Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Las derrochadoras Ecclestone

Las derrochadoras Ecclestone

Revista Jet-set

Petra y Tamara Ecclestone tienen molesto a su padre porque gastaron cerca de 300 millones de dólares en las propiedades más caras de Estados Unidos y Gran Bretaña. Pero por más que despilfarren no se van a empobrecer porque él les dio una fiducia de 4.500 millones.
85 millones de dólares. Petra Ecclestone pagó 85 millones de dólares por la casa que fue del productor Aaron Spelling. Tiene más de 5.200 metros cuadrados y es la mansión más cara de Los Ángeles. Foto: Loos Press Agency.
Por: Edición 26023/5/2013 00:00:00
Bernie Ecclestone no quiere que a sus pobres hijitas les falte nada, como de niño le pasó a él, hijo de un humilde pescador. Por eso, según The New York Times, hace unos años constituyó un fondo de 4.500 millones de dólares en Bambino Holdings para que lo usaran, exclusivamente, en inversiones en finca raíz. Petra y Tamara entonces salieron de compras y se dieron garra. En el 2011, la primera desembarcó en Los Ángeles, donde adquirió la legendaria casa del fallecido productor Aaron Spelling, por 85 millones de dólares, el precio más alto pagado por una residencia en la ciudad, informó el Times. Afanada por su matrimonio con James Stunt, emprendió la renovación del caserón, que requirió 500 obreros y 20 millones de dólares. El jet-set no acababa de reponerse del asombro, cuando ella hacía un nuevo alarde de riqueza con su boda de 18 millones de dólares en Roma, que incluía 2,3 millones por la actuación de los Black Eyed Peas, 483 mil por el arriendo del castillo medieval Orsini-Odescalchi, 157 mil por los juegos artificiales y 125 mil por su traje nupcial de Vera Wang, entre otros gastos. Petra ya tenía en Londres otro palacete en el exclusivo sector de Chelsea, que le costó alrededor de 90 millones de dólares.

El lema de Tamara también parece ser “antes muerta que sencilla”. Su casa en Kensington Palace Gardens, la calle más onerosa de la capital, le salió por aproximadamente 70 millones de dólares, aseguró The New York Times. Como ella misma le confesó al Daily Mail, tiene una “sana competencia” con su hermana en cuestión de ostentación, de modo que también remodeló la propiedad por 27 millones de dólares. Solo su bañera, en cristal de roca del Amazonas, le significó cerca de un millón y medio de dólares. “Paso mucho tiempo en el baño, de modo que vale la pena”, explicó muy seria. Las mejoras también consistieron en un spa para sus cinco perros, bolera, discoteca subterránea, peluquería, sala de cine, sala de juegos, un gimnasio de 30 mil dólares, piscina y zonas húmedas. El parqueadero para sus cinco autos también es subterráneo, pero con un ascensor directo al vestíbulo de la mansión.

Támara entonces viajó a Hollywood con un séquito que incluía al estilista de Katie Price. Luego de arrendar una casa de Bel-Air por 150 mil dólares mensuales, dio a conocer el motivo de la visita: adquirir una propiedad y su oferta comenzaba en 100 millones de dólares. La búsqueda sigue en pie porque nada de lo que ha visto la ha convencido, mientras que el mundo de la finca raíz de la Meca del cine se pregunta si realmente va a negociar, pues se comenta que su padre las ha criticado públicamente por gastar sin control. Otros dicen que ella solo busca publicidad, una maña que comparte con Petra. Si es así, lo está consiguiendo. “Toda la ciudad está hablando de estas jovencitas”, le dijo un productor de cine al Mail. “No hay cosa que Hollywood ame más que el dinero, la vulgaridad y la ambición, y ellas tienen todo eso por volquetadas”, concluyó.
LO MÁS VISTO