Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Manuela Pizarro y Adriana Serrano las dueñas de El Otro Trapo

Manuela Pizarro y Adriana Serrano las dueñas de El Otro Trapo

Revista Jet-set

Manuela Pizarro, hija de Anamarta de Pizarro, directora del Festival Iberoamericano de Teatro, y Adriana Serrano montaron El Otro Trapo, una empresa de diseño de vestuario para teatro y eventos especiales. Crearon la ropa para las obras Toc Toc, El Rehén y María Barilla. Ahora debutan en cine con Entre piernas, una comedia de Colbert García.
SerranoManuela Pizarro y Adriana Serrano quieren ampliar su empresa, El Otro Trapo, y dedicarse además del diseño de vestuario a la dirección de arte. Foto: Gerardo Gómez/12
Por: 19/11/2012 00:00:00
Este par de socias eran compañeras de curso en el Gimnasio La Montaña en Bogotá, donde Manuela ya era reconocida por su particular manera de vestir. “Me la pasaba con el uniforme de fútbol, nunca me han gustado las faldas ni los tacones”. Al graduarse, Manuela viajó a estudiar diseño de modas a Savannah College of Art and Design, en Estados Unidos, y Adriana diseño textil e indumentaria en la Universidad de Palermo, en Buenos Aires. Durante unas vacaciones en Argentina, Manuela contactó por Hotmail a Adriana para que le enseñara la ciudad y fue allí donde consolidaron su amistad. “Nos dimos cuenta de que teníamos muchos gustos en común: colores, texturas, etc.”, cuenta Adriana. Siguieron comunicándose por correo y hace dos años regresaron a Bogotá y empezaron a diseñar juntas vestuario para teatro. Primero hicieron la ropa para la obra Toc Toc, luego vino El Rehén y después María Barilla.

Recientemente decidieron formalizar su empresa con la marca El Otro Trapo. “El nombre se lo inventó el hermano de Manuela, que es biólogo; su otro hermano, que es artista plástico, nos hizo el logo. Como se podrán dar cuenta es una empresa muy familiar”, dice Adriana. La que más las ha apoyado es la directora del Festival Iberoamericano de Teatro y mamá de Manuela. “Ella fue la que me convenció de estudiar diseño de modas, pues yo quería ser relacionista pública. Cree mucho en nuestro trabajo, pero a la vez es muy crítica, cuando algo no le gusta lo dice”, asegura Manuela.

Por su parte, Adriana recalca que su socia no es de las que se la pasa por ahí ventilando su apellido. “Ella es muy humilde con eso, es más, los actores de María Barilla se enteraron de su parentesco el día del segundo estreno de la obra, cuando ya toda la ropa estaba hecha”. Para este proyecto investigaron cómo era la moda en 1900 y crearon una colorida propuesta con trusas y faldas plisadas muy elogiada por el público. Ellas mismas se han sorprendido con el reconocimiento que han tenido. “Somos chiquitas, yo tengo 27 años y Manuela 26, así que todavía nos falta mucho por aprender; en este negocio hay un monopolio de gente mayor muy consagrada”, asevera Adriana.

Aunque de primerazo sienten que la edad no ha sido impedimento para ganarse la credibilidad de los directores y actores. “Confían en que tenemos una educación por fuera, que traemos propuestas diferentes y eso nos ha salvado”. Acaban de diseñar el vestuario de la película Entre piernas, del director Colbert García, y tienen otros arrocitos en bajo de los que todavía no quieren adelantar muchos detalles.
LO MÁS VISTO