Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Lili Cabrera y Valerio Veneras, una pareja fuera  de serie

Lili Cabrera y Valerio Veneras, una pareja fuera de serie

REVISTA JET-SET

La cineasta Lilí Cabrera, hija del director Sergio Cabrera, y su esposo, Valerio Veneras, se ganaron un India Catalina en la categoría de mejor serie infantil y juvenil. Mr. Trance, que se transmite por Señal Colombia, es el reflejo de las situaciones cotidianas que viven como pareja.
Lilí Cabrera inspiró el personaje de Miss Trance, y Valerio Veneras, el de Mr. Trance. Solo que en la serie en lugar de esposos, son novios.
Por: 26/3/2015 00:00:00
Este año, dos Cabrera desfilaron por la alfombra roja de los Premios India Catalina: Sergio se llevó la estatuilla a mejor director por la telenovela Dr. Mata; y su hija mayor, Lilí, ganó en la categoría de mejor serie infantil y juvenil, con Mr. Trance, la producción animada que dirige y produce con su esposo, el español Valerio Veneras.

Mr. Trance es un personaje que se inventó Valerio hace algunos años como su álter ego. Primero lo presentó en el programa La hora Trance en Radio 3, luego publicó el libro Historias del señor Trance y de ahí saltó a las pantallas de Señal Colombia, con una primera temporada de 26 capítulos, cada uno de cinco minutos. 

Según su creador, Mr. Trance se parece a un puercoespín estilizado y siempre viste de morado. Como todos los seres humanos tiene que enfrentar los problemas de la vida cotidiana: pagar impuestos, ir al supermercado, etcétera. Sin embargo, él escapa de las situaciones aburridas a través de la imaginación y de la música, que cumple un papel relevante en la producción. La banda sonora del cabezote de la serie la hizo Esteman, quien casualmente tiene un look muy similar al del protagonista. 

En la serie, Mr. Trance tiene una novia, y esa relación es el reflejo de la de Valerio y Lilí en la vida real. Ellos se conocieron en una fiesta de actores en Madrid y, al poco tiempo, empezaron a trabajar juntos. Se demoraron tres años y medio haciendo la serie: “Comenzamos muy solos y a contracorriente. Los proyectos de animación son muy costosos y en ese momento en España, donde nosotros vivimos, había una crisis financiera muy fuerte. Estuvimos a punto de hundirnos pero finalmente salimos avante”. 

La serie es una coproducción de El Recreo Studio, la productora de Lilí y Valerio en Madrid, y de Señal Colombia. Ahora están en negociaciones para hacer una segunda temporada. “Ojalá se dé, porque me da mucha ilusión que lo que hacemos se vea en mi país. Estamos muy felices con este premio y queremos que vengan muchos más”, cuenta Lilí.

La pareja ya había hecho dos cortos cinematográficos: El espejo, ganador de varios premios entre ellos La Noche del Corto Español, del Festival de Cine de Valladolid; y Estrella Fugaz, que formó parte de la selección oficial del Short Shorts Film Festival. Ahora apuntan sus energías a un largometraje que escribieron durante su luna de miel en Barichara hace diez años y que no han podido hacer por física falta de tiempo. “Es la historia de la amistad de un viejo huraño y un joven que empieza en Santander, España y termina en Santander, Colombia”. 

Lilí, de 34 años, le sigue las pisadas a Sergio Cabrera. “Mi hermana, Valentina, me dice que yo me copié todo de él: estudié cine en la Ecam en España, me especialicé en fotografía y luego me enfoqué en la dirección. En realidad soy poco original”, bromea. De niña quería ser actriz como su mamá, Florina Lemaitre, e incluso hizo cortas apariciones en telenovelas. Sin embargo, sus planes cambiaron cuando su padre la invitó a ser parte del equipo de dirección de arte de Golpe de estadio. “Suspendí el colegio un año y me metí en todo el proceso de hacer una película desde la preproducción hasta la edición. Ahí me cuenta que lo mío era estar detrás de cámaras”. 

La cineasta cuenta que la relación que tiene con su padre es, sobre todo, de maestro/alumna: “Siempre le consulto lo que hago. Con la serie nos ayudó muchísimo, lo que pasa es que como era de animación se le salía un poco de las manos. Sin embargo, leía los guiones y nos daba su opinión”. Dice que envidia la vida que él ha tenido, pues ella es menos arriesgada en el amor. “Me la llevo muy bien con las esposas de mi papá, Ruth García y Silvia Jardim; y con mis medio hermanos: Raúl, de 16 años, quien vive en España y ha hechos sus pinitos en la actuación, y Amalia. Somos una familia moderna y nos encanta estar juntos”, dice. Lilí y su esposo pasan una corta temporada en Colombia, donde celebran que la India Catalina entró a su casa.

LO MÁS VISTO