Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

¡Mamá mía!

¡Mamá mía!

Revista Jet-set

Estas ocho mujeres, profesionales del arte, la política, las comunicaciones y los negocios, decidieron sacarle tiempo a sus trabajos para dedicarse al oficio que más les gusta: ser mamás.
María Inés Cortés y Pablo Sokoloff Cortés. Foto: ©Imagen Reina/14.
Por: Edición 2825/5/2014 00:00:00
María Inés Cortés y Pablo Sokoloff Cortés
“Soy mamá de tiempo completo y estar con mis hijos es prioridad en mi vida”, dice la sicóloga con alma de política María Inés Cortés. Pablo, de 4 años, es el menor de sus tres hijos y el que más se parece a ella. Lo lleva al colegio todos los días y en la tarde lo lleva de vuelta a casa para almorzar juntos, jugar en el piso con los dinosaurios y hacer carreras de autos en Wii. El deporte también es importante para él. Desde los 2 años aprendió a nadar y va a clases de equitación, “cuando un niño es capaz de montar un animal tan grande, afianza su seguridad y autoestima. Es importante que llegue a cualquier finca o paseo y disfrute de todo sin ningún temor”, dice María Inés. Ella y su esposo, José Miguel Sokoloff, piensan que hay que dejar que los niños aprendan de las caídas y que no hay que sobreprotegerlos para que crezcan independientes. Cuando ella le pregunta a su hijo “¿cuál es mi juguete favorito?”, Pablo contesta sonriente: “¡Yo!”

Antonina Canal y Aswan Marston Canal

Hace un poco más de cuatro años, cuando Antonina Canal estaba en los últimos días de embarazo, soñó con Aswan, una cuidad de Egipto a donde viajaba con su esposo Steven Paul Marston. Para ella fue una señal ya que significa hombre sagrado y sabio y así nombró a su hijo. “Aswan llegó a mi vida con una lección de amor incondicional y me ayudó a entender la magia de la sorpresa. Compartir cada instante con él es un milagro que agradezco”. Se levantan con una canción, tocan tambor y antes de salir para el colegio, durante el baño, hacen un ritual de agradecimiento por el agua. Por las tardes, cuando Aswan no tiene clases de piano o gimnasia, dibujan mandalas y cantan mantras. “Quiero educar a un niño libre, en nuestra casa no existe el miedo. Hay una disciplina de amor y confianza”. El 15 y 16 de mayo Antonina celebrará los quince años de su danza árabe en Colombia con el show Horus Shiva, en el que participará Aswan tocando tambor.

Ana Wills y Salvador Laserna Wills
Ana Wills tuvo a Salvador a los 24 años. Aunque no lo esperaba, la actriz y cantante dice que él es su compañero de vida. “Tiene seis años y está en una edad deliciosa en la que somos más amigos. Es súper conversador, nos vamos de viaje y me acompaña a todas partes”. A Ana le encanta que él esté en la etapa de preguntarlo todo, de la ingenuidad, porque la remite a su propia infancia en la que descubrió el amor por la música en las tardes de guitarra con su mamá. Ella ahora hace lo mismo con su hijo y comparten el gusto por The Beatles. Salvador dice que quiere ser biólogo; le encantan los animales, ya que en las fincas de la familia hay perros y caballos, caimanes y búfalos, “tiene ese lado salvaje y guerrero de su papá, Alejandro Laserna”, dice su madre. Ana piensa trabajar un año más en la actuación para después darse un espacio y agrandar la familia. Por ahora, sigue en las grabaciones de la telenovela de suspenso ¿Quién mató a Patricia Soler?

Laura Cortés y Vicente Toro Cortés
Laura Cortés agradece la fortuna de compartir todos los días con Vicente, su hijo de 4 años. La diseñadora industrial y dueña de La Compañía más Creativa, una empresa de comunicación visual, no volvió a trabajar en su oficina desde que tenía siete meses de embarazo. Como puede atender todo desde su casa, Laura aprovecha el tiempo para acompañar a Vicente, quien siempre se va en bicicleta al colegio. “En su primera Navidad recibió de regalo un triciclo. Hace un año, con la ayuda de su papá, Iván Toro, aprendió a montar la bici sin rueditas atrás”, cuenta Laura, y reconoce que aunque los temores de mamá siempre están, nunca lo asusta con un “cuidado te vas a caer”; prefiere advertirle que se agarre duro y que no mire para atrás. Ella le ofrece confianza y libertad, y Vicente le enseña a ser más feliz y a gozar cada sonrisa y cada abrazo. “Él es mi vida y todo el amor que yo nunca pensé que pudiera sentir por alguien”.

