Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Los anfitriones del Carnaval de Barranquilla

Los anfitriones del Carnaval de Barranquilla

Revista Jet-set

Durante el carnaval, cada barranquillero es anfitrión, pero unos más que otros. Jet-set reunió a varios de ellos que tienen acceso al corazón de los desfiles folclóricos, comparsas de los clubes y rumbas privadas. Con estos personajes no hay pierde durante las fiestas del dios Momo.
"Me gusta bailar cumbia por ese coqueteo que hay entre el hombre y la mujer”, dice la carismática María Margarita Diazgranados Gerlein.
Por: Edición 27724/2/2014 00:00:00
Maqui Diazgranados Gerlein
Con sangre de reinas

Hace poco un documentalista bogotano llegó a Barranquilla con la misión de captar el colorido y la tradición de las fiestas del dios Momo. En el aeropuerto le pidió al taxista que lo llevara a la casa de la reina del carnaval, María Margarita Diazgranados Gerlein, más conocida como Maqui. El cineasta no tuvo necesidad de entregar la dirección de la beldad currambera. En La Arenosa todo el mundo sabe dónde vive: “en la cuadra donde hay un ‘pocotón’ de maniquíes vestidos de cumbiamberos, marimondas y garabatos”.

La joven, gran anfitriona de los festejos carnavaleros, nació en el seno de una dinastía que tiene otras cuatro reinas, entre ellas su mamá, Margarita; su tía Liliana y sus primas Margarita y María Alicia. Todas llevan el apellido Gerlein y además siguen incrustadas en la memoria colectiva de una ciudad que jamás las olvida. Los vestidos que lucieron durante las coronaciones dominan el salón más visitado del Museo Romántico de Curramba. El tío abuelo de la actual soberana del carnaval es el senador Roberto Gerlein.

Maqui, de 21 años, fue nombrada la cabeza visible de la gran fiesta barranquillera una década después de que la Unesco le otorgó a este festejo ancestral el estatus de patrimonio oral e inmaterial de la humanidad.

El impacto de la declaratoria de este organismo internacional implicó perpetuar la tradición folclórica y el rescate de algunos disfraces como el monocuco, la marimonda y las negritas puloy. María Margarita, estudiante de administración de empresas del Cesa en Bogotá, ha aportado su grano de arena al promover un carnaval callejero y revivir escenarios como la Plaza de la Paz, donde leyó el bando o la orden para armar el jolgorio que empezó desde el 18 de enero.

Pepe Zaher y Juan Esteban Certain

Dueños de la noche

Los nombres de estos dos administradores de empresas saltan de boca en boca en Barranquilla y más en pleno carnaval, cuando su discoteca La Cantaleta prende las noches hasta que muere Joselito. Estos dos socios, Pepe Zaher y Juan Esteban Certain, dicen que en esta época “convocan a por lo menos 800 amigos en sus fiestas”.

No es una exageración. Zaher y Certain, quienes pertenecen a dos familias prestantes de la ciudad, conocen toda esta gente a fuerza de siete años de trabajo en la industria del entretenimiento. Pepe también es propietario del bar restaurante Henry’s y Juan Esteban de Cheers, que dentro de poco tendrá una sucursal en Montería.

El éxito de ellos radica en el carisma y las ganas para rumbear largo y parejo. “Nuestro trabajo lo exige. El que tiene tienda que la atienda. De milagro sigo casado”, asegura Juan Esteban Certain.

A pesar del trajín, en estos días carnavaleros los empresarios sacan energía para bailar en la comparsa Los Muertos que recorre la Batalla de Flores de principio a fin.

Pepe y Juancho, quienes se asociaron desde hace tres años, hablan poco de sus logros comerciales y menos de sus proyectos inmediatos. Solo cuando tienen algo en concreto salen a contárselo a sus 800 mejores amigos.
LO MÁS VISTO