Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Paulina Vega, la nueva estrella de la televisión colombiana

Paulina Vega, la nueva estrella de la televisión colombiana

REVISTA JET-SET

En menos de un mes, la miss universo barranquillera se ganó el corazón de los colombianos como presentadora del reality A otro nivel de Caracol Televisión. Con su espontaneidad, inteligencia y buen humor lidera el rating de la franja prime.
Antes de poner un pie en la televisión nacional, Paulina Vega presentó la ceremonia preliminar de Miss Universo. En esta prueba de fuego pasó sobrada, hasta el punto que la llamaron para conducir el concurso A otro nivel, el programa que actualmente lidera la sintonía de los canales privados.
Por: 21/4/2016 00:00:00

Paulina Vega se estrenó como presentadora el pasado 17 de diciembre, durante la gala del desfile preliminar del concurso de Miss Universo que se realizó en Las Vegas. En plena transmisión virtual la barranquillera se ciñó a los libretos de los productores para evitar errores como la omisión de los nombres de las candidatas, sin embargo, para los especialistas pasó la prueba de fuego gracias a las habilidades para improvisar frente a las cámaras y al desparpajo para manejar un auditorio frenético y bullicioso.

El 21 de ese mismo mes, cuando ya le había entregado la corona a miss Filipinas, Paulina saltó de inmediato en los radares de los realizadores del Caracol Televisión, quienes le pagaron un tiquete de regreso a Bogotá, donde empezó a negociar la presentación del concurso A otro nivel, un formato original de la cadena televisiva.

La modelo se mostró entusiasta con la propuesta, pero la estudió detenidamente durante algunos días mientras analizaba otras ofertas de la competencia.

Finalmente Paulina aceptó A otro nivel, una decisión de riesgo pero acertada que contó con los aplausos de la crítica y de los cibernautas en las redes sociales. El programa en el que compiten cantantes profesionales ante jueces especializados como Kike Santander, Fonseca y Silvestre Dangond se apropió de inmediato del rating con marcaciones cercanas al 12% de la audiencia en el horario prime time. Su enfrentado llega al 4%.

“La presentación no estaba entre mis prioridades, pero llegó sorpresivamente y la acepté. Regresé a Colombia de un momento a otro y empecé a trabajar. Hasta ahora esta experiencia ha sido divertida”, dijo la ex reina, quien vive entre Bogotá y Nueva York, donde atiende algunos compromisos con agencias de modelaje que le ofrecieron varios contratos en Estados Unidos y Brasil. Laura Dieppa, su mamá, asumió la labor de mánager y chaperona que cuida la imagen de su hija y se mantiene al tanto de las contrataciones. Ella le maneja la agenda, revisa los cuestionarios de las entrevistas que le hacen a Paulina y decide las fotografías que son publicadas en los medios impresos.

Solo de esta manera volvió a compartir con su familia, después de dos años y medio de reinados que empezaron con la oficialización del decreto de señorita Atlántico, luego el triunfo en Cartagena hasta llegar a Miami, donde se ganó el título de miss universo. “Todo ha sido tan sorpresivo en mi vida. Nada lo he planeado. Las cosas se han dado”, aseguró.

La primera vez que puso un pie en el set de grabación de A otro nivel, Paulina admitió que sintió miedo, y no propiamente por la inseguridad que la embargaba en su condición de novata: “Me dio susto después de dar el sí. Siempre he respetado el mundo del entretenimiento y sobre todo a las mujeres que llevan años de preparación en la televisión”.

Después de grabar el primer minuto del programa, la barranquillera se acercó al monitor, pero se enfrentó a la autocrítica, su peor enemigo según ella. “Estoy pendiente del pelo, de la palabrita que digo, de la forma como pongo el piecito, pero es inevitable no hacerlo cuando me miro en la pantalla. Mientras veo el lado negativo de todo, los otros me felicitan”, comentó la presentadora.

De hecho, los productores del programa de Caracol le hicieron pocos ajustes a la forma relajada y divertida que han marcado el estilo de la barranquillera. Es más, la motivaron para que fuera espontánea y risueña en su máxima potencia como lo hizo durante la avalancha de preguntas impertinentes que le lanzaron los periodistas durante el año de Miss Universo. Por eso Paulina no ha tenido libretos en el reality de Caracol. La interacción con los concursantes la prepara segundos antes de conocerlos con tanta frescura que canta, baila y cuenta chistes con ellos.

Desde que el concurso musical salió al aire empezó a proyectarse como una de las mejores presentadoras de televisión del país. Tanto así que Omar Rincón, conocido por la severidad de sus críticas en el periódico El Tiempo elogió el trabajo de la modelo: “Paulina y Linda Palma son muy bellas. Pero no basta con eso. Las dos son tiernas, espontáneas y muy cuidadosas. Se lucen sin destruir a los participantes. Sorprende la ternura y espontaneidad de la ex reina para presentar”, escribió el pasado 10 de abril.

La llegada de Paulina a la televisión colombiana subió la intensidad de los titulares de la prensa del entretenimiento debido a la publicación de noticias relacionadas con Lorenzo Botero, el novio de la presentadora, y de los roces que ella tuvo mientras el precandidato presidencial Donald Trump fue su jefe, cuando aún no había vendido la licencia del certamen de belleza a la firma WME/IMG. “Lorenzo y yo nos vamos a casar dentro de 20 años y el señor Trump está pasado de moda”, dijo para ponerle punto final a las preguntas más recurrentes y espinosas que la rodearon en los últimos días.

Mientras labra su camino como una de las mejores presentadoras del país, la atlanticense evalúa nuevas propuestas laborales, incluyendo un papel en una película. “Me hicieron la oferta, pero aún no me siento cómoda. Me tengo que preparar para meterle la ficha al ciento por ciento. Lo único que tengo claro es que jamás haré el papel de reina ni de niña tonta”, dijo.

Por lo pronto atiende los compromisos como imagen de Falabella y su trabajo en calidad de embajadora de la organización internacional Stop Hunger Now, que lucha contra la hambruna mundial. Cuando A otro nivel salga del aire la presentadora dará una sorpresa como empresaria, lo que genera especulaciones relacionadas con su incursión en el sector de los productos de belleza y de la moda. “De eso no hablaré por ahora”, puntualizó.

Con el éxito que ha tenido el concurso, las directivas de Caracol alistarán una segunda temporada y buscarán las posibilidades de vender el formato original a otros países. Paulina sigue reinando desde la televisión.

LO MÁS VISTO