Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Lionel Messi se casa con Antonella Roccuzzo, su novia de toda la vida

Lionel Messi se casa con Antonella Roccuzzo, su novia de toda la vida

REVISTA JET-SET

El ídolo argentino del fútbol llevará al altar este año a Antonella Roccuzzo, de quien se enamoró a los 9 años y hoy es la madre de sus dos hijos.
Se volvieron a encontrar en 2004 y desde entonces son pareja. En la foto, en la boda de Andrés Iniesta en Tarragona, España, en 2012.
Por: Revista Jet-set.7/1/2017 00:00:00

La boda será en Rosario, especula la prensa argentina, porque allí nacieron los novios y surgió la sorprendente historia de amor que los ha unido por dos décadas. Portavoces del jugador, considerado por muchos como el más grande del presente siglo, confirmaron la noticia y explicaron que la fecha aún estaba por verse, pues dependía del calendario de partidos del F.C. Barcelona, en el cual Messi es la gran estrella, y de su desempeño en la Liga de Campeones.

En todo caso, será uno de los mayores sucesos del jet set en el nuevo año. Leo y Antonella se salen del molde de la pareja show del fútbol, pues son muy discretos, pero en cuanto se supo del matrimonio, en España saltaron a la palestra los rumores de que será “un bodón”, pues como todas las novias, Antonella no querrá que ese día pase inadvertido y Leo la complacerá y pasará por alto sus gustos sencillos.

A fin de cuentas, su enlace será una buena oportunidad para celebrar este idilio que comenzó en 1996, cuando él tenía 9 años y conoció a Antonella, de 8, a través de un primo de ella, Lucas Scaglia, su compañero en las ligas menores del equipo Newell’s Old Boys. Antonella era la hija del próspero dueño de la cadena de supermercados Único, José Roccuzzo, mientras que él lo era de un obrero de fábrica, José Horacio Messi, y de una aseadora, Celia Cuccittini. Esa diferencia en su posición económica, no evitó que se mantuvieran cercanos en aquellos años, pero aunque estaba muy enamorado de ella, Leo nunca se atrevió a declarársele. Algunos cronistas argentinos relatan que lo más atrevido que hizo fue escribirle una nota en la que le decía: “Algún día serás mi novia”.

En 2000, ya era claro el brillante futuro que le esperaba a Messi en la cancha y su padre lo llevó a Barcelona, donde lo esperaba la gran carrera que ha hecho de él un ídolo mundial. Mientras, ella sostuvo un noviazgo de tres años con un joven de su barrio, se dedicó a la gimnasia artística y se graduó de bachiller con énfasis en Humanidades y Ciencias Sociales. Algunas versiones afirman que en 2004, él regresó a Rosario y se encontró casualmente con su futura esposa. Otros informes explican que Antonella sufrió la tragedia de la muerte de una amiga arrollada por un conductor borracho. Messi sintió que debía estar a su lado y viajó a Rosario de inmediato. En todo caso, desde ese momento se hicieron novios, pero lo mantuvieron en secreto hasta que, según las amigas de Roccuzzo, ella les reveló la verdad durante una reunión con motivo del Día del Amigo, en 2007.

A los tres años, Antonella ya vivía con Leo en su casa de Castelldefels en la capital de Cataluña, donde estudiaba inglés, se entrenaba en el gimnasio y asistía a los partidos del Barcelona, de acuerdo con medios como el diario ABC, de Madrid. Desde ese momento, la pareja ha mantenido su vida privada a salvo de la curiosa prensa del espectáculo española, pues solo se dejan ver en público en sus veraneos, en los eventos a los que él asiste por compromisos publicitarios o en las galas anuales del Balón de Oro, distinción que Messi ha merecido cinco veces.

En un raro quiebre de esa estricta reserva, Messi le anunció al mundo que esperaba a su primer hijo con Antonella en medio de un partido de Argentina contra Ecuador en 2012. Al anotar un gol, se puso el balón dentro de la camiseta, simulando una barriga, y todo el mundo supo de qué se trataba pues ya había rumores al respecto. El pequeño fue bautizado como Thiago y a él le siguió Mateo, nacido en 2015.

A pesar de la inconmensurable fama del delantero argentino, quien gana un salario de 40 millones de dólares y posee una fortuna de alrededor de 350 millones de dólares, él y su mujer le rehúyen a los despliegues de ostentación característicos de su gran rival, Cristiano Ronaldo. Y son impensables en él los excesos y extravagancias de su compatriota Diego Armando Maradona, con quien se disputa el título del futbolista más grande de la historia.

La prensa española cuenta que cuando no está en la cancha, Messi se entrega por completo a la vida doméstica y a divertirse con los niños. Él y su mujer conservan su acento rosarino y vuelven a menudo a Argentina para estar con sus respectivas familias. La mayor excentricidad que se les conoce hasta ahora son los exóticos paraísos que eligen para sus vacaciones.

Uno de los detalles que más ha dado de qué hablar tras el anuncio del matrimonio es la lista de los invitados. Del Barcelona, se da por descontado que estarán Luis Suárez y Cesc Fàbregas, dos muy buenos amigos del novio, aunque también es posible que asista el equipo entero, incluido Gerard Piqué con Shakira, de quien se dice que no simpatiza mucho con Antonella. Otros aseguran que la colombiana siempre ha invitado a Thiago y a Mateo a las fiestas de cumpleaños de su hijo Milan y que no sería capaz de hacerle un desplante a la argentina en un día tan especial.

El diario Sport se atrevió a conjeturar que otro invitado podría ser Ronaldo, quien pese a la disputa que mantiene con Leo cada año por el Balón de Oro, simpatiza y bromea con él cuando se encuentran. Igualmente se llegó a aventurar que Neymar, otro gran compinche del novio, podría darle de regalo un recital de su amigo Justin Bieber en plena boda, pero ello solo sería posible si el matrimonio se realiza fuera de Argentina, pues allí la Policía lo espera para arrestarlo por un pleito con un fotógrafo.

LO MÁS VISTO