Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La Toya Montoya lucha contra el cáncer de su hermana

La Toya Montoya lucha contra el cáncer de su hermana

REVISTA JET-SET

La modelo y su hermana Carolina Montoya, quien tiene cáncer de seno, enfrentan con optimismo un duro episodio. La Toya Montoya emprendió una campaña que invita a ondear el pelo en las redes sociales para espantar este flagelo. Con la iniciativa busca donaciones para la Fundación Ellen Riegner de Casas que ha beneficiado a 70 mil personas.
Toya Montoya entusiasmó a su hermana Carolina para que hiciera la dieta de las modelos y enfrentara de manera saludable las largas sesiones de quimioterapias.
Por: 21/5/2015 00:00:00
El 19 de septiembre del año pasado Carolina Montoya, la hermana mayor de la modelo Toya Montoya, sintió un incómodo corrientazo a la altura del busto. Como el día anterior había estado en una fiesta, le atribuyó el malestar al trasnocho o algunos de los aperitivos que prepararon sus amigos. 
Ante la insistencia del dolor, una corazonada se apoderó de su tranquilidad y la hizo pensar en que algo muy delicado amenazaba a su salud, que hasta ese día había sido inquebrantable. El lunes, cuando la voz interior se volvió reiterativa y empezó a alarmarla, pidió una cita donde el médico, quien de inmediato le autorizó los exámenes de rigor. Tras realizarse una mamografía y una ecografía, descubrió el terrible diagnóstico que le cayó como un balde de agua fría. Y no era para menos: “Tienes cáncer. Te apareció de manera silenciosa”, le dijo el especialista.
El impacto de la noticia le dejó la mente en blanco durante unos cuantos segundos. Ni siquiera se tomó el minuto completo. Carolina pensó de inmediato en sus tres hijos: de 11, 7 y 5 años, respectivamente. En medio de aquel drama, se abrió una puerta con un tema alentador y es que la administradora de empresas estaba a tiempo para emprender la lucha contra una enfermedad que muchas personas relacionan con la muerte.
“Jamás he pensado en la posibilidad de morirme y he mirado mi situación de otra manera. Empecé a darle mucho más valor a la familia y a no molestarme, ni a estar malgeniada, por cosas que no valen la pena. Lo material pasó a un quinto plano”, dijo Carolina Montoya. 
En su familia no existían antecedentes de problemas oncológicos, ni habían vivido en carne propia situaciones similares. La vida de la Toya, desde que se inscribió en el Reinado del Mar de Santa Marta, más sus desfiles y campañas publicitarias impregnaban a todos de un bálsamo continuo de momentos felices. “Por lo que le ha pasado a mi hermana solo puedo decir que no importan los trillones de dólares, ni los roperos llenos de vestidos, zapatos y carteras. La vida se puede disfrutar con cosas pequeñas”, afirmó la top model colombiana.
Ante la calamidad familiar, la Toya capitalizó su popularidad a favor de la estrategia Do the Shake, algo así como “Sacúdete”, con el fin de llamar la atención frente a la amenaza del cáncer. La bella samaria invitó a sus amigos, seguidores y líderes políticos a grabarse mientras mueven el pelo y a subir el video en las redes sociales. María Clemencia Rodríguez de Santos, Vicky Dávila, Andrea Serna y Claudia Bahamón, entre otras personalidades, atendieron el llamado de la Toya Montoya. La campaña es similar al Ice Bucket Challenge, o “Desafío del balde de agua fría”, contra la esclerosis lateral amiotrófica, que se convirtió en tendencia en Twitter y Facebook.
Con la iniciativa de la modelo colombiana y de su hermana Carolina se buscan donaciones que más tarde serán canalizadas a través la Fundación Ellen Riegner de Casas, creada hace unos diez años en memoria de la esposa del periodista y exministro de comunicaciones Alberto Casas Santamaría, de La W. En este tiempo, el organismo ha beneficiado a unas 70 mil personas de bajos recursos que padecen problemas oncológicos. Las ayudas contribuirán al suministro de medicamentos, tratamientos como quimioterapias y radioterapias, asistencia psicológica para subir la autoestima, subsidios de transporte y albergues para los que viven fuera de Bogotá. 
Las aportes monetarios se pueden hacer en la página web de la institución www.dotheshake.org con tarjetas de crédito o consignaciones en los puntos de Baloto. Los recursos serán destinados, además, a la elaboración de pelucas para las mujeres de los estratos menos favorecidos. “En mi caso las usé al principio de la enfermedad para evitar que mis hijos sufrieran por los cambios físicos que me generó el cáncer. Después de la operación me la quité”, dijo Carolina Montoya, quien hace poco se vinculó a la Liga de Lucha contra el Cáncer. A diario ofrece algunas charlas de motivación entre pacientes que se encuentran en la etapa inicial de esta afección que solo en Colombia ataca a 33 mil personas al año, según reportes del Ministerio de Salud y Protección Social. 
“Cuando me descubrieron el tumor, tenía dos opciones: sentarme en una silla a llorar o enfrentarme a esto con alegría y fortaleza”, recordó la hermana de la modelo samaria. Hoy, la Toya le trasmitió todos los cuidados nutricionales que aprendió durante la carrera del modelaje con el propósito de que Carolina resista el tratamiento de un año de quimioterapias que recomendó el oncólogo. “Ojalá se volviera vegetariana. Pero como no le gusta este estilo de vida, empezó a comer solamente carnes blancas, muchas frutas y verduras”, aseguró la modelo. 
Desde que el cáncer tocó las puertas de los Montoya, las mujeres de esta familia estrecharon aún más los lazos afectivos. Las hermanas Diana, quien vive en Estados Unidos, Carolina y Toya emprendieron un viaje a México con un sentido turístico, pero también de reconciliación con la vida. Según ellas, el cáncer ha sido “un maestro”, un duro proceso de aprendizaje que jamás las va a derrumbar.


LO MÁS VISTO