Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Lipstick: el bar de la Tono

Lipstick: el bar de la Tono

Revista Jet-Set

Inspirado en los lugares clandestinos de Nueva Orleans, nace Lipstick, el bar bogotano del que mucha gente está hablando y que representa el look and feel de sus creadores: la presentadora Adriana Tono y un parche de empresarios de la rumba, capitaneado por Gerónimo Basile.
La presentadora de televisión también participó en la decoración del gastrobar que mezcla una estética retro con elementos modernos. Foto: ©Imagen Reina/13
Por: Edición 26310/7/2013 00:00:00
Lipstick es el primer bar de la Tono, quien desde hace tiempo venía insistiéndole a su primo Gerónimo Basile que abrieran un lugar de jazz contemporáneo en vivo. “Me gusta mucho la sensualidad y el romanticismo que despierta esa música. Aquí canto de vez en cuando con la banda La Mía y además puedo apoyar a otros artistas para que tengan un espacio dónde foguearse”. Por su tarima, en la que resalta un piano Luis XV blanco, han pasado Natalia Bedoya, Cabas y Paula Arenas, entre otros. “Hemos hecho un booking de bandas colombianas muy talentosas que están surgiendo. En el segundo semestre del año vamos a traer a reconocidos jazzistas de Nueva Orleans”, cuenta Adriana.

Un altar hecho en honor a la fallecida princesa del soul, Amy Winehouse, recibe a los rumberos que, de miércoles a sábado, llegan hasta este lugar en la Zona Rosa de Bogotá, para oír buena música o en plan de levante. “Este sitio aguanta para todo, para llevar al novio, al marido o al tinieblo”, confiesa la presentadora de la sección “1, 2, 3” del Noticiero CM&, quien en las frías noches capitalinas saluda de mesa en mesa confirmando el dicho: “el que tiene tienda que la atienda”. Lo suyo son las relaciones públicas y el free press. “Con este negocio me he dado cuenta de que soy buena anfitriona”, dice entre risas. Se define como coqueta, misteriosa y con alma bohemia. Canta jazz y boleros, pero también le gustan el trance y la salsa, y cuando está subida en el escenario baila con sensualidad. Como si fuera una Marylin Monroe, posa para las cámaras y los hombres se enloquecen. Lo hace con esa frescura animal de la mujer que se siente segura de su físico. Desde hace un año está sola y se siente tranquila así.

Por ahora, Adriana es la consentida de sus socios Gerónimo Basile; Kike Pineda, gerente de Lipstick, y de Juan Sebastián Molina, Santiago Arias y Andrés Moreno, tres exitosos administradores de empresas. Como primípara en esta empresa, ella se apoya en la experiencia de todos ellos que ya tienen maestría en parrandas. Basile dice: “siento que las personas que estamos dedicadas al negocio de la rumba y de los restaurantes tenemos también una responsabilidad con la sociedad de aportar cultura. Antes de Lipstick en Bogotá no había un jazz bar donde se pudiera experimentar un poco con la música en vivo y mostrar el talento de la gente. Es una apuesta riesgosa porque las bandas valen un billete y este género no es muy comercial en el país, pero vale la pena intentarlo”.

Gerónimo no le teme a estos desafíos. Hace 15 años montó su primera discoteca, Divino, cuando apenas bordeaba los 20 y luego vinieron otras más como Cha Cha, Cabaret, Penthouse, Magnolio y la lista sigue. “Este tipo de negocios acaban con la vida personal. A largo plazo requiere de mucho orden y mucho juicio como para poder seguir haciéndolo, porque si no, se te acaba el matrimonio. En realidad trabajar todo el día y tener que llegar a tu casa, bañarte, vestirte, perfumarte y salir, no lo aguanta nadie. Es una vida muy solitaria a pesar de que estás rodeado de miles de personas todo el tiempo. Sin embargo, no me arrepiento de hacerlo, me gusta mi trabajo, me encanta rumbear y conocer gente”.

Dentro de pocos días abrirá otro bar en Bogotá, pero esta vez con su socio Maurizio Mancini. “Todavía no puedo adelantar mucho sobre el concepto, es de música en vivo pero no es tan de culto como este. Venimos con algo supergrande. La verdad estoy muerto del susto, pero hoy me dijo una chica que cuida los carros: ‘tranquilo don Gerónimo que Dios nunca lo desampara a uno’”.
LO MÁS VISTO