Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La revancha del buenmozo

La revancha del buenmozo

Revista Jet-Set

Ben Affleck, quien se había vuelto el símbolo del fracaso en Hollywood, renace y sorprende al mundo con el triunfo de su película Argo en los recientes Premios Oscar.
Affleck, alcohólico rehabilitado, agradece el Oscar a Mejor Película por Argo, filme que también ganó el galardón a Mejor Guion Adaptado y Mejor Montaje. El artista dirigió, produjo y protagonizó la cinta, que evoca la crisis de los rehenes de Irán en 1979. Foto: Look Press Agency
Por: 14/3/2013 00:00:00
En 1998, Ben Affleck y Matt Damon, dos viejos amigos de la infancia y parientes lejanos, sorprendieron al mundo al ganarse el Oscar al Mejor Guion Original por la cinta En busca del destino (Good Will Hunting), dado que eran poco conocidos y muy jóvenes. Damon tenía 29 años y en ese momento la expectativa obvia fue que la carrera de Affleck, dos años menor y mucho más buenmozo, despegaría y él se consagraría como un astro imparable de Hollywood.

La realidad fue otra. Matt se convirtió en el actor más rentable de la meca del cine, pues, según Forbes, por cada dólar que recibía por sus papeles, las productoras recaudaban 29. Lo logró, en parte, con la saga del espía Jason Bourne, por lo cual se llegó a decir que las iniciales JB ya no evocaban al emblemático agente 007, James Bond, sino al personaje de Damon.

Mientras tanto, Ben hacía el oso y protagonizaba una lista interminable de películas malas como Armageddon. “Él es una estrella chapada a la antigua”, comentó hace poco Cosmo Landesman, crítico de cine del londinense The Sunday Times, y agregó: “Creo que lo que decepcionó a la gente de él fue Pearl Harbor, un desastre para su carrera. Además, su amistad con Matt Damon también lo afectó. Ese fue un ejemplo temprano de ‘bromance’ (así se le llama en Estados Unidos a una relación cercana, no sexual, entre dos hombres). Luego, su noviazgo con Jennifer López le costó el rechazó del público”.En efecto, tras su éxito temprano en los Oscar, Ben tomó el camino fácil y se convirtió en un playboy que iba de romance en romance. Uno de los más sonados fue con Gwyneth Paltrow, aunque no duró mucho.

Después, Affleck se enamoró de Jennifer López, la bomba sexy del momento, pero la relación fue descrita por un amigo del actor como “una muerte lenta”. “A pesar de los apasionados besos en público, ellos eran incompatibles: a él le gustaba ir de parranda con sus amigos y jugar (es un consumado jugador de póquer) hasta altas horas de la noche, mientras que ella prefería ir a dormir temprano”, recordó The Sunday Times en un reciente perfil que publicó del artista. Finalmente, él rompió el compromiso matrimonial que había sellado con JLo regalándole un enorme diamante rosado.

Este noviazgo dejó feas secuelas. Ellos aprovecharon su popularidad como los protagonistas de uno de los romances más sonados del espectáculo para filmar dos cintas que fueron un rotundo fracaso: Jersey Girl y Gigli, que ha llegado a ser calificada como una de las peores de la historia. Así, todo lo que llevaba el sello de “Bennifer”, como fue bautizada la pareja, se convirtió en sinónimo de ridículo.

Ben, quien solo estudió un semestre en la Universidad de Vermont, también vivió días oscuros debido a su alcoholismo, herencia de su padre. “Cayó hondo en un innecesario abuso (…). La gente solo tenía una mala impresión de él, y fue duro para mí ver aquello durante esos años”, le dijo recientemente Matt Damon a People.

Affleck se rehabilitó y formó un matrimonio que hoy es considerado como modelo en Hollywood con la también actriz Jennifer Garner, con quien tiene tres hijos, Violet, Seraphina y Samuel. La familia feliz vive en Los Ángeles, a pocas cuadras de Damon.

En cuanto al cine, como buen jugador de póquer, sabía que una buena mano habría de llegar y esperó. Poco a poco fue ganándose la confianza del público y sus colegas como director de las cintas Gone Baby Gone y The Town. En los pasados Premios Oscar obtuvo su reivindicación total, pues su cinta Argo, sobre la crisis de los rehenes en Irán, en plena revolución islámica en 1979, fue nominada a siete estatuillas y recibió tres, incluida la de Mejor Película. Ello luego de barrer en los Globo de Oro, los Bafta y los Screen Actors Guild. Affleck dirigió, produjo (junto a George Clooney) y protagonizó esta cinta, con la que no solo alcanza a Matt Damon en relevancia, sino que lo hace comparable a una leyenda como Clint Eastwood, quien también suele desempeñar distintos roles en sus exitosas producciones.
LO MÁS VISTO