Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Los jurados de ‘La pista’

Los jurados de ‘La pista’

Revista Jet-Set

Tres pesos pesados del entretenimiento, Fernán Martínez, Carolina Ramírez y José Luis Rodríguez, El Puma, son los jueces de La pista, el nuevo concurso de baile del Canal Caracol que entregará mil millones de pesos en premios.
Los jurados de la pista han hecho muy buena química. Fuera del set se reúnen a contar chistes y a comentar el programa. Foto: ©Imagen Reina/13
Por: 7/2/2013 00:00:00
Hace dos semanas, en el Teatro Astor Plaza de Bogotá, iniciaron las grabaciones de La pista, el nuevo concurso de baile de Caracol que tiene en su nómina de jurados a tres estrellas del entretenimiento: la actriz y bailarina Carolina Ramírez, José Luis Rodríguez El Puma y el manager Fernán Martínez. Ellos serán los encargados de seguirles la pista a los participantes y escoger al ganador de seiscientos millones de pesos.

Fernán Martínez, el manager

Fernán es un genio en el manejo de la imagen de las estrellas. Disparó a Julio Iglesias a la fama internacional, puso la primera piedra del imperio Sofía Vergara en Estados Unidos y convirtió a Juanes en un rockstar mundial. Gracias a esa hoja de vida le habían propuesto decenas de veces ser jurado de una reality, pero se había negado porque no tenía tiempo y le parecía riesgoso exponer su imagen. “Esta vez acepté porque el formato es de baile, un tema en el que estoy muy metido. Yo vivo con la mejor bailarina del mundo, que es mi hija Antonella, de 10 años”. Ella estudia en Dance Town Miami, baila varios ritmos: jazz, flamenco, hip hop y ballet clásico, y se ha convertido en su asesora en el programa. “Me dice: ‘Papi, tú tienes que acordarte de que no se baila con los pies sino con el corazón’ ”.

¿Qué tan buen bailarín es?
–Soy muy malo, imagínese la cultura bailarina que puede tener un poeta de Popayán. Tengo por principio no bailar en el país, lo hago en Asia o en la Antártida, donde no me conoce nadie.
Lo mío es un problema de timidez, de actitud. Una de las cosas más complicadas de mi vida era sacar a una muchacha a bailar. Cuando te dicen que no, parece que te lo hubieran dicho delante de diez mil personas. Te dice que no porque está cansada y luego tú volteas a mirar y está bailando toda apercollada con un tipo y uno queda como un güevón. Me pasó tres veces y con eso fue suficiente.

Si lo suyo no es el baile, ¿cómo va a juzgar a los participantes?
–Como dicen por ahí, no hay que hacer empanadas para saber dónde venden las mejores.

Los jurados de los reality despiertan odios o amores, ¿le preocupa cómo lo van a ver los televidentes?
–Muchísimo. Es muy complicado porque la televisión es como un microondas, un minuto más de exposición y te achicharras. En La pista estoy tratando de mostrar lo que soy yo, una persona fría, analítica, que se fija mucho en los detalles.

Se dice que el que es mal bailarín es malo en la cama…
Pensándolo bien no bailo tan mal, la verdad.

La diva de La pista


Antes de ser actriz, Carolina Ramírez fue bailarina de ballet. A los 15 años tuvo una lesión en la cadera que la hizo colgar sus zapatillas, después de protagonizar Cascanueces en el Teatro Colón. Fue esa experiencia la que la llevó a ser elegida como uno de los jurados de La pista. Conoce la técnica y sabe perfectamente lo que significa estar del lado de los participantes, por eso sufre cada vez que tiene que eliminarlos. De los tres jueces es la más temperamental.

¿Cómo ha sido su proceso en La pista?
–Durísimo, porque hay grupos muy buenos técnicamente y otros que no lo son tanto pero que tienen muchas ganas. La vida de un bailarín es de mucho sacrificio y por lo general la recompensa casi nunca llega. Esto es una competencia y tiene que haber un ganador. De alguna manera ellos saben en qué se metieron; la que no sabía en qué se estaba metiendo era yo.

¿Qué tal es su relación con Fernán y El Puma?


–Hasta el momento nos hemos llevado muy bien, aunque tenemos puntos de vista diferentes. La idea del programa es enaltecer el trabajo de los bailarines y darles un buen espectáculo a los televidentes con talento y no con chismes, injurias, ni mala onda. Con la experiencia de La voz aprendimos que no se necesitan estas cosas para atraer el rating.

¿Qué hacen cuando están detrás de cámaras?
–Comentamos el programa y contamos chistes. El Puma me hace reír mucho, tiene un sentido del humor maravilloso, es muy amoroso, y cero estrella, es un señor común y corriente con un peinado divino. Fernán es un hombre fantástico, en el concurso lo van a ver con cara de malo, pero es un tipo muy sensible. Conoce muy bien el negocio y sabe lo que quiere.

¿Qué se siente ser la única mujer entre los jurados?
–Me tienen hecha una diva total. Abandoné los tenis y los jeans rotos y ahora me peinan y me maquillan todo el tiempo. Tengo un camerino para mí sola. Después de esto me voy a volver insoportable.

Mi amigo El Puma


Después de participar como jurado en La voz Argentina y el Factor X de Chile, El Puma llega a rugirles a los participantes colombianos. En el país, unos cuantos lo recuerdan por su extraordinaria melena negra, otros por su movimiento de caderas al ritmo de Pavo real y por el comercial de Snickers. A sus 70 años ha vendido más de treinta millones de discos en el mundo y sabe de sobra cómo se labra la carrera de un artista.

¿Por qué aceptó participar en La pista?
–Yo vine a Colombia hace muchos años con la Billo’s Caracas Boys y estuve en Sincelejo, Valledupar, Cartagena, Santa Marta, Bogotá, Barranquilla y Cali. Amo este país y tenía muchas ganas de volver, me encanta su gente, su rumba, todo. Por eso cuando me llamaron de La pista de una dije que sí.

Uno de sus sellos característicos es su pelo, ¿cómo lo cuida?
–Con agua y champú. Ah, y me echo mis cositas para que se mantenga ahí. ¡Se imaginan a El Puma calvo, sería terrible! La verdad no tengo ningún ritual de belleza. No soy tan seductor, ya no voy por la vida jugando al galán, haciéndome el playboy.

¿Baila?
–Sí, me gusta bailar pegado. En mi juventud me encantaba ir a discotecas, ahora bailo solo con mi mujer. Ella es cubana-americana y se mueve muy bien.

¿Cuál es su ritmo favorito
? –Soy fan del vallenato, esa gente canta con el alma, son muy románticos.
LO MÁS VISTO