Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La Tele 20 años después un sit down tragedy

La Tele 20 años después un sit down tragedy

Revista Jet-set

Martín de Francisco y Santiago Moure regresaron con La Tele, el programa que los lanzó a la fama hace 20 años con sus ácidas críticas a la “chibchombianidad”. Pero esta vez no es en televisión sino en la tarima de Gaira Café Cumbia House, el bar de Carlos Vives, quien los descubrió como humoristas.
En los años 90 Martín de Francisco y Santiago Moure se convirtieron en referentes de una generación que usaba el humor para criticar el exceso de patriotismo y burlarse de los corruptos. Foto: ©Imagen Reina/13.
Por: Edición 26716/9/2013 00:00:00
“Quisimos hacer un espectáculo que reflejara de alguna manera lo que somos hoy en día: dos personajes descreídos, escépticos y 20 años más viejos”, dice Martín. El proceso de creación de la nueva versión de La Tele duró dos años. Inicialmente escribieron un texto de casi 200 páginas que fueron depurando hasta convertirlo en un formato de hora y media. “Nuestra intención no es hacer reír, tal vez nosotros damos risa pero no contamos chistes, y tampoco creemos que somos chistosos. Para eso están otros comediantes que sí saben de eso”, complementa Santiago. El estreno fue el 26 de agosto y se presentarán todos los lunes durante dos meses. Jet-set los entrevistó durante un ensayo previo al estreno.
¿Con qué se van a encontrar los espectadores de La Tele en teatro?
Santiago. Se van a encontrar con Moure y De Francisco, un sit down tragedy.
Martín. Con algunas historias de nuestras vidas, con confesiones vergonzosas y opiniones sobre varios temas de Colombia.

¿Qué ha cambiado desde que hacían el programa, hace 20 años, a ahora?
Martín. Terminamos haciendo lo que dijimos que nunca íbamos a hacer y, respecto a Colombia, no ha cambiado mucho, siguen saqueando al país.

¿En qué evolucionará La Tele?
Martín. En que es en teatro, sigue cierta vehemencia y muchas culpas nuestras serán reconocidas, estaremos hablando de cosas muy íntimas e ignominiosas de nuestras vidas durante estos años.

Ustedes están condenados a trabajar juntos. ¿Cómo confluyen dos personalidades tan distintas?
Santiago. Juntos o separados, estamos condenados a trabajar. Martín y yo encontramos en la dificultad de estar juntos una manera de relacionarnos.
Martín. Nos toca trabajar juntos porque nos complementamos bien, pero nuestra pasión es descansar.

¿Cómo es la Chibchombia que van a retratar ahora?
Martín. Como un país en el que la falta de rigor es cultura y donde existe también la cultura del latrocinio.

¿Sigue siendo Colombia una fuente de humor?
Santiago. No se podía esperar menos del tercer país más feliz del mundo. Colombia tiene un humor violento.

¿Antes se burlaban de Jairo Alonso, Rodrigo Beltrán, La Negra Candela y Jorge Barón. ¿Ahora de quiénes se van a burlar?
Martín. De nuestra clase política, la televisión y de nosotros mismos.
Santiago. Y de los lectores de Jet-set.

¿Qué pasó con los parientes de la familia De la Cerda y Doña Anciana?
Santiago. Todos siguen vivos de milagro y Doña Anciana va a resucitar de entre ellos.

¿Cómo ha madurado su forma de hacer humor en estos años?
Santiago. Haciendo una hora diaria de ejercicios de humor temprano en la mañana.
Martín. No, no ha madurado, siempre hay un espíritu infantil en todo esto.

¿Los han censurado alguna vez?

Santiago. Todos los días, la corrupción es la más severa de las censuras.

¿Le temen a caer en el reencauche?
Santiago. Estamos en el reencauche desde 1993.

¿Para hacer humor hay que ser, en cierto modo, un desadaptado?
Santiago. Cuando niños nos señalaron por indisciplinados. Ahora hicimos de la indisciplina una forma de ganarnos la vida.
Martín. No lo sé, yo sí siento que me he adaptado y eso no habla bien de mí.

En un país en el que se le rinde culto a la belleza, ¿cómo sobreviven un par de feos?
Santiago. Como sobrevivirían un par de bellos en un país que le rindiera culto a la fealdad.
Martín. En este país casi todos somos feos, así que estamos donde es.

Después de hacer La Tele en televisión, Santiago se volvió actor y Martín comentarista deportivo. ¿Se vendieron al sistema que tanto critican?
Santiago. Estamos en las entrañas del monstruo. Exactamente en el yeyuno.
Martín. Si ser locutor deportivo es ser un vendido al sistema, entonces sí.

¿Qué errores del pasado no quieren repetir en esta nueva versión?
Martín. No queremos burlarnos de gente que no se pueda defender.

Ustedes que critican tanto el patriotismo, ¿qué los hace sentirse orgullosos de haber nacido en Colombia?
Santiago. Cuando alguien se equivoca cantando el himno.
Martín. A mí me avergüenza sentirme orgulloso por lo que sea, claro, me siento orgulloso por ejemplo cuando un deportista colombiano gana, pero ahí el logro es de ese deportista y montarme a ese bus de la victoria me parece que no tiene ninguna clase de presentación.

¿Qué opinión tienen de Juan Manuel Santos?
Santiago. El actual comediante de la república.
Martín. Creo que sería mejor presidente Enrique Santos.

¿El papa Francisco?
Santiago. ¿Santos?
Martín. Yo quiero una papisa.

¿El procurador Ordóñez?
Santiago. Papable.
Martín. Para estar todavía en la Edad Media es muy moderno.

¿Falcao?
Santiago. Vivirá en el paraíso... Fiscal.
Martín. El jugador de fútbol más importante de Colombia en la historia.

¿Shakira?
Santiago. Está loca con su tigre.
Martín. Es muy importante, sus logros son innegables.

¿Pacho Santos?

Santiago. Humor negro.
Martín. No debería ser candidato.

¿Álvaro Uribe?

Santiago. Siguiente pregunta amigo.
Martín. Las personas que dicen que la chumbimba funciona me parece que agravan la situación.

¿Tienen algo más que agregar?
Santiago. Sí, que todo esto, como en la vida, no hay que tomárselo tan en serio.
LO MÁS VISTO