Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Billares Londres la nueva rumba en el centro de Bogotá

Billares Londres la nueva rumba en el centro de Bogotá

Revista Jet-set

El que por décadas fue uno de los billares tradicionales de Bogotá, hoy es el templo de la música electrónica. Muchos famosos rematan sus noches de rumba en este lugar que le ha dado estatus al centro de la capital, al estilo de ciudades como París y Nueva York donde en este tipo de sectores confluyen bares de moda con otros del bajo mundo.
Los socios de Billares Londres, amigos de rumba desde hace tiempo, recuperaron este tradicional sitio bogotano donde en los años 80 y 90 los universitarios y políticos del centro iban a jugar billar y tomar cerveza. Foto: Camila Reina/14.
Por: Edición 2868/7/2014 00:00:00
Desde hacía mucho tiempo un lugar no despertaba tanto entusiasmo como últimamente lo ha hecho Billares Londres, y lo curioso es que está ubicado en el centro de Bogotá, rodeado de amanecederos underground, donde pocos podrían imaginar un ambiente como el suyo. Una puerta de madera en la carrera Séptima con calle 21 engaña a los asistentes que cuando suben las escaleras se topan de frente con un espacio imponente y majestuoso, que aunque fue restaurado del suelo hasta el techo, todavía conserva muchos detalles del antiguo Billares Londres, un ícono de la ciudad en los años 80 y 90. Hoy se congregan allí famosos e influyentes a gozar de la mejor música electrónica del país. Un viernes o un sábado cualquiera es fácil encontrarse a los hermanos Manolo, Francisco y Juancho Cardona; a las modelos Toya Montoya o Daniela Pinedo, o la relacionista Alina Vélez, entre un sinnúmero de personajes de la televisión y la moda, que salen de su rumba y van a rematar a este agreste lugar.

Como suele pasar con las grandes ideas, este sitio nació de una conversación entre Mauricio Fonnegra, novio de la actriz Carla Giraldo; Julián Gómez, y Julio Victoria, durante un verano en Berlín. Estos tres DJ colombianos estaban aburridos de no tener dónde tocar en Colombia y por eso a su regreso al país decidieron montar su propio bar. Convocaron a su parche de amigos para que invirtieran en su proyecto. Hace dos años empezaron a buscar locación y encontraron esta casa abandonada en el centro de Bogotá que por décadas fue uno de los billares más tradicionales de la ciudad. “La primera vez que entré me acordé cuando salíamos de la universidad en los huecos y veníamos a jugar billar pool con los amigos y a tomar cerveza. Me dio lástima ver cómo se estaba cayendo”, dice Julián. La remodelación estuvo en manos del arquitecto Martín Ramírez quien conservó muchos elementos antiguos como el piso, las lámparas retro y los murales originales en los que aparecen los sitios más simbólicos de Londres, Roma, España, India, sin olvidar, claro está, a Monserrate, Guadalupe y la Torre Colpatria.

Billares se divide en tres ambientes: el bar con una barra en mármol, una terraza para los fumadores con vista a la carrera Séptima y un main room que es el centro de la fiesta. “Queríamos romper el concepto de que la música electrónica solo se puede oír en un sitio oscuro y crear un espacio que tuviera salas dónde sentarse a tomar un buen trago en una copa de vidrio y no en un vaso desechable”, afirma Julián. A finales de julio abrirán restaurante. La propuesta gastronómica, a cargo de María Antonia Vélez, Juan Manuel Ortiz y Alejandro Gutiérrez, chefs y creadores del restaurante Salvo Patria, consiste en un menú inspirado en los platos tradicionales de los pubs londinenses pero con influencias de la comida colombiana.

Sus asiduos visitantes dicen que lo mejor de este sitio es la música, que es difícil oír en otro rumbeadero de Bogotá. Por su tarima han pasado exponentes de la escena internacional como Konrad Black, Brian Elliot o Anthony Collins, junto con los más importantes DJ locales como Don Gerard, Memek y Nicolás Moreno, hijo del presidente del BID, Luis Alberto Moreno. “Recientemente estuve en un festival en Los Ángeles y me sorprendió que mucha gente me preguntará por Billares”, dice Ila Benavides, una de las socias fundadoras. El sitio está equipado con un sistema de sonido del más alto nivel.

Billares Londres es un lugar donde todos quieren estar porque se pasa bueno y se oye buena música con la tranquilidad que da estar rodeado de buenos amigos. “Tenemos un filtro muy riguroso a la entrada, como cualquier capital del mundo hay bares donde no todos pueden entrar sin llegar a sonar elitistas o fachistas porque no queremos eso, pero sí que las personas que vengan tengan una forma de vestir bonita y conozcan cómo es la rumba de afuera”, dice Ila. Es un club privado e incluso ya han carnetizado a la mayoría de sus clientes. El cover es de 30 o 40 mil pesos, dependiendo del evento de la noche.

Por ahora muchos seguirán pasando frente a su fachada sin imaginar que en ese lugar, que está ubicado cerca de cafetines y teatros porno, queda uno de los bares de moda en Bogotá.
LO MÁS VISTO