Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Carmen Larrazábal y sus 1369 verdades sobre el sexo

Carmen Larrazábal y sus 1369 verdades sobre el sexo

REVISTA JET-SET

Esta sexóloga mordaz respondió, en el libro 1369 preguntas sobre sexo, las inquietudes de más de ocho mil personas que no se atrevían a hablar de su intimidad. Temas como el homosexualismo, los embarazos prematuros, los cuernos y las armas de la conquista femenina llamaron la atención de esta comunicadora innata.
La sexóloga Carmen Larrazábal Parodi también es abogada. De ahí las asesorías legales a las mujeres que han sido víctimas del maltrato físico. “Mi insistencia es que ellas deben denunciar al agresor y abrirse de la relación de pareja”, dijo.
Por: 5/11/2015 00:00:00
El libro 1369 preguntas sobre sexo surgió del contacto de la sexóloga Carmen Larrazábal Parodi con los oyentes de varias emisoras de RCN Radio, donde trabaja desde hace seis años, incluyendo La Fantástica, y de su programa en el Canal Uno, Juntos a las 3. Cada año, esta abogada vallenata, locuaz y de lenguaje directo, respondía más de ocho mil inquietudes, en especial a los padres y jóvenes que bajo el manto del anonimato le preguntaban acerca de temas como la disfunción eréctil, la infidelidad y los miedos en las relaciones de pareja. En la actualidad adelanta la investigación de este tipo de contenidos para el Canal Fox y asesora, desde el punto de vista legal, a las mujeres que han sido víctimas de violencia intrafamiliar. También conduce el videoblog Doctora fantástica que transmite por YouTube y en las páginas virtuales de los medios radiales de la organización Ardila Lulle.
¿Cuál es el ranking de las preguntas más recurrentes que le hacen las mujeres? –Siempre preguntan cómo abordar una relación o por las armas de conquista. Continuamente se cuestionan cómo amarrar al hombre para que se quede con ellas y no con otra. Yo les respondo dependiendo del contexto, porque cada caso es particular. 
A propósito, ¿cómo conquistan las colombianas? Hay quienes dicen que la ropa ajustada sigue siendo la gran arma de seducción. –Las colombianas quisieran conquistar a través del cerebro, pero terminan haciéndolo a través de sus atributos físicos. Le dan mucho valor a la belleza. ¿Por qué? Aún hay hombres que no valoran a una mujer inteligente, documentada y estructurada por temor a que los opaquen a nivel profesional. Muchos quieren una leve sumisión, que para mí es una gran sumisión, al final de cuentas.
¿Qué tipo de preguntas le hacen los hombres? –Les interesa cómo aumentar el tamaño del pene. Esto se puede hacer a través de cirugías de alto espectro para introducir unas válvulas. El tamaño no es útil, si ellos no aumentan el número de caricias, los juegos preliminares y besos con la pareja. Por eso hay muchos fracasos en la cama.
¿A la mujer le importa el tamaño? –Le importa en la medida en que piensa que de esta manera encuentra placer. Finalmente, las mujeres les damos más valor a las caricias, al tamaño de los detalles y a la seguridad que el hombre le proporcione.
¿Los hombres colombianos se rajan en materia de caricias y conquista? –Claro, porque no cultivan el amor. Implantan la semilla y se olvidan de ella. A nosotras nos gusta que nos consientan, que nos estén llenando de palabras bellas. Solo queremos un café y una buena conversación. Nos encanta ser escuchadas y escuchar. Deseamos servir de apoyo y ser apoyadas. 
¿Ellos también tienen bajas calificaciones en la cama? –Hay machistas que no aceptan que sus mujeres tengan orgasmos. Así mismo, muchos son víctimas de disfunciones eréctiles debido a factores como la inseguridad, estrés, hasta por el clima y la mala alimentación. Los hombres se llenan de grasas saturadas que atacan al sistema circulatorio y por eso no hay una erección perfecta. 
¿Qué tanta pornografía consumen las parejas para estimular la sexualidad? –Es una herramienta poco usada en el proceso de estimulación. La pornografía es un modelo erróneo a seguir: si lo que pasa en las escenas no sucede en la realidad, pues obvio que esto deja frustraciones. 
¿Qué tanto le preguntan los padres acerca de la educación sexual de sus hijos? –Les interesa saber si sus hijos son homosexuales o lesbianas. Hay mitos alrededor de esto, y por eso hay preocupación. También se intranquilizan cuando los adolescentes se masturban mucho o están en riesgo de enfrentar los embarazos prematuros. Los papás modernos quieren hablar de la sexualidad en casa, pero tienen dificultades para arrancar. 
¿La euforia que hay alrededor de lo digital o el ciberespacio obliga a nuevas reflexiones acerca del sexo? –La gente pregunta si es infiel cuando tiene cibersexo o una relación virtual, sin que haya besado a la persona que está en la pantalla. Muchos se preguntan: “¿Cuando me desnudo en un chat con alguien soy infiel sin que haya contacto físico?”. 
¿Hay infidelidad o no en estos casos? –Eso tiene que ver con los códigos morales de cada persona. El concepto de infidelidad es subjetivo: donde empieza la infidelidad para ti, termina para mí. Para cada quien es un universo aparte.
¿Qué tantos interrogantes le plantean los jóvenes acerca del sexo? –Les preocupa su desempeño sexual, de cómo deben impactar a la pareja. Muchas veces se olvidan de la precaución y ponen en juego la salud con enfermedades de contagio. En mi condición de orientadora los invito a conocer el gran universo de los preservativos: los hay de todas las tallas, texturas y sabores.
En pleno siglo XXI, la virginidad produce risas en muchos. –Porque creen que es un término que pasó de moda. Para perder la virginidad hay que estar maduro a nivel corporal y cognitivo. Las emociones y el cerebro tienen que estar a la altura del paso que se va a dar. 
¿El sexo está sobrevalorado? –Sí. Nos hemos olvidado de otras variables como el afecto, la fraternidad y la amistad en pareja. La pasión se tiene que acabar en algún momento y todo lo que mencioné anteriormente es lo único que queda.
¿Qué impacto tiene una mala sexualidad en el estado de ánimo? –Nos cambia mucho. Nos hace ver menos afables y rozagantes. Al ver una apariencia opaca entra la frustración.
¿Cómo enamoran los colombianos? –Lo estamos haciendo de manera virtual: por los pequeños mensajes de WhatsApp y unos diminutos emoticones. Debemos rescatar el verdadero amor para evitar las relaciones disfuncionales. Hay que retomar el cara a cara para lograr una mejor comunicación.
¿Qué mitos y tabúes sobreviven frente a la sexualidad? –Que el sexo es malo y que no te puedes masturbar porque te vas enfermar. Hay quienes dicen: “Te vas a morir en la medida en que tengas relaciones de manera desenfrenada”. Aún hay mujeres que creen que van a quedar embarazadas desde la primera noche. En fin, el imaginario cultural es muy grande.
¿La mujer tiene dominio en la cama? –No. Y la que lo intenta es mal vista. 
¿Se puede aprender a ser buen amante? –Hay quienes nacen con la predisposición genética. Solo que si no tienen consideraciones como la higiene y no piensa en el placer del otro, entonces no se puede decir que esta persona sea buen polvo.
Los colombianos comen cocteles de camarón y chontaduro para tener vitalidad sexual. ¿Esto funciona? –Los afrodisíacos no existen. Basta con tener un régimen alimenticio bajo en grasa y rico en carbohidratos naturales para tener una buen faena sexual.

LO MÁS VISTO