NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La maldición de Athina Onassis

La maldición de Athina Onassis

REVISTA JET-SET

Al enterarse de que su esposo Doda le puso los cuernos, la heredera de la fortuna Onassis decidió dejarlo después de 11 años de matrimonio. El divorcio ha sido muy agrio y va a costarle mucha plata.
Doda y Athina en la Semana de la Moda en París en el verano de 2015. Los escoltas de ella lo sorprendieron en la cama con otra mujer en su casa de Florida.
Por: Revista Jet-set.20/12/2016 00:00:00

Con solo 31 años, Athina Onassis, la única heredera sobreviviente del magnate Aristóteles Onassis, ya está familiarizada con la llamada ‘maldición Onassis’. Su abuela, que se llamaba como ella, murió a los 45 años. Su tío Alexander fue asesinado en un atentado en un avión a los 24, en 1973, y dos años más tarde su legendario abuelo Aristóteles, devastado por la pérdida de su hijo, sucumbió ante una enfermedad neuromuscular.

La cosa no termina ahí. Christina, la madre de Athina, falleció cuando ella tenía apenas 3 años. Luego, enfrentó una batalla legal muy publicitada con su padre Thierry Roussel sobre el control de su fortuna y, hace dos años, sufrió mucho por la muerte del caballo que más amaba.

Como si fuera poco, en marzo de este año, su esposo brasileño, con el que llevaba 11 años de matrimonio, Álvaro ‘Doda’ de Miranda Neto, fue descubierto por el equipo de seguridad de Athina en la cama con otra mujer en su mansión de Wellington, Florida. Ignorando las súplicas de Doda, los escoltas la informaron del adulterio y ella inmediatamente voló a Bélgica.

Él le dijo a la revista brasileña Época: “Estoy realmente en medio de una tormenta, pero no voy a renunciar a mi amor, no será fácil, pero lucharé hasta el final”. Los amigos cercanos a la pareja afirman que nadie debe subestimar al equitador, pues es encantador y decidido. Por su parte, como la prima de la millonaria, Marilena Patronikola, asegura: “Athina es dura. Hay mucho del tío Aristo en ella”.

Después de la muerte de Christina Onassis en Buenos Aires en 1988, a los 37 años, Thierry Roussel se llevó a Athina a vivir con él y su amante, Marianne ‘Gaby’ Landhage, en Suiza. Roussel fue el cuarto marido de Christina (ninguno de sus matrimonios duró más de tres años), de quien estaba profundamente enamorada, al punto que permaneció con él tras enterarse de que tendría un bebé con Marianne. Tras un segundo hijo adulterino, se divorciaron.

La herencia de Athina, estimada en 500 millones de dólares por los más conservadores, mientras que otros la calculan en 1.000 millones de dólares, fue administrada inicialmente por cuatro consejeros griegos y Roussel. Aunque recibió solo una pequeña asignación, este último exigió enormes sumas para su cuidado (alrededor de 150 millones de dólares durante 11 años).

El empresario entró constantemente en choques con los cuatro miembros del consejo. Los acusó de conspirar contra Athina y ellos a su vez de aislarla y privarla de sus raíces griegas. Las disputas se hicieron cada vez más extenuantes hasta que en 1999, un tribunal entregó la administración de la herencia a una firma suiza. La niña tenía 14 años.

Antes se cumplir la mayoría de edad, la joven se mudó de la casa de Roussel a Bruselas. También renovó su pasaporte griego e inició un caso legal contra su padre para revocar un poder que él le había convencido de firmar. Entretanto, se volvía cada vez más apasionada por la equitación. Se matriculó en una escuela dirigida por Nelson Pessoa, un exjinete olímpico de Brasil, quien le presentó a Doda.

El romance se desarrolló rápidamente, a pesar de que él tenía una hija de 2 años con su novia, la modelo Cibele Dorsa. Cuando Athina cumplió 18 años viajó con él a Brasil para conocer a su familia. En cuestión de meses había comprado en Sao Pablo un apartamento dúplex de 3.200 metros cuadrados por al menos 5 millones de dólares.

Roussel se opuso al romance desde el principio, lo que exacerbó la grieta en la relación con su hija. En 2004, Athina recrudeció los procedimientos legales para tomar el control absoluto de su caudal. Thierry finalmente firmó un acuerdo que liberaba todos los activos de Athina a cambio de 100 millones de dólares.

La boda de Onassis y Miranda se llevó a cabo en diciembre del año siguiente. Llevaban una vida discreta. Rara vez salían por la noche y pasaban sus días entrenando y viajando con sus caballos a diferentes competiciones alrededor del mundo.

Pero en marzo de 2011, la tragedia los sacudió, pues Cibele se lanzó por una ventana desde el séptimo piso de su apartamento en São Paulo. Dejó notas alarmantes en Twitter y envió una carta a la revista brasileña Caras con un mensaje a Doda: “Que Dios te perdone un día por lo que hiciste y continúas haciéndome a mí, a Athina y a los niños”.

Este fue solo el inicio de una serie de eventos fatídicos que envolverían a la pareja, los cuales prácticamente describen un patrón que traería de vuelta las murmuraciones sobre la famosa maldición Onassis. En 2012, Athina se cayó de su caballo fracturándose dos vértebras, una lesión que le impidió competir durante varios meses. Pasados dos años, su caballo Ad Camille Z-Zang se estrelló contra un obstáculo de saltos y se rompió una pierna trasera. Desgarrada, tuvo que optar por acabar con la vida del animal. Los más cercanos a Athina, aseguran que es reservada y toma medidas antes de hablar. “Ella es brillante y fuerte, nadie toma decisiones por ella. Es quien marca su propio camino”.

La prensa griega señala que ella congeló sus cuentas bancarias conjuntas con Doda, quien busca la mitad de la fortuna de Athina, pese a que el acuerdo prenupcial prevé que ella debe pagarle un millón de dólares por cada año de matrimonio, de modo que solo se quedaría con 11 millones.

La batalla en los estrados judiciales no será corta ni fácil. El sino fatal que ha perseguido durante tres generaciones a los Onassis es su enorme fortuna y Athina lo sabe. “Si quemara todo el dinero, no habría ningún problema”, dijo, cuando tenía 13 años. Pero su coraje y determinación para sacar a su padre y ahora a su marido de su vida sugieren que ella ya ganó.

LO MÁS VISTO