Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Cristina de Borbón y Grecia, una infanta al banquillo

Cristina de Borbón y Grecia, una infanta al banquillo

REVISTA JET-SET

Indignación y burlas suscitaron las declaraciones de la hermana del rey Felipe VI de España, al ser interrogada en un juicio por corrupción que la podría llevar a la cárcel, algo nunca antes visto en la casa real.
Cristina durante su histórica declaración ante un tribunal en Palma de Mallorca. La llaman ‘la princesa muda e ignorante’ porque se negó a contestar las 80 preguntas de la parte acusadora.
Por: 10/3/2016 00:00:00

La monarquía española vivió su momento más bochornoso desde su reinstauración en 1975, por obra de esta especie de Juana la Loca moderna. Si aquella antepasada de Cristina le profesaba un amor ciego a su esposo Felipe el Hermoso, y deambuló por el país dos años con su cadáver, la hija del rey emérito Juan Carlos solo ve por los ojos del suyo, Iñaki Urdangarin, al punto que es juzgada como cooperadora del desvío de más de seis millones de euros del erario de las Baleares, Valencia y Madrid que él cometió, según sus acusadores.

Como socia de Iñaki en Aizoon, una de las empresas de la trama ilícita del llamado caso Noos, la princesa está en el banquillo, a raíz de una acusación popular que pide para ella ocho años de cárcel.

La histórica sesión, en un tribunal de Palma de Mallorca, dejó más interrogantes que respuestas, ya que la infanta se rehusó a contestar las 80 preguntas de los fiscales, pero sí atendió las 50 de uno de sus abogados. Ello reavivó la inquina que la opinión le ha tomado a Cristina, apodada ahora ‘la princesa muda’, pues los españoles no pueden creer, como lo afirma, que no supiera absolutamente nada de los negocios de su marido. En todo momento, defendió la inocencia de Iñaki, a quien se negó a dejar cuando su padre se lo pidió para salvar un poco el decoro de los Borbón, que por primera vez contemplan a uno de sus miembros en semejante situación.

El escándalo ya les costó a don Juan Carlos la abdicación y a Cristina e Iñaki su título de Duques de Palma de Mallorca. Si los cargos prosperan, es probable que sean borrados de la historia, como ya lo fueron de la web y la agenda de la realeza española.

LO MÁS VISTO