Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Letizia de España y Rania de Jordania, un As de reinas en Madrid

Letizia de España y Rania de Jordania, un As de reinas en Madrid

REVISTA JET-SET

En el reciente encuentro de los reyes hachemitas y los Borbón, las bellas consortes captaron todas las miradas, ya que, se dice, se parecen mucho y hasta se copian sus estilos.
La reina de España y la reina de Jordania en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa. Letizia vistió un sastre de Carolina Herrera, aretes de Chanel y zapatos de Prada. Rania eligió una blusa de Christopher Kane, falda de Proenza Schouler y zapatos de ante de Christian Louboutin.
Por: 4/12/2015 00:00:00
Después de más de un año de reinado, Felipe y Letizia de España siguen de estreno. Si bien ya habían recibido a varios jefes de Estado en sus palacios, les faltaba ser anfitriones de monarcas en el trono como ellos, y la distinción de ser los primeros en la lista fue para Abdullah II y su esposa, Rania de Jordania, una familia real con la que los Borbón tienen una amistad muy estrecha hace mucho tiempo. 
Se trató, en palabras de la Casa del Rey, de un “viaje de trabajo”, pero en últimas su gran atractivo se centró, como siempre, en las reinas, mundialmente famosas por su hermosura y elegancia.
La mejor prueba del especial aprecio que los Borbón les profesan a los reyes hachemitas fue que acudieron a recibirlos al aeropuerto de Barajas, cuando normalmente suelen esperar a sus huéspedes en los palacios de la Zarzuela o El Pardo.
Desde el anuncio de la visita, la expectativa fue enorme en la prensa del corazón, la cual siempre ha destacado el parecido entre Letizia y Rania, quienes ya habían alternado en varias ocasiones, tanto en España como en Jordania. Así, apenas la reina de Medio Oriente descendió del avión y Letizia la saludó con dos besos en las mejillas, los reporteros no hicieron otra cosa que enfocarse en su ropa, zapatos, carteras y peinados.
La conclusión fue que ambas, a cual más finas y deslumbrantes, se preocuparon por no darle mucho aliento al consabido “duelo de glamour”, que la prensa promueve cada vez que se da un encuentro entre dos famosas de su rango. Medios ibéricos como Vanitatis y La Otra Crónica, revista de El Mundo, aseguraron que a la reina Letizia este gancho para atraer lectores le cae muy mal, en especial desde aquella famosa estadía de Carla Bruni, entonces primera dama de Francia a Madrid, en 2009, cuando varios medios de comunicación publicaron las fotos de ambas destacando sus derrières. 
Sin embargo, así a su majestad le choque, la prensa de moda y realeza no pudo evitar las comparaciones y recordar, una vez más, el viejo comentario de que Letizia replica los mejores trucos de estilo de Rania y que podrían pasar por hermanas o primas, pues tienen tipos muy similares. Por eso, a lo mejor, con la astucia de la periodista que es, la española se preocupó por verse siempre muy diferente a su homóloga. Si Rania lucía su cabellera larga, ella la prefería corta o recogida en una moña; si la jordana llevaba falda acampanada, ella la escogió estrecha; y cuando aquella se cubrió los hombros, ella los mostró desnudos. 
Fue tal el empeño de Letizia por evitar una supuesta “confrontación de elegancia”, comentó la prensa local, que en la cena en El Pardo no se esforzó por estrenar uno de sus sensacionales modelos, como acostumbra en estos casos, sino que se envolvió en un vestido negro bordado con lentejuelas de Felipe Varela, que se había puesto 12 veces desde 2008.
Al final, las opiniones estuvieron bastante divididas. Hay quienes afirman que luego de ser la primera dama del glamour, Rania ha perdido terreno frente a Letizia, la única reina incluida este año en la famosa lista internacional de los mejor vestidos de la revista Vanity Fair. Otros, por su parte, apuntan que la esposa de Felipe VI ve en la mujer de Abdullah a una contrincante tan seria en asuntos de glamour, que prefiere evitar cualquier amago de competencia.

LO MÁS VISTO