Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La realeza en Ascot

La realeza en Ascot

Revista Jet-set

Como cada año, la reina Isabel presidió las célebres carreras de caballos en la campiña inglesa, el acontecimiento social más glamuroso y derrochador de la temporada hípica.
La reina en la Procesión Real del Ladie’s Day. Vestía un abrigo turquesa de Angela Kelly y sombrero de Richard Trevor-Morgan. Con ella, su esposo Felipe de Edimburgo y su nieto Harry. Foto: Look Press Agency.
Por: Edición 28524/6/2014 00:00:00
Ascot desplegó otra vez un ritual que se remonta a 1711, cuando en un paseo por la campiña de Berkshire, la reina Anne descubrió un terreno que bien podría servir para una carrera de caballos. Ese mismo año se inauguró el Royal Ascot, que ahora figura entre los torneos mejor dotados del mundo, con premios de nueve millones de dólares. Los cinco emocionantes días, como siempre, fueron presididos por la reina Isabel II, quien es además una exitosa criadora desde los años 60, cuando comenzó a supervisar ella misma los ejemplares que le dejó su padre George VI, en sus establos de Sandringham, Polhampton, Wiltshire y Hampshire, entre otros.

La cita, con la participación de toda la familia real, se ha vuelto además muy conocida en todo el planeta por los estrafalarios sombreros que suelen llevar las damas, en especial en el Ladie’s Day, dedicado a ellas. Pero la verdad es que estos accesorios son solo un mínimo detalle de la rigurosa etiqueta, los ríos de champaña y el flirteo que envuelve este evento, “la quintaesencia de la francachela inglesa”, como lo llamó Pippa Middleton, la hermana de la duquesa de Cambridge, en un reciente artículo para Vanity Fair.
LO MÁS VISTO