Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Marcela Pedraza pilates de grandes ligas

Marcela Pedraza pilates de grandes ligas

Revista Jet-set

Desde hace ocho años la fisioterapeuta le enseña a personalidades de la vida nacional a encontrar la salud mental y física a través del pilates, la técnica de ejercicios físicos que le ayudaron a ella a superar una enfermedad reumática. Jet-set reunió a ocho de sus pacientes.
Santiago Rojas, Marcela Pedraza, Ana Mazuera, Ricardo Macía, Mercedes Pretelt. Foto: ©Gerardo Gómez/13.
Por: Edición 27220/11/2013 00:00:00
Marcela Pedraza recibe a diario a más de 20 personas en su centro de pilates, ubicado en el barrio Rosales, en Bogotá. Desde las primeras horas de la mañana, hasta entrada la noche, en este lugar equipado con las máquinas más sofisticadas para hacer los ejercicios, se encuentran importantes abogados, empresarios, artistas o periodistas. Todos han llegado hasta ella, llevados por el estrés, por fuertes dolores de espalda, o por el simple deseo de cuidarse. Algunos de sus más célebres pacientes han sido el expresidente Álvaro Uribe, su esposa, Lina Moreno, y sus hijos Tomás y Jerónimo. Según ella, su éxito no depende de la fama o el estatus de sus clientes: “siempre he visto a las personalidades como seres humanos iguales a los demás. Pero aunque a todos los cuido con el mismo empeño, el primer lugar en mis afectos lo tiene Santiago Rojas, quien sabe mejor que nadie la directa relación que tienen el cuerpo y el alma”.

Desde hace ocho años Marcela le pone amor y humor a su oficio. Para ella el pilates, más que un trabajo, es la forma de agradecer su propia recuperación. En 2001 sufría una enfermedad reumática que la tenía casi sin caminar, y por esa misma época se fue a vivir a Estados Unidos con su familia. Lo que era simplemente un traslado del trabajo de su esposo, se tornó para ella en la salvación. Buscando alternativas y una mejor calidad de vida que le quitara de encima las 12 pastillas diarias que debía tomarse, consiguió una cita con una de las más prestigiosas reumatólogas. “Llegué al Medical Center de Houston con mucha ilusión, ya que es la meca de la salud en el mundo, y pedí una consulta con la doctora Noranna Warner. Tuve que esperar nueve meses pero valió la pena”, recuerda. La especialista le cambió la fisioterapia que venía haciendo en Colombia, por el pilates. Marcela no podía creer cómo, a medida que avanzaba en los ejercicios especializados, los fuertes dolores en sus articulaciones y la columna desaparecían. Con el tiempo, los medicamentos quedaron guardados en la gaveta y, contrario a sus propias expectativas, volvió a jugar tenis.

Tres años después, la fisioterapeuta de la Universidad del Rosario regresó al país renovada. Logró la certificación en pilates por el Physicalmind Institute de Nueva York, y comenzó su historia en Bogotá como una de las mejores especialistas en este método creado por el alemán Joseph H. Pilates. Él nombró a su técnica de ejercicios: “contrología”, y la describió como el arte de usar el poder de la mente para controlar el cuerpo. Esa filosofía es la que Marcela le enseña a la gente. “Hago el pilates con el propósito de ayudar a cada persona que llega a mi consulta. Si alguien me busca para aliviarse de un dolor de hombro, me preocupo por el ser humano completo”, dice.

Santiago Rojas
Médico

“Marcela es una mujer excepcional, con una transformación en su propia salud a través del pilates. Ella guía a muchas personas no solamente por estética, sino a pacientes que tienen enfermedades de los huesos, en las articulaciones o en la columna. El pilates que practica es formulado y es una profesional con conocimiento y capacidad para aliviar el dolor de la espalda. Los ejercicios que empecé con ella en agosto de 2005 me han servido para ser más flexible y me dan resistencia para llevar el día tras día del trabajo. Además, me quitó un dolor permanente que tenía en la pierna izquierda, producto de varias cirugías”.

