Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Macaulay Culkin angelito en el infierno

Macaulay Culkin angelito en el infierno

Revista Jet-Set

La revista People confirmó que el actor está al borde de la muerte a causa de su adicción a la heroína y otras drogas, que se le agravó por su ruptura con la actriz Mila Kunis.
La vida disoluta de Macaulay se intensificó hace año y medio, cuando la actriz Mila Kunis lo abandonó luego de un noviazgo de ocho años. Foto: AFP
Por: 19/10/2012 00:00:00
Macaulay se ve tan mal que se le confunde fácilmente con un vagabundo. Aunque posee una fortuna de 17 millones de dólares, viste ropa de segunda, en especial una chaqueta de cuero femenina. Así se lo contó a la revista People una vecina del actor, en un reportaje según el cual las historias del desastre en que se ha convertido su vida no son simples rumores.

Amigos del artista le corroboraron a la publicación que está completamente perdido en las drogas. Ello es la causa de la imagen famélica, demacrada y envejecida con que ha vuelto a figurar en los medios de comunicación, ya que su carrera perdió el brillo que lo hizo famoso en todo el mundo a los 10 años y millonario a los 12, gracias a la serie de cintas Mi pobre angelito, en la década de los 90.

People asegura que a Macaulay no lo ayudan las compañías que lo rodean. “Él se junta con un combo de niños ricos que se la pasan entre Miami y Nueva York. Son una pandilla disoluta”, le dijo una fuente a la publicación estadounidense. Uno de esos nuevos amigos es Adam Green, miembro de una banda punk, The Moldy Peaches, quien lo introdujo en una droga llamada ketamina, originalmente creada para sedar caballos, y lo convenció de participar en la película The Wrong Ferrari, inspirada en este antidepresivo y grabada con un iPhone. El resultado, “un enredo pueril e incomprensible”, según People.

La ketamina no es la única sustancia que lo tiene jugando con la muerte. “Es adicto a la heroína, a la oxicodona, al Percocet y el Vicodin (analgésicos)”, le dijo a People un amigo que asevera haberlo visto inyectándose y tomando todas estas drogas al tiempo. El reportaje también narró que, a menudo, organiza reuniones de póquer en su espectacular loft en el sector de NoHo, en la Gran Manzana, con sus compinches.

Estas tenidas, dijo otro testigo, terminan en largas parrandas de alcohol y estupefacientes. Así, poco a poco está despilfarrando su fortuna, ya que gasta 6.000 dólares (más de diez millones de pesos) mensuales solo en pastillas, que no son nada baratas. Su propio amigo apunta que Culkin compra entre 300 y 400 píldoras cada diez días, a cinco dólares cada una.

La tragedia de Macaulay, sostiene la conocida revista de farándula, tiene nombre propio: Mila Kunis. Su vida loca comenzó hace tiempo, pero se intensificó en el 2010, cuando ella lo dejó luego de ocho años de noviazgo. Con Mila, se había convertido en un hombre de hogar, al punto que él era el amo de casa, mientras que ella iba de rodaje en rodaje cimentando una trayectoria que hoy la tiene como una de las nuevas estrellas top de Hollywood.

Entre tanto, la carrera de Macaulay se extinguía y he ahí otro motivo de su crisis emocional, que se acentuó cuando Kunis se hizo novia este año de Ashton Kutcher, el exesposo de Demi Moore. Ella, de todos modos, no ha dejado de ocuparse de él, incluso le ha enviado varios mensajes privados y públicos para que entre a rehabilitación de inmediato. Pero todo ha sido inútil y hasta sus más cercanos amigos temen lo peor. “Macaulay seguro se está muriendo”, le declaró uno de ellos a People. Para colmo de males, su vida familiar es otra tragedia. Nunca ha podido recuperarse de la muerte de su hermana Dakota y hace años no les habla a sus padres, quienes se divorciaron luego de pelearse por el control de la fortuna de Macaulay.

En uno de esos raros juegos de la mente, él atraviesa por una especie de regresión a la infancia que tantas alegrías y riquezas le dio. Según otro informante, organiza en su casa muchas fiestas de disfraces, a las cuales los invitados deben asistir vestidos como personajes del cine o dinosaurios. “Él vive como un niño. Crecer no ha sido bueno para Macaulay”, concluyó la fuente.
LO MÁS VISTO