Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Luis Fernando Montoya y sus hijas en la película de la reconciliación

Luis Fernando Montoya y sus hijas en la película de la reconciliación

Revista Jet-set

Manuela Montoya dirigió y escribió Las bromelias, un corto biográfico en el que actúa junto a su padre, el actor Luis Fernando Montoya, y su hermana Rossana. Después de esta historia que revive un momento crítico de su familia, Manuela realizará un documental acerca de la detención de su papá en una cárcel de Estados Unidos.
Manuela Montoya, egresada de la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, en Cuba, dirigió a Luis Fernando Montoya, su papá, en el corto Las bromelias. “Tuve miedo al dirigirlo debido a su experiencia”, afirmó la joven de 29 años. Foto: ©Gerardo Gómez/13.
Por: Edición 26310/7/2013 00:00:00
La directora y guionista de cine Manuela Montoya, hija del actor Luis Fernando Montoya, pertenece a la generación de las nuevas cineastas que prefieren narrar los episodios de su vida. Hace poco realizó Las bromelias, un cortometraje con tono biográfico que surgió a partir de un viaje truncado que hizo a la Costa.

Con ella viajaba su padre y su media hermana, Rossana Montoya, hija del artista con la periodista Shaio Muñoz. Las jóvenes y Luis Fernando empacaron maletas con la ilusión de compartir en familia, solo que en la mitad del camino descubrieron que sus relaciones estaban no solo tirantes, sino fracturadas.

A la altura de Honda, Tolima, aquel desencuentro los obligó a echar reversa hacia Bogotá. Finalmente, la aventura tuvo un final feliz y se reconciliaron. “Hace algún tiempo expuse esta idea en la escuela de San Antonio de los Baños, en Cuba, donde estudié cine. Mis compañeros me dijeron: ‘¡Pilas, haga una película con esto!’”, explicó Manuela, de 29 años.

Cuando el guion estuvo listo, su propio padre se ofreció como actor protagónico y sugirió que Rosanna y Manuela se interpretaran a sí mismas. “La producción de $130 millones tuvo el sentido de la reconciliación familiar. Quería resolver el vínculo con mi papá. Yo creo que ha sido la terapia más cara de mi vida”, dijo Manuela.

El Fondo para el Desarrollo Cinematográfico les entregó solo la mitad del dinero, pero aún así se fueron a rodar entre algunos pueblos y veredas que quedan entre Bogotá y el cañón del Chicamocha, Santander. El corto, que pertenece al road movie, respeta este género cinematográfico con una historia de carreteras en las que los personajes apelan a sus recuerdos y se enfrentan a toda suerte de imprevistos. Por su lado, los amigos de Manuela se unieron al equipo de producción y asumieron la aventura del rodaje con un sueldo simbólico.

Mientras el cortometraje llega a los festivales de cine en Francia y Norteamérica, Manuela Montoya prepara un documental inspirado en otro episodio biográfico y más doloroso que el de Las bromelias: la condena de su padre en una cárcel de Estados Unidos por tráfico de drogas. “A veces deseo cancelar este proyecto. Quiero dejar tranquilo a mi papá. De hecho él busca olvidar esta experiencia. Pero todavía no he sido capaz de archivar el guión”.

NatGeo le tomó la delantera a Manuela y prepara un programa con la dura experiencia de Luis Fernando Montoya mientras estuvo detenido. Ella sabe que es difícil borrar los recuerdos de la familia. No importa si son malos o buenos.
LO MÁS VISTO