Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Las corresponsales de La W

Las corresponsales de La W

En el periodismo

Estas cuatro mujeres viven conectadas todo el día con su jefe, Julio Sánchez Cristo. Hablan dos o tres idiomas, son pilas, decididas y están muy bien entrenadas en las lides del periodismo.
Ellas son Natalia Gómez, Laura Hernández, Tatiana Bensa y María Molina. Fotos: ©Juan Manuel García/13, Oscar Frasser/13, ©Alejandra Magnasco y ©Ignacio Gil/13
Por: Edición 26112/6/2013 00:00:00
Natalia Gómez. Miami

Dirige la mesa de trabajo en Miami. Aprendió de Julio que cuando se trata de conseguir una noticia, no existen límites. “En la W no hay personajes imposibles. Logré convencer al jefe de prensa de la Casa Blanca de que somos la radio latinoamericana más importante del mundo y, en un año, el presidente Barack Obama habló dos veces con la W”.

La caleña recuerda que en un cubrimiento de los Premios Oscar en Los Ángeles, confundió a Piers Morgan, el presentador de CNN, con Colin Firth, premio Oscar de la Academia. Natalia se graduó de Mercadeo y Francés en Louisiana State University y tiene un Máster en Producción de Cine de Miami International University of Art and Design.

Laura Hernández. Nueva York


Dice que para trabajar en la W hay que tener la cabeza y los sentidos prendidos 24 horas al día. Esta relacionista pública de la Universidad de Nueva York le pidió a Julio que la dejara ser la corresponsal en esta ciudad, cuando vivía en Miami. La muerte de Michael Jackson es el suceso que más la ha impactado: “No creía que estuviera dando esa noticia”.

Entre sus anécdotas cuenta que en un concierto de la cantante Shakira pisó a la expresidenta chilena Michelle Bachelet y le pidió tanto perdón, que terminó dándole una entrevista sobre su papel en ONU-Mujer. En otra oportunidad golpeó por accidente al actor Michael Douglas en la boca con la grabadora y su seguridad privada la sacó del lugar.

Tatiana Bensa. Paris

Para esta argentina trabajar con Julio Sánchez es un privilegio. Sabe que el nivel de exigencia es alto y se siente cómoda en un programa “donde se hace buen periodismo”, dice. Es la encargada de informar a los oyentes sobre lo que pasa en Francia, por eso Tatiana debe estar al día en temas de política, economía, deporte, espectáculos y de las anécdotas más curiosas que ocurren en París.

“En ocasiones, cuando estoy al aire, se me traba la lengua. Una vez en los titulares de las seis de la mañana hablé de los festejos del 14 de julio en Francia y saludé con un ‘buenas noches’. Pareció que me hubiera quedado en la fiesta y hubiera llegado directo a trabajar a la oficina”.

María Molina. España

Bogotana, tiene un Máster en Reportería e Investigación de la Universidad de San Pablo, CEU, de España. Lo que más le ha aportado a su trabajo como corresponsal ha sido cubrir dos Juegos Olímpicos y los festivales de cine europeos. Ha vivido de cerca tragedias como la del accidente del avión de Spanair en el que murieron 172 personas.

“Me gusta la W porque los periodistas perdemos el sentido del ridículo. He entrevistado personajes como Bill Clinton en lugares tan extraños como un ascensor. También, por coincidencia, compartí mesa con Madonna y con el director de cine Harvey Weinstein”.
LO MÁS VISTO