Jet-Set

Los cuatrillizos de Rodrigo Obregón

Rodrigo Obregón y su novia María Angélica Guzmán se estrenaron como papás hace siete meses y no solo de un bebé, sino de cuatro. Los nietos del pintor Alejandro Obregón y Sonia Osorio fueron concebidos naturalmente y nacieron por cesárea mientras el feliz papá tocaba el piano para ambientar el parto.

Los cuatrillizos de Rodrigo Obregón. Rodrigo y María Angélica se conocieron hace dos años en el Palacio de Nariño y, de la noche a la mañana, se convirtieron en papás de cuatro bebés: Sonia Alena, tiene un gran parecido físico con Sonia Osorio, su abuela paterna; Silvana Branna, es la más observadora; Atanasio Arrock, el más temperamental; y Antonia Cahdla, la más tierna. Foto: Imagen Reina/12.

Rodrigo y María Angélica se conocieron hace dos años en el Palacio de Nariño y, de la noche a la mañana, se convirtieron en papás de cuatro bebés: Sonia Alena, tiene un gran parecido físico con Sonia Osorio, su abuela paterna; Silvana Branna, es la más observadora; Atanasio Arrock, el más temperamental; y Antonia Cahdla, la más tierna. Foto: Imagen Reina/12.

En shock quedaron Rodrigo Obregón y su novia María Angélica Guzmán cuando en mayo del año pasado les dieron la noticia de que estaban esperando cuatrillizos. “Nos enteramos por una ecografía. El médico nos dijo: ‘Aquí está’. De pronto se quedó callado y volvió a decir: ‘Y… aquí está el otro’. Luego hizo cara de tragedia y dijo: ‘Y otro’. María Angélica y yo nos miramos con cara de ¡Dios mío!, ¿qué está pasando?, y él volvió a decir: ‘Y...’. Yo dije: '¿Y?'. Quedamos turuletos por un día hasta que empezamos a asumir la realidad de que íbamos a tener tres niñas y un niño”, cuenta el hijo del famoso pintor Alejandro Obregón.

Rodrigo y María Angélica se conocieron hace dos años en el Palacio de Nariño. En ese entonces, la sicóloga bogotana, de 36 años, trabajaba en un colegio para niños con problemas de aprendizaje y llevó a sus alumnos a visitar la casa del Presidente. Él estaba allí haciendo el trámite para la Cruz de Boyacá que le iban a dar a su madre, Sonia Osorio. “De repente, vi una chica muy bonita, me interesé en saber quién era y, cuando menos lo esperaba, le empezó a salir un barrigón. Ahí se armó la de Troya, se me acabaron las vacaciones”, bromea el actor.

Al principio, como el embarazo era de alto riesgo, decidieron guardar el secreto y no contárselo a nadie hasta estar seguros de que todo iba a resultar bien. Sonia Osorio, quien falleció el 28 de marzo del 2011, alcanzó a enterarse de que su nuera estaba embarazada, pero no de que serían cuatro. Al borde del llanto, Rodrigo asegura que la exdirectora del Ballet de Colombia estaría feliz con la noticia. “Sonia siempre le decía a quienes la conocían que soñaba con tener una casa llena de nietos. Ella movió sus palancas allá arriba y finalmente se le hizo el milagro”, cuenta la orgullosa mamá, en cuya familia hay antecedentes de embarazos múltiples.

El día del parto, 17 de octubre del 2011, Rodrigo llevó su piano a la Clínica de la Mujer en Bogotá. Mientras la junta de médicos decidía si era inminente practicarle una cesárea a María Angélica, él interpretaba boleros clásicos. La primera en nacer fue Antonia Cahdla quien sorprendió a sus padres por su hermosura. Luego vino Atanasio Arrock, el hombre del grupo y el más temperamental de los cuatro. Le siguió Silvana Branna. Y, finalmente, Sonia Alena. “Ella tiene un gran parecido físico con mi mamá. Extrañamente ya empezó a bailar, extiende los brazos y las piernas de una forma muy expresiva”. Los segundos nombres de los niños son de origen celta, en honor a los ancestros de su abuelo Alejandro Obregón.

María Angélica y Rodrigo tratan de seguir su vida de una manera normal, pero saben que de normal no tiene nada. “Nosotros somos una pareja sui generis. No nos gusta el matrimonio. Nuestro mayor proyecto era ser papás y eso es lo que nos une”, confiesa ella. Para la nueva mamá, lo más difícil ha sido acostumbrarse a tener compañía en todo momento. “Antes vivía sola y trabajaba de sol a sol, ahora mi etapa de productividad se redujo a la cuarta parte”. Es sicóloga de medio tiempo en una escuela de gastronomía y dice que la clave para que todo funcione es la disciplina y la organización.

“En el cuarto de los niños hay un tablero en el que sin falta se debe registrar lo que ha comido cada uno”, explica la primeriza mamá, quien maneja la situación como toda una experta. Eso sí, aclara que ha contado con mucha ayuda. Durante el día, tres niñeras se encargan de cuidarlos y en las noches cuenta con el apoyo de su mamá y una de sus hermanas. Rodrigo se queja de que no lo dejan cambiar pañales ni darles el tetero. “Estoy bajo una tiranía femenina”, asegura ante la mirada incrédula de una de sus cuñadas, quien recibió un llamado de emergencia para apoyar la logística de las fotos para Jet-set.

El ‘Rambo colombiano’ bromea con que ahora le toca trabajar cuatro veces más para financiar a sus bebés, que se toman un tarro grande de leche en polvo en día y medio y gastan 50 pañales en ese mismo tiempo. Actualmente, preside las fundaciones Casa Museo Obregón, Ballet Nacional un Legado de Sonia Osorio, y Colombia Herida, que acoge y ayuda a los soldados y policías heridos en combate, así como a las viudas y huérfanos de los caídos en la guerra. Además, el actor, quien ha compartido escenas con Peter Fonda, Benicio del Toro y el mismísimo Arnold Schwarzenegger, se encuentra desarrollando un largometraje del que prefiere no adelantar muchos detalles y un corto que pronto estará en las salas de cine del país.

Otros Articulos