Catalina Aristizábal y Emiliano Jaramillo Aristizábal
En un regreso en carro del colegio a la casa, Catalina Aristizábal le hacía una prueba de sumas y restas a Oriana, su hija mayor. “Le pregunté: cuatro más cuatro, y Emiliano, quien va a cumplir cinco años en julio y va al jardín infantil, contestó: ‘¡Ocho!’ Casi freno en seco, iba con un niño genio. Se la puse más difícil: dos menos uno, y dijo: ‘¡Uno!’. Me dejó aterrada”. La presentadora y modelo describe a su hijo pequeño como un gocetas, un niño sociable con buen sentido del humor y muy inteligente. “Tiene una memoria prodigiosa, él es quien nos recuerda todo en casa”. Para ella, ser mamá significa la satisfacción y plenitud de descubrir la personalidad y la esencia de los hijos. “Queremos que Emiliano sea futbolista como su papá, Lucas Jaramillo, pero le estamos dando todas las herramientas para que elija lo que más le guste”. A Catalina le encanta descubrir que hay muchas características que parecen venir en el ADN. El menor de los Aristizábal-Jaramillo es sonámbulo, igual que ella, y además los dos comparten la costumbre de hacerse cosquillas en el brazo antes de dormir. Cada noche, cuando Emiliano se va a la cama, Catalina presenta en televisión la sección Uno, dos, tres, del noticiero CM&.

Lariza Pizano y Salvador Jaramillo Pizano
Salvador nació el pasado 12 de febrero y llegó a rescatar a su madre de la rutina. “Piyo (Camilo Jaramillo) y yo tomamos una decisión contraria a quienes tienen a sus hijos muy jóvenes y después se dedican a otras cosas. Nosotros dijimos, bueno, ya hemos hecho mucho en lo profesional, es hora de enriquecer lo personal”. Después de esta experiencia, ha comprobado que ser mamá no es solo intuición. “En mi caso, es más de técnica y aprendizaje. La principal enseñanza es la capacidad de sorprenderme y recuperar la paciencia, porque mi acelere es impresionante”, dice. Lariza fue concejala de Bogotá de 2003 a 2007, y hoy se encarga de la vicepresidencia de medios y gobierno de 2-way Comm, una firma de comunicaciones estratégicas. Ahora está en licencia de maternidad y comparte la tarea de cuidar a su bebé con su pareja Piyo, cantante de Compañía Ilimitada. “Afortunadamente él es una gran madre, tiene el lado femenino presente y nos ayuda en todo. Lo baña todas la mañanas, sale con él a comer hamburguesa, toca la batería a su lado y por las noches se levanta conmigo a atenderlo”. Según Lariza, Salvador se llama así porque llegó después de esperarlo mucho tiempo y porque tendrá una gran responsabilidad urbana: “Queremos que tenga una relación muy profunda con la ciudad, que sea súper cívico y consciente de la importancia de trabajar por los demás. Esa es nuestra proyección del trabajo que hacemos por Bogotá”.

Alba Lucía Lara y Alejandro Camargo Lara
Todas las noches Alejandro elige un libro de su pequeña biblioteca, y en la mañana, durante el desayuno le hace un recuento de la historia que leyeron juntos a su mamá, Alba Lucía Lara. Su favorito es El principito porque a través de él ha aprendido sobre el cuidado de los planetas y el agua. “Ser mamá es el descubrimiento de la felicidad absoluta. Alejandro es mi único hijo después de diez años de casada con César Camargo. Pero a pesar de ser muy deseado y esperado, no es el típico niño antipático”. Alba Lucía es dueña de una comercializadora de flores, pero solo trabaja hasta la 1:30 de la tarde, hora en la que su hijo llega del colegio. Almuerzan juntos y después se van a clases de tenis, fútbol, natación o equitación. “Prefiero que siempre haya una actividad, antes que verlo sentado frente al televisor o jugando Xbox”. En los cuatro cumpleaños que ha celebrado, Alejandro no ha recibido regalos de sus amigos. Con su mamá organizan una fiesta para los niños con cáncer y los juguetes son para ellos. Alejandro solo pide para él lo que más le gusta: un libro.

Isabel Henao y Simona Gaviria Henao
La diseñadora de modas Isabel Henao le explica a Simona qué es maternidad: “Es que yo sea tu mamá y tú mi hija”.
Para ella, “Simo” es el regalo más grande que le ha dado la vida. “Se convirtió en mi razón de ser. Siento que con ella aprendo de nuevo lo que yo ya sabía, pero con los ojos abiertos de una manera diferente”. Cada día comparten en el taller la creatividad y la estética, que existe de manera innata en las dos. Simona tiene un maniquí sobre el que corta las telas y les pone detalles para hacer sus propios diseños. A la pequeña de 6 años, hija del fotógrafo Carlos Gaviria, le gusta pintar y hacer figuras de arcilla que después hornea, pero aclara que quiere ser cantante. “Ser mamá es una tarea demandante y ardua, porque no me quiero perder ni un momento con ella. Es la entrega total y una sensación de compromiso que cambia la percepción del tiempo. Dejo de pensar en el día a día para proyectarme en el futuro de mi hija”. Simona ha tenido una gran dosis de paciencia con el trabajo y los viajes de su mamá, pero Isabel tiene muy claras sus prioridades familiares: “El secreto está en lograr un balance”, concluye.
LO MÁS VISTO