Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El hombre invisible llega a Colombia

El hombre invisible llega a Colombia

Revista Jet-set

Liu Bolin, el artista chino famoso por mimetizarse como un camaleón en escenarios como la Muralla China o las desaparecidas Torres Gemelas de Nueva York, expondrá sus obras en la galería La Cometa de Bogotá desde el próximo 17 de octubre.
Su versión de un retrato familiar en una tienda de lámparas en Pekín. Foto: Cortesía Liu Bolin
Por: Edición 26910/10/2013 00:00:00
Como si se tratara de un camelón en peligro, el artista chino Liu Bolin se ha hecho famoso por camuflarse en su propia obra. No importa cómo ni dónde, sus pinturas terminan siempre impresas en su piel, y al final acaba mimetizado en escenarios como la Gran Muralla, el Toro de Wall Street o una cabina telefónica londinense, retando al espectador a encontrarlo.

Liu explica cómo es el proceso de creación de sus obras en las que, vale la pena resaltar, no usa retoques digitales: “tengo unas cuantas ideas en mi cabeza y busco el sitio ideal. Luego me tomo la fotografía. Con la ayuda de mis asistentes usamos esa primera foto para pintar con mucha precisión mi ropa. Luego me visto y ellos me pintan las manos y la cara. El último momento es crucial, la ropa debe estar ajustada para que cada línea coincida con el fondo. Mientras, debo quedarme muy quieto. Cualquier pequeño movimiento cambia la perspectiva y la imagen resulta imperfecta. El tiempo depende de la complejidad del fondo; pueden ser cuatro horas o cuatro días”. Para este ejercicio de estatua humana, el autor se prepara físicamente y hace dieta el día anterior al montaje.

Hasta hace ocho años, Liu Bolin era un escultor cualquiera, uno entre miles. Pero, en 2005, el Gobierno chino demolió el edificio que albergaba su estudio, situado en el barrio pekinés de Suojiacun. Él, a modo de protesta, se plantó delante de lo que quedaba de un cobertizo y, con la ayuda de unos compañeros, se pintó la ropa y el cuerpo de forma que los trazos y los colores coincidiesen a la perfección con los del fondo. “Si me quieren echar de la ciudad yo me esconderé en ella”, dijo. Desde entonces empezó a ser reconocido mundialmente y a exponer sus obras en museos y galerías de China, Venezuela, Estados Unidos, Italia, Francia, Suecia, Rusia, Austria y Alemania. Ahora llegará a la galería La Cometa de Bogotá con una muestra de 25 fotografías con las que promete poner a volar la imaginación de sus espectadores. Desde China contestó estas preguntas para Jet-set ?en su idioma natal, el mandarín.

¿Cómo aprendió el arte de camuflarse? –Al comienzo de mi carrera estaba pasando por un mal momento, no tenía dinero, trabajo, familia ni amor. Siempre sentí que era un perdedor y necesitaba encontrar una motivación para vivir y eso me forzó a camuflar mi actitud y mis pensamientos. Para la técnica me inspiré en los soldados que se esconden en los bosques, me pinté la cara, el cuerpo y las manos y después tomé una foto con un ángulo fijo. Y así nació todo.

¿Tiene alguna anécdota por ser el hombre invisible? –En Miami en 2007 me pinté para camuflarme frente a la bandera de Estados Unidos. El lugar estaba un poco oscuro y la gente pasaba por mi lado sin darse cuenta de que yo estaba allí, solo me vieron cuando me empecé a mover. Eso fue demasiado interesante para mí.

¿Qué expectativas tiene de su visita al país? –Colombia es un país misterioso para mí, de hecho esta va a ser la primera vez que voy a Suramérica. Antes de esto había oído hablar del país por su fútbol, su marihuana y las esmeraldas.

¿Qué va a hacer durante su visita? –Quiero encontrar algunos campesinos y esconderlos entre un cultivo con muchas amapolas. Otra idea que tengo es hacer una obra con revistas de Colombia de diferentes épocas y que representen estratos sociales distintos, y usarlas de fondo para camuflarme. Ya lo he hecho en Alemania, Francia, Estados Unidos, Italia y Bélgica. Me interesa también el Museo del Oro y el trabajo de los grafiteros locales.

¿Cómo califica el arte colombiano? –Me gusta mucho Fernando Botero, sus pinturas y esculturas son muy especiales. La verdad es que no sé mucho sobre el desarrollo del arte en su país. Por Internet he visto algo sobre las protestas por los derechos de la mujer y pienso que estas manifestaciones sociales pueden inspirarme para crear arte.
LO MÁS VISTO