Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Las “retrataturas” de Jorge Restrepo

Las “retrataturas” de Jorge Restrepo

REVISTA JET-SET

El ilustrador de las revistas Semana y SoHo despliega su genialidad con el trazo y la habilidad para exagerar, sin perder los rasgos característicos de los personajes. Desde hace tres años les pone cara a los políticos y a las figuras más importantes de la actualidad nacional.
El pintor e ilustrador autodidacta Jorge Alberto Restrepo prefirió dedicarse a las caricaturas en 1994, y estableció su estudio en Tuluá, Valle. Su admiración por ese tipo de arte creció de la mano de grandes como Osuna, Pepón o Calarcá, quien fue el formador de muchos artistas de la caricatura en Colombia.
Por: 19/11/2015 00:00:00
Jorge Alberto Restrepo hace “retrataturas”. Así define el ilustrador el punto intermedio entre la caricatura y el retrato que lo ha hecho famoso en Colombia y España. “Me cuido de no llegar a lo grotesco de la deformación, ni quedarme en la rigidez del retrato”, dice, mientras pone en la pantalla de su computador una muestra del banco de imágenes que ha creado en los tres años que lleva ilustrando las portadas de la revista Semana y los artículos de SoHo. Uribe le ha costado trabajo, algunos de sus ángulos y gestos aún se le dificultan un poco: “Dibujarlo de perfil es muy complicado. Todos tenemos una asimetría en el rostro y la de Uribe está muy marcada. Cuando me piden una ilustración de él, cuento con muchos bocetos en lápiz”. 
De Enrique Peñalosa ya tiene una buena provisión de gestos, para estar listo cuando se posesione el 1 de enero de 2016 como alcalde de Bogotá: “Él también tiene un grado de dificultad y por eso se ha preocupado por estudiarlo detenidamente. Su risa me ha costado trabajo, pero el secreto es dejarme llevar y permitir que el lápiz se mueva casi solo. Cuando uno es muy consciente de lo que va a hacer, no resulta bien”. 
Jorge, quien dio un paso fugaz por la Facultad de Bellas Artes de Cali, pero decidió dedicarse a las caricaturas en 1994, encuentra la esencia de los personajes de una forma intuitiva. Las texturas y los claroscuros ya forman parte de su técnica. Algunos le resultan muy atractivos y fáciles de realizar, como Horacio Serpa o Juan Fernando Cristo, y se sabe de memoria los rasgos del presidente Juan Manuel Santos. A Rodrigo Lara le ha tenido que inventar un gesto de sonrisa: “Siempre tiene una cara dura o de arrogancia”, dice. A Jorge muchas veces le toca recurrir al espejo para lograr algunas expresiones de felicidad que personajes como Germán Vargas Lleras pocas veces muestran en público.
Según su experiencia, hay rostros planos o con rasgos poco atractivos, que son muy complicados de plasmar, como el de Óscar Iván Zuluaga. “Pensé que por tener una fisonomía más o menos común iba a ser fácil encontrarle el punto, pero el gesto de su boca no se deja agarrar fácilmente”. Aclara que no es cierto que para ser caricaturizado es condición ser feo, y pone como ejemplos los casos de las bellas Sofías: Loren y Vergara. “Se trata más de la fuerza de la expresión y el carácter de sus gestos, de la manera como miran, o como ponen la boca”.
La carrera de este artista empírico cambió de color cuando conoció en Cali a Ismael Roldán, el caricaturista colombiano de mayor reconocimiento en el mundo, y estrella de grandes publicaciones como Time, Sport Illustrated, The Wall Street Journal, Forbes o The New York Post, y quien falleció a los 45 años: “Él definió mi línea y el enfoque que le daría a mi trabajo como ilustrador”. 
Ahora el talento de Jorge ha trascendido fronteras y fue elegido por Iker Seisdedos, editor cultural del diario El País de España, para remplazar durante tres meses a Fernando Vicente, su ilustrador. Los rostros de la reina Isabel de Inglaterra o de Joaquín “el Chapo” Guzmán fueron publicados en la sección dominical “El rostro de la semana”. Este tiempo le pone buena cara a Jorge Restrepo.

LO MÁS VISTO