Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Celia Cruz es la reina del rating

Celia Cruz es la reina del rating

REVISTA JET-SET

La serie de la Guarachera de Cuba tiene enamorados a los televidentes del Canal RCN, por encima de producciones como Diomedes, el cacique de la Junta y Lady, la vendedora de rosas. El dramatizado, que domina el rating del prime time, recrea su infancia, su amor eterno por Pedro Knight, su exitosa carrera musical y su muerte en 2003. ¡Azúcar!
Celia cantó en la Sonora Matancera y en la Fania. Su voz estuvo vigente durante cinco décadas en las que ganó varios premios por canciones como Quimbara, Burundanga, Te busco, La negra tiene tumbao y La vida es un carnaval.
Por: 22/10/2015 00:00:00
Después de frenar varias veces la serie por falta de una protagonista que le diera la talla a Celia Cruz, por fin la historia de la Guarachera de Cuba llegó al Canal RCN y tiene pegados a los televidentes, a tal punto que domina el rating de los dramatizados del prime time. Su libretista, Andrés Salgado, el mismo del Joe y Perro amor, y autor del libro Martirio, cuenta que cuando le ofrecieron escribir Celia se asustó mucho. “Estamos hablando de la mujer latina más importante del siglo XX, sin duda”. Con su poderosa voz, su excéntrica imagen y su grito “¡Azúcar!”, revolucionó el hasta entonces masculino mundo de la música tropical. Grabó cerca de 80 discos y cantó con Tito Puentes, Johnny Pacheco, Willie Colón, Oscar de León y muchas estrellas más.
Pero lo que más impactó a Andrés y al otro libretista, Paul Rodríguez, no fueron sus éxitos sino esa dualidad entre la Celia artista y su faceta personal. “Esa mujer que se subía al escenario desbordante de alegría, llena de joyas, vestidos brillantes, pelucas y tacones exóticos, era completamente diferente en su privacidad: introvertida, acomplejada e insegura. Siempre fue una señora sencilla, no la show woman que todos conocían”, dice Salgado.
Esa simplicidad implicó para ellos un desafío mayor: “Celia no era promiscua, ni infiel, ni drogadicta; era un ama de casa, un personaje totalmente blanco. Después de investigar casi dos años sobre su vida, fui donde Samuel Duque, presidente de Fox Telecolombia, y Fernando Gaitán, de RCN, y les dije: ‘¿Qué hago? ¿De dónde me agarro para armar una historia?’”, cuenta Salgado. Sin embargo, ya era de por sí atractivo mostrar el drama de una mujer que creció en el humilde barrio Santo Suárez en La Habana, Cuba, y que llegó a tener una estrella en el Paseo de la Fama en Hollywood. “La gente conoce su música pero no su lado humano, y eso fue lo que quisimos hacer con la serie”.
Úrsula Hilaria Celia de la Caridad Cruz Alfonso era hija de Simón Cruz, un fogonero de los ferrocarriles de Matanzas, y de la ama de casa Catalina Alfonso Ramos. Tuvo cuatro medio hermanos y entre sus obligaciones de niña estaba arrullar con canciones de cuna a los más pequeños de su familia; así empezó a cantar. Esta afición fue avalada por su madre, aunque su padre se opuso pues quería que fuera maestra. Él pensaba que las artistas eran todas unas prostitutas. En 1950, desafiando a su papá, Celia entró a la Sonora Matancera, allí conoció al hombre de su vida, Pedro Knight, trompetista y contador de la orquesta más importante de la época. El músico tenía una fama de mujeriego bien ganada, como lo deja ver el actor puertorriqueño Modesto Lacen en la pantalla. “Celia me contó que cuando conoció a Pedro, él tenía 14 novias al tiempo, pero aún así se enamoró de él porque la trataba con mucha delicadeza. La conquistó en un viaje que hicieron a finales de la década del 50 a Santiago de Cuba, donde se arrodilló y le dijo: ‘Yo me voy a convertir en tu esclavo’. Él tenía un mal carácter de película, pero nunca lo vi alzándole la voz, ella era la que mandaba”, recuerda Luis Falcón, un amigo muy cercano a la pareja.
Luis, quien asesoró parte de la serie, cuenta que, contrario a lo que se podría pensar, a la “negra del tumbao” no le gustaba la bulla y muy pocas personas podían entrar a su casa en Nueva Jersey, entre esos contados amigos estaban Omer Pardillo, su exmánager, quien hoy es el albacea universal de su patrimonio y que en la serie aparecerá bajo el seudónimo de Manuel Prado. En la intimidad de su hogar le escribía cartas a sus fanáticos, le gustaba ver telenovelas y cocinar. “Preparaba platos muy ricos. Ella y Pedro –quien sufría diabetes– siempre estaban a dieta, nos hacían pechuga de pollo, fríjoles y picadillo”, recuerda Luis.
La teleserie recreará esos momentos personales de Celia, como cuando se exilió de Cuba en 1960, teniendo que dejar a su mamá enferma de cáncer y sin poder asistir a su entierro, dos años después, porque el régimen no se lo permitió. “Sobre la Guarachera y Fidel Castro se han tejido toda clase de mitos. Dicen que cuando Fidel estaba recién posesionado llegó al teatro donde ella estaba cantando y le mandó a decir que quería que le dedicará una canción. Ella preguntó: ‘¿Dónde está el comandante?’; y cuando se lo señalaron dio el concierto mirando hacia al lado opuesto. Eso golpeó el ego del dictador”, narra Salgado. Cuando Celia salió de la isla, el gobierno castrista prohibió a los cubanos, aunque no oficialmente, escuchar la música de la intérprete del Yerberito moderno. Desde entonces lo más cerca que estuvo de su país fue en 1990 cuando dio un concierto en la base naval de Guantánamo, pero desde la parte estadounidense. Ese día se acercó a la malla que divide las dos naciones, metió la mano por debajo, recogió tierra cubana y pidió que la enterraran con ella.
Celia murió el 16 de julio del 2003, a los 78 años, por un cáncer cerebral. La artista afrontó su enfermedad con valentía, nunca perdió el glamour, y convirtió casi que en un mantra su canción La vida es un carnaval, que decía: “Oh, oh, oh, ay, no hay que llorar, que la vida es un carnaval y las penas se van cantando…”. “Ella no hablaba de la muerte, lo que decía era: ‘Cuando me vaya...”, cuenta Omer, su exmánager. Quería que la recordaran como una mujer alegre, que amaba cantar y con una sobredosis de ¡azúcar! Así es como la ven ahora los televidentes que la han hecho la reina del rating.
LO MÁS VISTO