Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La hija de Carlos Vives es una artista rebelde

La hija de Carlos Vives es una artista rebelde

REVISTA JET-SET

Lucía Vives tiene 19 años y un promisorio futuro en el modelaje. Hace poco sorprendió a sus seguidores en Instagram con una foto en la que dejaba ver partes de su cuerpo desnudo. La imagen fue censurada por la red social. Así habló con Jet-set.
Lucy, como la llaman sus amigos, estudia filosofía en la Universidad de Loyola en Nueva Orleans, Estados Unidos.
Por: 17/12/2015 00:00:00
Hace un par de semanas, Lucía Vives publicó en Instagram una foto en la que aparece acostada bocabajo y medio desnuda. Debajo, la hija del cantante samario escribió: “A veces odio el sol temprano en la mañana. Me gusta la opción de no usar ropa en mi casa. Odio el frío que comienza a colarse…, pero me gusta el invierno porque me recuerda a la soledad y la literatura”. Como si fuera un vallenato. 
Sus 70 mil seguidores reaccionaron de inmediato en una avalancha de comentarios que iban desde lo más erótico hasta la censura, lo que llamó la atención de los administradores de la red que terminaron por eliminar la imagen de la app. 
Ella se mostró sorprendida y protestó en Instagram: “Estoy triste por no poder compartir mi fotografía favorita con ustedes; pero, sobre todo, estoy preocupada por la gente de hoy, por su incapacidad de respetar la expresión. La fotografía que publiqué fue mi cuerpo (...). No era para ofender a nadie. Las mujeres que no apoyan a otras mujeres me desagradan. Me decepcionó ver sus reacciones”. La foto se la tomó su amigo Iván Martínez en 2014, en Mayagüez, Puerto Rico, como parte de un proyecto artístico.
La joven habló con Jet-set sobre el revuelo que produjo su imagen: “Los que me conocen saben que no tengo ningún tipo de tabú con mi cuerpo, es algo natural. Hay quienes le ven el morbo y miran el cuerpo de la mujer como un objeto, pero no tiene que ser así. Si fuera el trasero de un hombre, seguramente nadie habría dicho nada. Fue muy interesante analizar la sociedad en la que vivimos”. 
La joven cuenta que su familia no le dio tanta trascendencia al tema y lo tomó de forma graciosa. “Ellos saben que soy así, no es que de un día para otro haya dado un cambio de 180 grados como para que piensen: ‘Wow, ¿de dónde salió esta?’. Es más, mi padre ha sido partícipe de que no le tenga miedo a mi cuerpo. Obviamente tenemos nuestros límites y reglas para no ofendernos, pero respetamos a lo que se dedica cada uno. Soy representante de mi apellido y nunca dejo de tener eso en mi conciencia”. 
No es la primera vez que la joven boricua comparte fotos con sus seguidores en las que muestra su sensual figura. Es fotogénica y le gusta mostrarse. Su mamá, Herlinda Gómez, de quien heredó la belleza, fue modelo y por eso la entiende. Lucía era una niña cuando sus padres se separaron. Ella se quedó viviendo con su mamá en Puerto Rico y hace más o menos un año se trasladó a Nueva Orleans, donde estudia filosofía en la Universidad de Loyola, y saldrá certificada para ser maestra de historia. 
A sus 19, Lucía tiene un promisorio futuro en el modelaje que todavía no se toma muy en serio por darle prioridad a sus estudios. Sin embargo, asegura que está abierta a las oportunidades que le lleguen. A raíz de la foto, recibió la propuesta de actuar en una película anglocolombiana. “Espero en una o dos semanas llegar a Colombia y definirlo”, dijo al cierre de esta edición. 
Lleva el arte en sus genes: canta y toca el piano desde pequeña. Ha participado en varios proyectos musicales con bandas de su universidad. Tocó la tambora en una banda de rock americano y le ha hecho coros a un rapero. Ahora está ayudando a un amigo que es disc-jockey de música electrónica. “Son proyectos pequeños que hago para aprender. Es increíble poder compartir esta pasión con los de mi generación”, dice. 
Se siente muy cómoda viviendo en Nueva Orleans, una ciudad que ha sido referente del jazz y el blues. “Aquí cualquier persona te enseña poesía, pintura y, sobre todo, música”. 
La estudiante de filosofía tiene una avidez de conocimiento que la lleva a explorar diferentes actividades de la vida sin limitarse a una en particular. “Voy a seguir haciendo lo del modelaje porque me encantan las fotos. La cinematografía también me gusta mucho. Además todos los días trabajo un poquito más en la música, en buscar mi propio sonido sin apuro. Si algún día tengo la oportunidad de que la gente me escuche o me siga, quiero llevarles ese mensaje positivo que me ha enseñado mi papá, mi patria y mi carrera”. Con esa filosofía de vida y las ganas de comerse al mundo vive el día a día. En su tiempo libre le gusta ir a la playa, ver Netflix y visitar museos.
Trata de venir a Colombia con frecuencia a visitar a Carlos y a Claudia Elena, con quien tiene una buena relación. “Cuando era chiquita y veía los videos musicales de mi papá besando a otras mujeres, me hervía la sangre, me ponía brava y le decía: ‘¿Cómo pudiste?’. Después en la vida real sentí algo similar. Pero al final, Claudia ha sido parte de la familia y es la mamá de mis hermanitos”. Lucía es muy cariñosa con Pedro y con Elena, los hijos de Carlos con la exreina. “Están creciendo y tengo ansiedad de pasar tiempo con ellos. Hace poco, Pedro tuvo su primer torneo de tenis y viajé para verlo. Tampoco me quiero perder el de Elena. Además mi hermano mayor, Carlos Enrique, está haciendo su carrera en Colombia y tiene novia y la quiero conocer”, cuenta Lucía quien pasará Navidad en Bogotá y Año Nuevo en Santa Marta con su familia.
LO MÁS VISTO