Revista Jet-Set

La madre de Dania Londoño “Mi hija no es prostituta”

Jet-set habló con Norma Suárez, la madre de Dania Londoño, la mujer envuelta en el escándalo de los agentes secretos de Estados Unidos que buscaron prostitutas en el marco de la Cumbre de las Américas. Ella está feliz con la popularidad que rodea a su hija.

La madre de Dania Londoño “Mi hija no es prostituta”. Norma Suárez, la madre de Dania Londoño, se enteró de las andazas de su hija a través de la prensa. “No sabía lo que ella hacía”, dijo. Foto: ©Ignacio Gil/12

Norma Suárez, la madre de Dania Londoño, se enteró de las andazas de su hija a través de la prensa. “No sabía lo que ella hacía”, dijo. Foto: ©Ignacio Gil/12

El escándalo de los agentes secretos de Obama que buscaron damas de compañía durante la Cumbre de las Américas de Cartagena, no solo cambió la vida de Dania Londoño, sino la de su mamá, Norma Suárez. La mujer, nacida en Polonuevo, Córdoba, y nacionalizada en España, también goza de la fama intempestiva que adquirió su polémica hija. Norma, madre de tres hijos (dos mujeres y un hombre), trabaja en una floristería, ubicada en un centro comercial de Madrid, y tiene una manera particular de interpretar lo sucedido con su hija.

¿Qué piensa de los desnudos de Dania en la revista Soho? -Me puse un poco triste. Pero si lo hizo por alguna razón importante en la vida, bienvenida sea.

Pero el caso de los agentes secretos impacta más que las fotos… -Lo de las fotos me ha dado mucho más duro. El impacto que me generó el caso de los agentes fue poco.

¿Cómo se enteró del pasado de Dania?
-Yo no sabía nada. Me enteré por los medios. Me entró una desesperación. La llamé dos y tres veces en el día hasta que me contestó. Me dijo: “Sé que has asumido las cosas y por eso te tengo que contar algo grave”.

¿Qué siente cuando la prensa dice que ella es prostituta? -A cualquier madre le molesta que digan eso de una hija. Me da tristeza, pero no la juzgo, porque es una persona mayor que puede hacer lo que le apetezca.

¿Por qué Dania le cobró al agente norteamericano? -Yo la ayudaba económicamente. Me dijo que ese dinero no le alcanzaba para sus lujos, solo para el niño. A ella le gusta vestir bien, con ropa de marca.

¿Usted se siente culpable por fomentar el valor de una vida lujosa? -Ella me dijo: “Tú me enseñaste eso”. En San Andrés, donde viví antes de llegar a España, nadie puede decir que vestíamos mal. Vivíamos en una buena casa.

¿Dania es o no prostituta? -No lo es. Para mí, una prostituta es la que está metida en un burdel y le están pagando seguridad social. Las otras prostitutas andan paradas en una esquina y viéndose con cualquier hombre.

Ella lo aceptó y hasta cobraba por verse con hombres… -Lo que ha hecho mi hija lo veo como un juego en el cual ella y sus amigas conquistaban a los hombres más guapos.

Ella misma dijo que recibía ‘regalos’. De hecho, el escándalo salió a la luz pública porque no le pagaron… -No sabía la vida oculta que llevaba mi hija.

¿Le reprochó lo que hizo? -La admiro porque le ha puesto la cara a las personas que la criticaron. Por algo le pasó esto a ella, para que se prepare mejor y sea una persona respetable. Además, ella quiere montar una fundación para ayudar a las mujeres desprotegidas.

A mucha gente no le cabe en la cabeza que usted haya estado tranquila… -Ha habido muchísimas lágrimas. Fui al sicólogo porque he sufrido ataques de nervios. Tengo problemas para dormir.

¿La desilusionó? -Ella es mayor de edad. Esa es su vida. Yo la apoyo en todo.

¿Cómo reaccionó su esposo? -Mi esposo, el padrastro de Dania, se molestó por todo esto. Ha sido fuerte, pero tiene que aceptarlo, porque primero están mis hijos.

Dania se ha quedado sin amigos, ¿usted también? -No, mis amigos han sido muy solidarios con este momento por el que estamos pasando. Me felicitan. Me dicen que mi hija sabe expresarse y sentarse frente a una cámara. La admiran.

¿Qué dijeron en su trabajo? -Hablaban del caso. Me dicen que tengo una hija guapa.

¿Qué futuro idealiza para Dania? -Quiero que consiga un novio, que se case y tenga un hogar como el mío.

La Iglesia no mira con buenos ojos los pasos de Dania… -Soy católica. Mi Iglesia es Jesucristo y Dios, él es el único que la puede juzgar y perdonarla. Ella se tiene que encomendar a él para empezar una nueva vida. Pienso que Dios la ha escogido por el bien de nuestro país.

¿Cómo así? -El caso de ella dejó al descubierto la situación de muchas mujeres de Colombia que quedan embarazadas y son abandonadas por los hombres.

Dijeron que ella inducía a menores de edad a hacer lo mismo que ella… -Dania no quiere que otras niñas pasen por esa experiencia.

¿El niño de Dania sabe todo?
-No.

¿Usted posaría desnuda? -No. Me impresionó ver a mi hija tal como la traje al mundo.

Vea también:

Caricatura Soho: Dania, agente 69

Otros Articulos