Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

María Isabel Nieto la nueva cónsul en Nueva York

María Isabel Nieto la nueva cónsul en Nueva York

Revista Jet-set

María Isabel Nieto estrena cargo, casa y estilo de vida. Hasta hace dos meses fue la secretaria privada del presidente Juan Manuel Santos, lleva tres semanas en Nueva York y se acaba de posesionar como Cónsul General de Colombia en la Gran Manzana.
María Isabel Nieto llegó a posesionarse como cónsul en Nueva York en pleno invierno decembrino. Sus primeros días como nueva habitante de la Capital de Mundo los pasó en un hotel de Manhattan. Foto: Oscar Frasser/14
Por: Edición 29715/12/2014 00:00:00
Desde que María Isabel Nieto Jaramillo recibió la noticia de su nombramiento como cónsul en Nueva York hace dos meses, se dedicó a prepararse para asumir el nuevo cargo y a organizar su viaje. Coincidencialmente terminó su gestión como alta consejera presidencial y secretaria privada de Juan Manuel Santos, cuando lo acompañó a la Asamblea General de Naciones Unidas en esa ciudad, que a ella le produce sensaciones encontradas. En medio de las gestiones para enviar su menage en barco hasta la isla de Manhattan, y encontrar entre más de 25 apartamentos el lugar ideal para vivir con su esposo y sus dos hijos, le llegaron muchos recuerdos: “Mi relación con Nueva York es dulce y amarga: la primera vez que vine lo hice con mi padre y fui muy feliz. Pero también me llena de tristeza porque aquí pasé unos meses muy duros en 1999, cuando a él le dio un infarto que lo dejó en coma y después falleció”, recuerda.

Hoy la abogada bogotana ve a la Gran Manzana como un lugar que le ofrece oportunidades a todo el mundo. Una de las razones personales por las que aceptó la propuesta de trabajar allí, fue por sus hijos: Josefina y Emilio. “Es maravilloso que ellos tengan la posibilidad de conocer y vivir esta ciudad multiétnica y cultural. Estamos en la búsqueda de un colegio para Emilio, ya que acaba de terminar décimo grado en Colombia. Josefina estaba estudiando diseño en Los Andes y tiene planeado presentarse el próximo año a tres universidades, entre las que está Parsons The New School for Design”, cuenta.

Para su esposo, Jorge Hernán Muñoz, con quien se casó en 1992 gracias a la complicidad de su cuñada Ana Milena Muñoz de Gaviria, el traslado es más complicado. El corredor de seguros no puede abandonar su oficina en Bogotá y tendrá que dividir el tiempo entre las dos ciudades. “Es la primera vez que nos vamos a separar en los 22 años que llevamos casados. Es un pequeño sacrificio, pero vale la pena el esfuerzo”. Sin embargo, María Isabel cree que esta experiencia los va a unir. Durante el tiempo que trabajó en la Presidencia de la República, apenas podía compartir con ellos algunos domingos. Tal vez entre sus planes no esté correr por el Central Park, porque nunca ha sido aficionada al ejercicio, pero la entusiasma vivir la ciudad. “En Bogotá me montaba en un carro para ir a la oficina y de regreso a la casa era igual. Ahora podré caminar al trabajo, comprarme un café en la esquina, salir al final de la tarde a ver una obra de teatro o a comer en un restaurante con la familia y los amigos”, comenta, y de paso se queja entre risas de que su vida social en los últimos dos años fue nula.

Esta profesional, que se ha destacado en los sectores público y privado, no descansa cuando habla de todos los proyectos que tiene en mente para realizar en el consulado, ubicado en la 10East 46th Street. “Mi reto es hacer una buena labor con la comunidad de más de 285 mil colombianos registrados en nuestra base de datos, sin contar con las personas que están en situación de ilegalidad”. Este 15 de diciembre se posesionó sin ningún acto particular, y ese mismo día hizo un balance de los procesos que dejó andando su antecesora Elsa Gladys Cifuentes, de quien dice, hizo una excelente labor. María Isabel empezará por poner en marcha los consulados móviles para que quienes no viven en Manhattan puedan hacer sus trámites fácilmente. “Es mi primera experiencia en la Cancillería y tengo mucho que aprender de las personas que llevan años trabajando en este lugar. Quiero que los colombianos sientan que tienen un equipo de gente dispuesta a apoyarlos en cualquier circunstancia, incluso a los ilegales siempre preocupados porque los deporten”, concluye. Su tarea más cercana será mantenerlos enterados y ayudarles en la gestión del alivio migratorio que propuso el presidente Barack Obama para los más de cinco millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.
LO MÁS VISTO