Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Las siete vidas de Tessarolo

Las siete vidas de Tessarolo

Revista Jet-Set

El artista Italo-argentino lleva 40 años en Colombia. Su vida en el país incluye un matrimonio con Amparo Grisales, un desnudo, mucho alcohol, drogas y un intento de suicidio. Hoy, es un cristiano converso que ayuda a personas adictas.
Germán Tessarolo se instaló en Colombia en los años 60, motivado por un amigo y la bohemia. “Hice el intento de devolverme ocho veces a Europa, pero no pude con el clima invernal”. Foto: Gerardo Gómez/12
Por: 25/7/2012 00:00:00
El pintor y escultor italiano Germán Tessarolo por poco tiene las siete vidas del gato. Durante sus 40 años en Colombia ha sobrevivido a cuatro historias de divorcio y desamor, a una situación de vértigo por su adicción al alcohol, las drogas y el sexo; y a un accidente aéreo en las selvas del Chocó. Hace seis años, después de una brigada de salud en Bahía Cupica, el aeroplano en el que viajaban rozó la copa de un árbol y se fue a tierra. Tessarolo relató que varios vidrios quedaron incrustados en su garganta y que se fracturó tres costillas. Allí volvió a nacer, como la vez que “le di paso a un nuevo hombre en mí, después de dejar todas mis adicciones”. En esos ciclos de depresiones y resurrección espiritual, se reencontró con la religión y empezó a entregar el testimonio de sus experiencias vertiginosas.

Desde hace cinco años está vinculado al programa ‘Vencedores’ de la Iglesia Cuadrangular de Bogotá, en la que habla sin tapujos de la época en que era adicto. En su pasado de bohemia, que tuvo días en que se encerraba hasta con tres personas en una habitación, estuvo a pocos pasos de suicidarse. “Pensé en lanzarme al vacío. La vida era muy cosmética”.

El artista, quien se crió en Argentina, llegó a decir que se creía inmortal por su trabajo como modelo de Armani, Gucci y Cavalli, en Milán, y a su vocación de casanova que lo condujo a la conquista de Amparo Grisales. La diva colombiana tenía 17 años cuando decidieron casarse por lo civil en Venezuela. Sin embargo, cuatro años después, según él, la actriz pidió alas para continuar con su carrera en el cine y la televisión. En plena grabación de La mala hora, Amparo siguió un camino paralelo al de su exmarido, pero sin posibilidades de cruzarse. “Ella era muy dulce. Luego tuvo un carácter fuerte. En un par de años aprenderá a tener humildad”, dijo.

La vida continuó y Germán Tessarolo se volvió a enamorar realmente otras tres veces, incluyendo la relación con la exseñorita Cundinamarca, Claudia Calderón, la madre de su único hijo.

Paralelamente a sus historias de amor y desamor, Tessarolo quedó marcado como el primer modelo masculino en desnudarse en una revista colombiana. El magazín Hombres desapareció en la segunda edición, para fortuna del artista, a quien la sociedad le recriminó aquella osadía. “Hasta mis exesposas me lo reprocharon”. ?Los años pasaron y él se dedicó a la pintura y a sus terapias con adictos. “Hoy soy un nuevo hombre después de enterrar a ‘los Tessarolo’ del pasado”.
LO MÁS VISTO