Revista Jet-Set

María Lozano tiene su propia ley

La hija del senador Juan Lozano era apenas una bebé cuando su papá gestionó la ley que lleva su nombre y que obliga a las empresas a dar licencias remuneradas a los padres. Hoy, ella quiere ser cantante, mientras que su progenitor intenta perfeccionar la ley.

María Lozano tiene su propia ley. El gusto musical de María Lozano incluye todo tipo de géneros por influencia de su padre, el congresista Juan Lozano. Ella adora a Los Beatles, gracias a él. Imagen Reina/12

El gusto musical de María Lozano incluye todo tipo de géneros por influencia de su padre, el congresista Juan Lozano. Ella adora a Los Beatles, gracias a él. Imagen Reina/12

María Lozano cumplirá 11 años el próximo 12 de julio. Tiene la misma edad de la ley que lleva su nombre y que su padre, Juan Lozano, promovió para que los jefes del hogar gozaran de una licencia de paternidad remunerada por el nacimiento o adopción de un hijo.

En estos años, María creció sin marginarse de la popularidad que adquirió desde muy temprano al convertirse en la inspiradora de este proyecto legislativo. Es quizá la hija más famosa de los actuales padres de la patria.

Pero María, curiosamente, casi nunca habla de la Ley María, sino de música, pasión que sus orgullosos padres secundaron al inscribirla en clases privadas de canto, piano y guitarra. Su voz angelical adquiere un tono grave cuando interpreta algunas baladas británicas y otras más cercanas, como las del repertorio popular de Marbelle, la artista más influyente en la hija de Juan Lozano.

La niña decidió que quería cantar cuando vio por primera vez la novela Amor sincero, el gran homenaje de RCN a Marbelle, la llamada ‘reina de la tecnocarrilera’. Por esos días, este canal de televisión abrió las convocatorias del Factor XS, al que María llegó después de un estado febril que la dejó fuera del concurso. “La garganta me dolía, pero así canté”, recordó la niña.

Como si supiera que en la música, al igual que en la política, unas veces se gana y otras se pierde, jamás se deprimió. Por el contrario, en las veladas familiares se le midió a las canciones de la ganadora del Grammy, Adele, y a algunas como La rebelión, de Joe Arroyo. El día que Juan Lozano obtuvo la curul en el Congreso con una votación arrolladora, su hija amenizó parte de la fiesta. “Ella también cantó en su Primera Comunión. Fue la estrella musical de su propia celebración”, aseguró Marta Cruz, la madre.

Hace poco, Lozano la llevó al concierto de Paul McCarney, en el que quedó sorprendido porque su popular hija se sabía las letras de los éxitos del ex Beatle. “De hecho, me enseñó a tocar en el piano el tema Ob-La-Di, Ob-La-Da”, aseguró el congresista. Mientras María intenta proyectarse musicalmente, su padre busca fortalecer el cumplimiento de la ley que él mismo inventó cuando se dio cuenta de que no podía estar al lado de su hija recién nacida. “Todavía existen muchas empresas que no remuneran las licencias o no las otorgan cuando nace el niño”, denunció el Senador del Partido La U.

En este sentido, dice él, todavía existe un trabajo largo que algunas veces agota. Por fortuna está María. Ella sabe animarlo con sus canciones.

Otros Articulos