Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Lorenzo, Arturo y Carlos Calle tres generaciones en la moda masculina

Lorenzo, Arturo y Carlos Calle tres generaciones en la moda masculina

Revista Jet-set

Arturo Calle se propuso crear un negocio familiar y lo logró. Su hijo mayor, Carlos Arturo, asumió la gerencia de esta firma de moda masculina que incursionó en el diseño de ropa para niños. Lorenzo, uno de los nietos del patriarca, fue escogido como modelo de la primera colección.
El empresario de la moda masculina en Colombia, Arturo Calle; su nieto Lorenzo, quien es modelo de la colección infantil, y Carlos Arturo Calle, gerente de la firma que hoy tiene 81 almacenes en el país y Centroamérica. Foto: Imagen Reina/14.
Por: Edición 2868/7/2014 00:00:00
Si alguien puede dar cuenta de las vueltas que da la vida es el empresario antioqueño Arturo Calle. El punto de partida de sus negocios en el mundo de la moda masculina, que hace poco lanzó la primera colección infantil, se remonta a los años 50 cuando compró el almacén La Camisita, de cuatro metros cuadrados en San Victorino, de Bogotá. Nada comparable a las 81 tiendas que hoy tiene en Colombia, Panamá, Costa Rica y El Salvador, que suman más de 130 mil metros.

La primera inversión de Calle apenas llegó a los diez mil pesos, una cifra que está muy lejos de los 1.300 millones que destinó para el lanzamiento de la colección Arturo Calle Kids.

Atrás quedó la época en que el laureado inversionista se imaginaba gerente, diseñador, confeccionista y vendedor “de una empresa pequeña, muy pequeña”, como decía él. Pero aquel sueño tomó un vuelo muy alto, hasta el punto que empezó a manejar 5500 empleados directos, sin contar a los proveedores y el equipo de vendedores que refuerzan las temporadas altas como diciembre o Día del Padre.

El imperio nacional de las confecciones de Arturo Calle se expandió desde la costa Caribe hasta Putumayo, pero sin apartarse del sentido familiar que lo motivó a construir esta empresa. Hace un tiempo le entregó la batuta de la gerencia a su hijo mayor, Carlos Arturo Calle, de 52 años, un médico de la Javeriana que descubrió su potencial de ejecutivo audaz y visionario cuando abrió su propio consultorio. “Allí trabajaba medio tiempo. Por las tardes vendía en los almacenes de mi papá como un empleado más. Alguien llegaba a comprar una camisa y yo lo atendía”, recuerda el heredero de esta marca que es referente del ropero masculino.

El primogénito de don Arturo –así le dicen incluso sus cinco hijos– decidió lanzarse al agua con nuevos modelos de negocios al crear la línea infantil Arturo Calle Kids. Con la millonaria inversión, la familia le siguió apostando a las telas colombianas y generó otros 180 empleos, entre diseñadores y operarios especializados.

El proyecto fue concebido hace año y medio gracias a un estudio que les indicó el camino por donde cautivar un mercado potencial de 2,5 millones de niños colombianos entre los 4 y 10 años, que siguen la moda por motivación de sus padres.

En este escenario entró la segunda generación de Arturo Calle, a la cabeza de Lorenzo, su nieto. El pequeño de 6 años, quien es hijo de Carlos Arturo, posó para el catálogo y avisos publicitarios de esta firma que empezó a competir con varias marcas posicionadas, entre ellas EPK, Tuc Tuc y Offcorss. En su lucha por morder una tajada de este sector de la economía, los Calle abrirán dentro de poco sus propios almacenes infantiles en las principales ciudades del país. Mientras tanto, los coloridos diseños se encuentran en las estanterías de las tiendas para adultos.

“Mi padre es incansable. Trabaja todos los días. Me acostumbré a sus llamadas en la madrugada o los domingos cuando se le ocurre un proyecto. No lo visualizo pensionado o retirado en la finca”, dice Carlos Arturo.

Todavía es la hora en que el patriarca y su hijo viajan a las ferias de la moda masculina en Nueva York, Shanghái, Milán y París, donde apropian las nuevas tendencias que luego adaptan a las necesidades de nuestro mercado. “Solo nos limitamos a explorar qué se usa en otros lados. Jamás vamos con el interés de hacer compras. En el ropero de mi papá o el mío únicamente hay marcas Arturo Calle”.

Lorenzo va por el mismo camino. La ropa que usa la consigue en los almacenes del abuelo.
LO MÁS VISTO