Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Pambelé, su gloria y tragedia llegan a la televisión

Pambelé, su gloria y tragedia llegan a la televisión

REVISTA JET-SET

RCN Televisión avanza en la grabación de una serie inspirada en el boxeador colombiano más grande de todos los tiempos. El dramatizado es la adaptación de un libro que, desde el título, encierra el Olimpo y el infierno del deportista, El oro y la oscuridad, de Alberto Salcedo Ramos.
Cuando el pugilista colombiano lanzó la frase: “Es mejor ser rico que pobre”, vivía entre la opulencia económica que le permitió comprar carros cero kilómetros, ropa de marca y bienes raíces. También se codeó con el alto gobierno.
Por: 10/9/2015 00:00:00
El expresidente Belisario Betancur aún recuerda la irrupción de Gabriel García Márquez en una reunión de intelectuales en Madrid, España. El escritor acababa de obtener el Nobel cuando entró al recinto donde fue recibido por uno de sus entusiastas seguidores. “En este momento llegó el personaje más importante de Colombia”, exclamó aquel hombre, quien no esperaba la divertida reacción de Gabo. “¿Dónde está Pambelé, que no lo veo?”, preguntó el autor de Cien años de soledad.
En ese entonces el pugilista de San Basilio de Palenque, quien se había convertido en el campeón de la categoría wélter junior, era una especie de dios en el imaginario colombiano y encarnaba el ascenso social y económico sin necesidad de delinquir o inmiscuirse en negocios extraños. Su nombre era exaltado en el Salón de la Fama.
Cómo olvidar aquella hazaña, digna de un dramatizado que empezó a grabar RCN Televisión y el equipo de producción 11:11, de los hermanos Cardona, un proyecto que encontró el marco biográfico en el libro El oro y la oscuridad: la vida gloriosa y trágica de Kid Pambelé, del escritor Alberto Salcedo Ramos. 
“Es una crónica en profundidad sobre el deportista. Explora su vida desde una óptica muy humana. Muestra sus luces y sombras sin apelar al morbo. Arroja una mirada compasiva, mas no cómplice sobre este personaje”, puntualizó Salcedo Ramos, quien siguió las pisadas de Antonio Cervantes durante dos años.
El Pambelé de la televisión es encarnado por el actor afrodescendiente Jarlin Martínez, dueño de una carrera artística corta pero lucida por proyectos significativos como la película Manos sucias, que dirigió el estadounidense Josef Kubota Wladyka y que produjo el reconocido Spike Lee, de la cinta de culto Haz lo correcto. 
La serie del boxeador, realizada por Sergio Osorio y Juancho Cardona, es rodada en los escenarios que se convirtieron en el Olimpo y, a la vez, el infierno del campeón mundial del llamado deporte de las narices chatas. En las 242 páginas del libro y los 80 capítulos del dramatizado se ahonda en el descenso del deportista hasta un mundo subterráneo y de la noche, donde fue noqueado por los alucinógenos, el sexo sin freno y la ruina económica. En 1993 lo internaron en el hospital de La Habana, Cuba, donde entró en un proceso de desintoxicación que fracasó varias veces por romper la abstinencia y beberse todo el licor que le hacía olvidar su pasado de flashes, entrevistas, carros de lujo, fincas en Turbaco, dólares, mujeres y más mujeres. 
Todavía el país recuerda que Kid Pambelé llegó delirante, desvariado y ensimismado a la tierra de Fidel Castro. El psiquiatra que lo atendió, Humberto Martínez, le contó a Salcedo Ramos que el colombiano que más glorias había tenido en los años 70 presentaba trastornos psicológicos que le impedían una comunicación fluida con las demás personas. A menudo perdía la noción de sí mismo, se desdoblaba y se veía en tercera persona, como si fuera otro, y que además conjugaba los verbos en tiempo pretérito. “‘Pambelé hizo esto’, se decía; ‘Pambelé hizo aquello’, se contestaba. Vivía en un constante monólogo interior expresado en voz alta”, escribió el autor de El oro y la oscuridad.
Una vida con tantos claroscuros finalmente dio para una telenovela biográfica, de esas que sirven de espejo al país, al estilo de Diomedes, el cacique de La Junta; La selección; Joe Arroyo, y Rafael Orozco, que acercan a las audiencias a historias y personajes que de alguna manera sienten cercanos. 
En el dramatizado de Antonio Cervantes, Kid Pambelé, se abordan las peleas del púgil contra su pobreza, cuando salía a trabajar como embolador desde el barrio Chambacú, en Cartagena; y también sus izquierdazos a la incertidumbre en Venezuela, a donde llegó por primera vez después de ser sancionado por la Federación Colombiana de Boxeo. Y es que en un desmedido acto de su juventud decidió apostarle dinero a su propia derrota. En tierras venezolanas, precisamente en la Maestranza César Girón de Maracay, labró uno de los momentos más altos de su consagración al apabullar al argentino Nicolino Locche durante un décimo asalto lleno de sangre y llanto por parte del perdedor. 
Con tantos reconocimientos, Pambelé se transformó en un hombre influyente que abría las puertas del alto gobierno. Gracias a su gestión llegaron el acueducto y la luz a su pueblo, Palenque, antiguo bastión de esclavos que reclamaban un trato digno y la valoración social. Curiosamente, la serie de RCN no ha sido grabada en la tierra natal del boxeador sino en Cartagena, Nueva York y Bogotá, y otros escenarios. 
Para evitar confrontaciones legales y el pago de los derechos por el uso del nombre, los creadores de la serie cambiaron algunos personajes, incluyendo el del empresario gringo que promovió grandes espectáculos de boxeo, Don King, quien fue rebautizado con el apelativo de Don Majestic. La serie llegará en plena euforia nacional por las historias biográficas con títulos como Escobar: el patrón del mal; Lady: la vendedora de rosas; La ronca de oro; Las hermanitas Calle y Laura: una vida extraordinaria.

LO MÁS VISTO