Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Los Wallenda una dinastía de acróbatas

Los Wallenda una dinastía de acróbatas

Revista Jet-set

Con su asombroso cruce del Gran Cañón del Colorado, Nik Wallenda venció por fin la maldición que ha cobrado la vida de varios miembros de su célebre familia circense.
"Los voladores Wallenda” en Detroit, en 1998, ejecutando el número “La gran pirámide”. En la fila de abajo, de izquierda a derecha: Tino Wallenda-Zoppe, Sacha Paulata, Nik Wallenda y su padre Terry Troffer. Segunda fila: Tony Hernández, Alida Wallenda. Arriba: Delilah Wallenda, la madre de Nik, quien confeccionó los zapatos con los que él cruzó el Gran Cañón. Foto: AP
Por: Edición 26310/7/2013 00:00:00
Al primer ser humano en cruzar el Cañón del Colorado caminando sobre una cuerda floja, en 22 minutos y 54 segundos, le cabe hoy no solo la satisfacción de haber conquistado un sexto récord Guinness. Su proeza, en la que se negó a utilizar un arnés, es además una revancha que les hace justicia a sus antepasados muertos intentando espectáculos similares.

En el mundo del circo, esta familia originaria de Alemania es reconocida como una de las más temerarias, con poco miedo a la muerte. En los años 40, ya radicados en Estados Unidos, sus miembros fueron bautizados como “Los voladores Wallenda” por la prensa, luego de que el acto que presentaban en Akron (Ohio) fracasara sin dejar un solo herido. “Los Wallenda caían con tal gracia que parecían aletear por los aires”, dijo un cronista. Luego, se salvaron de morir en el incendio de un circo en Connecticut. Pero una mala racha se ensañó con ellos desde 1962 y por los siguientes tres lustros, cuando varios accidentes truncaron las vidas de más de cinco miembros del clan, incluido Karl Wallenda, el patriarca y abuelo de Nik, quien falló en su intento de cruzar entre dos altas torres en Puerto Rico, a los 73 años.

Pese a tantas tragedias, los Wallenda no se rinden y siguen trabajando juntos. Nik, hijo de los también equilibristas Delilah Wallenda y Terry Troffer, hoy hace shows junto a su esposa Erendira y sus hijos Yanni, de 15 años; Amadeus, de 12, y Evita, de 10, quienes conforman la octava generación de esta estirpe que asombra al público desde el siglo XVIII.
LO MÁS VISTO