Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Karen Carreño: “no me acosté con Mick Jagger”

Karen Carreño: “no me acosté con Mick Jagger”

REVISTA JET-SET

La modelo colombiana que se robó la atención del septuagenario cantante de los Rolling Stones en una fiesta privada, habló en exclusiva con Jet-set para desmentir los rumores de que pasaron juntos la noche en una suite del J.W. Marriott.
“Creo que hicimos una bonita amistad y me encantaría que siguiéramos hablando. Dijo que cuando termine su gira va a volver a Colombia".
Por: 23/3/2016 00:00:00

Antes de venir a Colombia, el cantante de los Rolling Stones llamó a su único contacto en el país, José María Reyes Santo Domingo, sobrino del fallecido Julio Mario Santo Domingo Braga. Le pidió que organizara una fiesta privada después del concierto con más mujeres que hombres. Reyes contactó a sus amigos Gerónimo Basile y Maurizio Mancini, dueños de la mayoría de lugares de rumba en Bogotá, y en el bar de sushi del J.W. Marriott, donde se hospedó Jagger, armaron la reunión.

Entre las 13 invitadas, casi todas modelos, estaban Paulina Dávila, Toya Montoya, Jessica Naimark, Julieta Piñeres, Jennifer Hernández y Karen Carreño, quien de entrada llamó la atención del mítico cantante. Conversaron un rato y luego salieron. Al día siguiente la desconocida historia estaba en boca de media Bogotá y no faltaron los comentarios perspicaces. Pero la modelo, que ha trabajado en Estados Unidos y Europa y no es nueva en su trato con estrellas internacionales, decidió contar cómo fue su noche con Mick Jagger para aplacar las suspicacias y rumores que ya van lejos.

¿Cómo fue la fiesta del Marriott? –Yo llegué cuando todos los invitados estaban sentados en una mesa del bar de sushi del hotel. Ahí estaban Gero, Mauro, José María Reyes, varias modelos; el saxofonista de los Rolling Stones, Tim Ries y una de las coristas; las dos hijas de Jagger: Jade y Georgia May; y el hijo mayor, Bobby, que trabaja con él en la serie de HBO, Vinyl. Y otras personas que yo no conocía.

¿Y los demás Rolling Stones? –No fueron. Tengo entendido que no andan juntos y que se hospedaban en otro hotel.

¿Quién la invitó? –Yo no había pensado ir siquiera al concierto porque tenía un viaje pendiente. Pero mi plan se canceló y mi amigo Gerónimo me llamó esa tarde para decirme que tenía una boleta y que si quería ir. Contesté que sí, pero después de mi clase de Kabbalah porque era la luna llena de piscis y, como piscis es mi signo, tenía que ir a recibir mi mensaje. Fue después, en Floyd, uno de los bares de él, que me invitó a una fiesta privada con Mick Jagger en el Marriott.

¿Cómo fue el acercamiento? –Como te digo, había varias modelos ahí que estaban hablando con él cuando yo llegué. Jagger se acercó a saludarme. Me dijo: “Hi, welcome”. Mi inglés es súper fluido y aparte no tengo inconveniente para entender el acento británico y el sentido del humor que manejan los ingleses, que es muy fuerte, muy agudo. Le dije que me había encantado el concierto y que adoré el momento en que gritó “Bogotá es del putas”. Luego me disculpé por llegar tarde y haberme perdido su presentación con Juanes.

¿Qué opinó de Juanes? –Que todo muy bien, que es un gran rockero. Entonces le conté que yo había hecho un video con él y me pidió que se lo mostrara.

¿Hablaron de Colombia? –Me contó que su hijo Bob había venido a la Ciudad Perdida en Santa Marta y que él también quiere ir pero no caminando cuatro días, sino de otra manera. Yo le ofrecí conseguirle un helicóptero.

¿Jagger bailó salsa? –Sí, la Toya Montoya quería ponerlo en contacto con la música colombiana y cuando sonaba algo de Carlos Vives, o algo así, lo sacaba a bailar. Bailaron un rato y luego se devolvió para donde yo estaba. Me dijo: “Oye, estoy muy cansado pero quisiera seguir hablando contigo, quisiera conocerte más”. Y me invitó a un trago en una de las terrazas del hotel.

¿De qué hablaron en la terraza? –Me preguntó por mi carrera de modelaje. Le conté que hace 15 años salí de Colombia; que fui tres años modelo de Guess; que he trabajado en Nueva York, París, Milán, Hamburgo, Munich; y que estoy haciendo una transición del modelaje a la actuación. De hecho, como hablamos de la serie Vinyl, que él escribe y produce para HBO con Martin Scorsese, pensé que en algún momento podría llegar a trabajar con ellos.

Vamos al punto… ¿Le hizo alguna insinuación para tratar de seducirla? –No. Él es un lord, un caballero.

¿Cómo es Mick Jagger? –Yo lo vi como un hombre con los pies muy sobre la tierra. Calmado. Está más allá del bien y del mal, con un ego tranquilo y una conversación fluida e interesada en los demás. No estaba tomando trago por la cuarentena. Se ve muy saludable, muy activo. Aunque igual me dijo que estaba agotadísimo por el concierto, a pesar de que pensó que la altura de Bogotá le iba a dar muy duro, pero se sintió bien.

¿Cuánto tiempo estuvieron juntos? –Como dos horas. De hecho fui yo la que le dije que era bueno que se fuera a dormir, porque lo vi cansado y tenía viaje al otro día.

¿Por qué decidió dar esta entrevista? –Porque me sorprende que una situación tan normal e inofensiva, como tomarme un trago con una persona, haya terminado en chisme de alcoba. Me incomoda que alguien pueda creer que me descresto con un rockero y que sin conocerlo me voy a ir a la cama con él. Eso ofende mi dignidad de mujer y quiero aclarar esto de una vez por todas.

¿Entonces de dónde salió el cuento de que ustedes dos salieron juntos del bar del hotel? –Porque es verdad que salimos juntos pero no fuimos a una suite como se ha dicho, sino a tomar un trago en una terraza.

¿Ha seguido en contacto con él? –Me ha escrito tres veces. La primera fue antes de irse al aeropuerto: “It was great to meet you”, decía. Yo le contesté que en México consiguiera Mezcal Amores, un trago que me encanta.

¿Planes para volverse a ver? –Quería ir al concierto de Cuba pero no voy a poder. Eventualmente me dijo que volvería a Colombia.

LO MÁS VISTO