Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Madonna de paseo en Malawi con sus hijos

Madonna de paseo en Malawi con sus hijos

Revista Jet-set

Las imágenes de la reciente visita de la reina del pop al país africano con su larga prole son la cara divertida de una familia famosa y multiétnica, en la que no faltan la rebeldía de los hijos y las furias de una madre controladora.
Madonna visitó las diez escelas que construyó en Malawi. Aquí en la Mkoko Primary School, distrito de Kasungu, sentada en un aula con sus hijos adoptivos David Banda y Mercy James, nacidos en Malawi. Foto: AFP.
Por: 11/4/2013 00:00:00
Madonna vive enamorada de Malawi porque es la tierra de David Banda y Mercy James, los pequeños nativos que adoptó en el 2006 y el 2009, respectivamente, luego de duras batallas legales. Uno de los compromisos que adquirió con las autoridades de esta empobrecida nación del sudeste de África fue que retornaría con los niños cada dos o tres años para que no perdieran del todo sus raíces. Pues bien, la estrella acaba de cumplir de nuevo con su palabra y llegó al país en su jet privado Gulfstream, para supervisar además las diez escuelas que construyó con su inmensa fortuna y junto a la organización BuildOn.

Madonna no solo llevó consigo a David y Mercy, sino además a sus hijos mayores, Lourdes Ciccone Leon, conocida cariñosamente como Lola, de 16 años, y Rocco Ritchie, de 12, fruto de su fallido matrimonio con el director de cine Guy Ritchie. Las fotos del paseo familiar dejan ver cuánto han crecido estos niños que prometen dar mucho de qué hablar en el futuro.

Como la propia estrella lo ha dicho en varias entrevistas, no le queda nada fácil compaginar sus múltiples actividades de cantante, compositora, directora de cine, productora y empresaria con la de madre soltera de cuatro hijos. Mucho más cuando empiezan a entrar en la adolescencia.

Lo curioso es que ella, que siempre ha proclamado ser la oveja negra de un hogar católico muy conservador, ahora está experimentando los mismos dolores de cabeza que le provocó a su padre, a quien prácticamente le tocó criarla solo junto a sus otros hijos. Ella, que alguna vez cantó Papa Don’t Preach, es decir, ‘Papá, no sermonees’, ahora tiene que oír el mismo reclamo de Lourdes, quien se ha rebelado contra sus ideas e imposiciones. Según la revista Star, madre e hija están enfrentadas porque Lola se niega a seguir asistiendo a la cábala, el sistema de pensamiento de raíces hebreas que adoptó hace varios años como religión. “Madonna es una madre muy controladora y Lola está harta de eso”, le dijo a la revista Star una fuente cercana a la familia. A Lourdes se le vio encantada de viajar a Malawi, pero cualquier itinerario que tenga que ver con la cábala la enferma, sostuvo la publicación. “Las cosas llegaron al tope cuando Madonna le dijo a su hija que quería mandarla el próximo verano a Israel, para que profundice un poco más en las enseñanzas de la cábala. Esto horrorizó a Lourdes y le contestó a su madre que no existe la mínima posibilidad de que vaya”, aseveró el informante.

Lola, hija de Madonna con el cubano Carlos Leon, que era su entrenador personal, quiere hacer sus propias elecciones, en las que por ahora tampoco la trasnocha seguir los pasos de su madre, a quien sin embargo le hizo los coros en la canción Superstar el año pasado. “Tiene muy buena voz, pero es muy penosa y no quiere admitirlo”, le expresó la cantante a The Sun, de Londres.

Rocco, por su parte, el pícaro de la casa, está a las puertas de la adolescencia y no oculta sus deseos de saltar en serio al escenario lo más pronto posible. Cada vez que puede muestra sus destrezas en el baile junto a Madonna en sus conciertos y no lo hace nada mal, especialmente en el breakdance.

No obstante estas afinidades, la artista no niega que a veces tiene problemas en conciliar su faceta de estrella atrevida con la de mamá. Por ejemplo, no deja que sus hijos oigan las letras de canciones como I Fucking Up (algo así como ‘Yo tirando’) o Gang Bang (‘Orgía’), de contenido sexual subido para menores de edad.

David y Mercy, de 8 años ambos, parecen por su parte ya adaptados a su nueva vida de niños ricos. Él es un sobreviviente de la malaria, la tuberculosis y la neumonía, que aquejan a la infancia de su país, mientras que la niña quedó huérfana de madre al nacer y sus parientes vivían en la miseria. Ahora, los dos asisten a un colegio francés en Londres, visten ropa de marca, toman clases de música, practican deportes y tienen un séquito de niñeras y escoltas a su servicio. Y aunque los padres de ambos viven en Malawi, Madonna no hizo contacto con ellos en su reciente visita, lo que despertó malos comentarios. “Todos tienen algo que decir sobre la manera en que vivo mi vida, pero a la final yo hago lo mejor que puedo. Si a la gente no le gusta, ese realmente es su problema”, les responde la eterna Chica material a sus críticos.
LO MÁS VISTO