está definido es que su matrimonio va a ser muy pronto, pero María Paz prefiere dejar los anuncios oficiales para después de que termine octubre, el mes del arte en Bogotá. Hace un año hablaron de sus planes de casarse por lo católico en el hotel Azul de la Tierra, en San Andrés, y de celebrar la boda civil en Bogotá acompañados de muy pocos invitados. El anillo de compromiso que David le entregó durante un paseo en globo en San Miguel de Allende, México, sigue puesto en su lugar. María Paz, que siempre ha sido hermética a la hora de hablar de su vida personal, no tiene reparo en afirmar que ahora está más enamorada que nunca: “Pienso en construir una vida maravillosa al lado del hombre que amo y respeto profundamente”.
La gestora cultural, quien cumple 32 años en septiembre, no piensa ser madre pronto. Por ahora se divierte en su rol de tía consentidora de Sofía y Filipa, las hijas de su hermano Simón Gaviria y Margarita Amin. Tal vez en un tiempo, una hija suya con David les recuerde a esa pequeña que a los 8 años organizó su propia exposición de pinturas en óleo, en uno de los salones del palacio presidencial.

LO MÁS VISTO