Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Lance Armstrong ¿Campeón del fraude?

Lance Armstrong ¿Campeón del fraude?

Revista Jet-Set

El ciclista afronta una grave acusación de dopaje y distribución de drogas ilícitas que amenaza con arrebatarle los siete triunfos consecutivos en el Tour de Francia, que le valieron su fama como ?el ciclista más grande de la historia.
Armstrong en el Tour de Francia del 2003, en el cual venció. Hoy es acusado de usar drogas para mejorar el rendimiento en las carreras y de distribuirlas entre sus compañeros del equipo US Postal. Foto: AFP.
Por: 27/6/2012 00:00:00
En una carta de 15 páginas dirigida a Lance Armstrong, la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (Usada) consignó los cargos que podrían demoler una de las carreras más gloriosas en la historia del deporte. Según la entidad, el coraje y la resistencia con que Armstrong batió un récord al ganar por siete años consecutivos el Tour de Francia, la carrera ciclística más dura del mundo, fue en realidad el resultado de un fraude urdido por el deportista, sus médicos y sus entrenadores.

Según la Usada, entre 1999 y 2005, lapso en el cual se labró su sitio de honor en el ciclismo, el deportista tejano usó drogas como eritropoyetina, más conocida como Epo, testosterona, corticosteroides y agentes encubridores de sustancias, para mejorar su rendimiento en la bicicleta y conquistar las victorias que fascinaron a millones de fanáticos de todo el globo. Así mismo, es acusado de recurrir a técnicas prohibidas, como transfusiones de sangre previas a las competencias, con el fin de incrementar el contenido de oxígeno en la sangre y así lograr mayor resistencia.

Armstrong, cuya impresionante carrera hasta le valió el mote de “el Jesucristo secular”, ya había enfrentado antes tales señalamientos y sus airadas refutaciones habían bastado para atajarlas. Incluso, en febrero pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos cerró una investigación en su contra por las mismas denuncias al no encontrar evidencias que lo incriminaran. Ahora, el asunto toma un vuelo mucho más dramático, que podría desembocar en la pérdida de sus éxitos en el Tour de Francia, según informaron la cadena CNN y el diario The Washington Post.

La noticia se volvió un real bochinche, pues son los propios colegas de Lance los que han salido a echarlo al agua, sirviéndoles en bandeja de plata, tanto a los investigadores como a la prensa, escabrosos detalles de su supuesta conducta impropia. Uno de ellos es Tyler Hamilton, quien corrió junto al campeón en el equipo US Postal, con el cual obtuvo tres de sus victorias en Francia. Según relató en el programa 60 Minutes, Armstrong era el líder de la cultura del dopaje en el grupo, en el cual circulaban celulares secretos para hablar de cómo y cuándo usar las drogas. Además aseguró que Lance solía enviarle Epo a través del correo y que después de las carreras les administraba andriol, una forma de testosterona, a sus compañeros y, a sí mismo, a través de un gotero.

Fuentes citadas por The Times, de Londres, explicaron que el argumento más perjudicial de Hamilton y otros testigos es aquel según el cual Armstrong y sus cómplices encubrieron una prueba que demostraba que el ciclista había usado drogas ilícitas durante la Vuelta a Suiza del 2001. Este supuesto fraude, primero fue develado el año pasado por otro excompañero de equipo de Lance, Floyd Landis, quien también dio su testimonio al gran jurado de Los Ángeles, que esta vez encontró méritos para acusar al ciclista ante los tribunales.

Hamilton también sostiene que muchas veces encontró el Epo en los refrigeradores de las habitaciones de Armstrong y que lo vio inyectarse. Y cuenta que una vez, en medio de una carrera, viajaron en secreto a Valencia (España) para hacerse una transfusión de sangre. ?Para el programa 60 Minutes otro duro golpe a Armstrong fue el testimonio de George Hincapié, tenido como el más leal de sus compañeros de equipo, quien declaró que lo vio dopándose. El entorno de Lance aseguró que él no había dicho eso y que pronto lo desmentiría, pero no fue así.

Lo curioso es que Hamilton, Landis y otros testigos de la Usada ya confesaron haberse dopado, por lo cual recibieron sendas sanciones. El primero, por ejemplo, se retiró del ciclismo en el 2009, luego de dar positivo dos veces por drogas. Para Bryan Daly, el abogado de Armstrong, ello debilita la acusación. El mismo ciclista ha dicho en su vehemente defensa que las recriminaciones se basan en varios testimonios anónimos y que para hundirlo la agencia les ha ofrecido compensaciones a algunos testigos. Cree además ser el chivo expiatorio de una cacería de brujas de la Usada, la cual pretende tapar su mala gestión, arrebatándole los siete triunfos en el Tour de Francia, el gran objetivo de lo que Lance califica como un “vil complot” en su contra.
LO MÁS VISTO