Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

María Elvira Arango, una mujer multimedia

María Elvira Arango, una mujer multimedia

Revista Jet-Set

Después de siete años fuera de las pantallas de televisión, la periodista María Elvira Arango dejó su trabajo como directora de las revistas Don Juan y Bocas para ponerse al frente de un programa periodístico en el horario prime del domingo en el Canal Caracol.
Su programa de opinión en el Canal Caracol aún no tiene nombre y se va a demorar en salir al aire. “Lo primero y lo único fijo que hay soy yo. De aquí para adelante, no hay nada concreto”, dice María Elvira. Foto: ©Hernán Puentes/13
Por: 8/5/2013 00:00:00
Volver a la televisión no fue una decisión fácil de tomar. Durante siete años dirigió con mucho éxito las revistas Don Juan y Bocas, de El Tiempo, y aprendió a navegar en el minucioso mundo del periodismo escrito, donde ya se sentía en su zona de confort. Pero María Elvira nació como periodista en la televisión y la oferta de Caracol Televisión la puso a pensar durante días y noches.

A una semana de posicionarse de lleno en el Canal Caracol, la periodista, con 17 años de carrera, se enfrenta a un nuevo reto: crear y dirigir un programa periodístico, para el horario prime del domingo, que no se parezca en nada a lo que ya se ha hecho hasta el momento.

Pero, ¿acaso no se dice que todo está inventado? “Están inventados los medios, pero hay que ponerles talento y creatividad a los productos. Una revista como Bocas no existía, y logramos publicar ocho entrevistas en cada edición. Creo que en televisión también hay mucho por hacer”, dice María Elvira.

Y aunque la experta entrevistadora se resiste un poco a dejarse interrogar, se dio un espacio para sentarse un par de horas en la sala de su apartamento en un piso 13 a hablar de sí misma. En este momento especial de su vida profesional siente que todo aquello que tenía bajo control hoy se convierte en una apuesta.

¿Qué le hizo falta de la televisión en estos años que estuvo dedicada a las revistas?
–No extrañé nada, y casi hubiera firmado en un papel que no iba a volver a trabajar en televisión. Fui muy feliz en este medio de los impresos y estaba enamorada de lo que hacía. Don Juan y Bocas eran mis revistas. Todavía siento que son mías. No puedo creer que esté dejando mis dos criaturas en El Tiempo y que empiece una nueva aventura.

¿Va a presentar el programa?
–Todavía no se cuál es el enfoque ni el formato del programa. Por ahora me imagino coordinando un grupo y haciendo reportería. Me gusta estar en la calle y conocer las historias de la gente. Ni siquiera he pensado en la presentación.

¿Le preocupa volver a exponer su imagen en televisión? –
La imagen que quiero que la gente tenga de mí es la de una mujer trabajadora y apasionada con el oficio. No me desvela tener que estar arreglada. Quiero que cuando los televidentes vean el programa se conmuevan, se pregunten cosas y lo esperen todos los domingos.

Con tanto trabajo a la vista, ¿dónde queda la familia?
–Mi prioridad número uno son mis hijas y mi marido (María Ossa, Martina y David Yanovich). Soy muy familiar y me encanta mi casa. Mi objetivo, por ahora, es el programa de televisión. Las otras opciones de trabajo son para más adelante, porque además, el que mucho abarca…

¿Va a trabajar en los otros medios como El Espectador y Blu Radio?
–Sí, y esa fue la razón de peso que me inclinó a tomar la decisión de aceptar la propuesta. Pero vamos por partes.

¿Qué la ha mantenido vigente en el periodismo?
–Es un conjunto: la disciplina me ha ayudado a hacer las cosas de una manera diferente. La creatividad es una habilidad que he ido desarrollando. Y, aparte, he contado con la suerte de tener buenos equipos.

¿De quién ha aprendido?
–He tenido los mejores maestros en periodismo que alguien pueda soñar: María Isabel Rueda, mi inspiración en 24 Horas. Julio Sánchez Cristo, un maestro con quien trabajé en La FM y W Radio. De Yamid Amat aprendí en CM&, y de Álvaro García en Noticias RCN. Roberto Pombo, en El Tiempo, es un hombre con un gran olfato y habilidad periodística. Ahora tengo la fortuna de repetir en Caracol, con Luis Calle, quien fue mi jefe en 24 Horas, en Telemundo y en RCN. Creo que no hay un productor de televisión igual a él.

¿Siempre que ha dejado un cargo se ha sentido tan conmovida?
–Aunque parezca muy ruda, soy muy apegada a la gente. Estoy haciendo mi duelo, pero al mismo tiempo me siento feliz con lo que viene. Y eso me gusta, porque en este oficio hay que meterles el alma a las cosas. 
LO MÁS VISTO