Darcy Quinn
Periodista

“El horario de 6 AM Hoy por Hoy de Caracol me cambió la rutina de hacer ejercicio. Ahora hago pilates por las tardes, una disciplina que me ayuda a fortalecer los músculos y mantener la buena postura de la espalda. Me trajo mi novio, y no he perdido el impulso de venir porque me encanta cuidarme y además libero endorfinas. Cada sesión me deja con mucha energía y veo todo más positivamente. Cuando termino la rutina es la mejor sensación el mundo”.

Ricardo Macía
Empresario

“Cuando me hablaban del pilates, no tenía ni idea de cómo era en realidad. Pensaba que era un ejercicio para mujeres o que era una especie de yoga, pero me cambió la percepción. Son movimientos muy exigentes, las máquinas están muy bien pensadas, y además, Marcela Pedraza es una profesional impresionante que tiene la capacidad de exigirle a cada persona lo que puede dar, de acuerdo con sus condiciones físicas. Vine porque tenía un dolor de espalda terrible. Cada día me sienta mejor, porque aparte de que he bajado de peso, comienzo el día con energía y estiro todo el cuerpo”.

Lucía Esparza
Periodista

“Llegué a buscar la ayuda de Marcela en 2008 por un episodio de estrés que me produjo un trabajo en televisión: estaba tiesa, no podía moverme y todo se me reflejó en una artritis. Renuncié al empleo y con el pilates se desapareció la enfermedad. Ahora estoy enfocada en fortalecer los músculos de la espalda, ya que el año pasado me hicieron una mastectomía y necesito de una terapia de recuperación. Me encanta este sitio porque son pocas personas, y cada uno tiene una terapista, lo que garantiza que nadie se vaya a lesionar haciendo los ejercicios”.

Camilo Gómez
Abogado

“Mi profesión me obliga a estar mucho tiempo sentado y la espalda se lastima, por eso me animé a venir. Me llama mucho la atención la elasticidad que va adquiriendo el cuerpo, ya que no permite que uno ande entumecido y evita que los años que van llegando compliquen la salud. Aunque le huyo a los ‘abominables’, es el mejor ejercicio para bajar la barriga que empieza a crecer a esta edad. Hago pilates dos veces a la semana y después de las clases me siento mucho más despejado y activo”.

Mercedes Pretelt
Abogada

“Trabajo todo el día, viajo un montón, manejo un estrés terrible y el pilates ha sido una terapia increíble. Es el tiempo que me dedico a mí misma, paso feliz, me muero de risa, me relajo y se me quitan todos los dolores. Este ejercicio cambia el cuerpo y por eso no lo dejo. Los abdominales son los más tenaces, pero me encanta el estiramiento de piernas y de espalda. Cuando me encuentro con amigos me preguntan qué es lo que me he hecho, porque me ven contenta y no me quejo de nada… Les digo que es Marce la que me tiene así”.

María Sanint
Arquitecta

“Mi motivación para hacer pilates llegó de la necesidad de romper la rutina de trabajo. Me encanta la sensación de elasticidad, sentir cómo los músculos se estiran y se abren espacios en el cuerpo. Me gusta tener una disciplina y empezar el día más temprano. El ejercicio pasivo me da la posibilidad de estar cómoda, sin tener que sudar excesivamente. A Marcela y a mí nos unieron nuestros hijos en su colegio, después la amistad se fortaleció cuando me encargó del diseño de su centro de pilates”.

Ana Mazuera
Abogada

“Hace dos años me encontré con Marce montando bicicleta y me contó que estaba haciendo un ejercicio que cura los males del cuerpo. He sido deportista toda la vida y tengo muchas lesiones en las rodillas, en el cuello y en la espalda. El pilates trabaja tres aspectos muy importantes para envejecer bien: la elasticidad, el equilibrio y la fortaleza de los músculos. Aparte de que es muy divertido, llego a la oficina renovada”.
LO MÁS VISTO