Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La exreina Debbie Castañeda está en las grandes ligas de Hollywood

La exreina Debbie Castañeda está en las grandes ligas de Hollywood

REVISTA JET-SET

Después de vivir en Italia, la exreina se estrenó como productora de cine y consiguió la financiación de la película The godmother, que recreará el ascenso y caída de la narcotraficante Griselda Blanco. El rodaje de la cinta, dirigida por Gerard Johnson, tendrá en su rol principal a la gran estrella de Hollywood Catherine Zeta-Jones.
Debbie Castañeda creó un fondo para la financiación de propuestas cinematográficas, el cual empezó sus actividades con la película The godmother. Esta labor la alterna con las relaciones públicas de la cadena de hoteles y restaurantes del italiano Giuseppe Cipriani.
Por: 15/1/2016 00:00:00

La ex Señorita Bogotá y relacionista pública Debbie Castañeda llegó tarde al proyecto de la película The godmother, una biografía cruda y descarnada de la narcotraficante Griselda Blanco, más conocida con los apelativos de la Reina de la Coca y la Viuda Negra. Cuando la bogotana conoció el guion de la cinta, la productora First Born Films ya había escogido a la actriz Catherine Zeta-Jones, de El Zorro, para el papel de la temida Griselda, a quien la historia no oficial le atribuyó el asesinato de doscientas personas, incluyendo a varios de sus amantes y maridos. Por esto, a la madrina de la mafia antioqueña le dieron el apodo inspirado en la hembra arácnida que mata al macho después de una danza de flirteo y copulación. El día que Debbie se contactó con el equipo de producción de la cinta, puntualmente con la rumana Daniela Cretu, encontró que había mucho entusiasmo por los avances que habían dado frente a los planes del rodaje, pero prácticamente hacía falta un gran porcentaje del presupuesto, cercano a los 12 millones de dólares. El costo de The godmother, que forma parte de los circuitos independientes de Hollywood, se encuentra por encima de dramas galardonados con el Óscar, como Dallas Buyers Club, que se hizo solo con 5 millones de dólares, y de Precious, que llegó a los 10 millones. La exreina de belleza y su fondo de inversionistas aportaron el 30 por ciento del capital a la cinta de Griselda Blanco. Debbie, quien asumió las riendas de la producción ejecutiva, es decir la persona que buscó la plata para la película, consiguió el resto del dinero entre empresarios, banqueros y cineastas de Miami, Nueva York y el mismo Hollywood. Con el dinero en manos de los realizadores, Catherine Zeta-Jones tuvo carta blanca para construir el personaje de la Viuda Negra. Para empezar, subió diez kilos de peso y luego trabajó de la mano de los maquilladores que elaboraron una prótesis para engrosarle la papada y simularle el mentón partido, dos de los rasgos característicos de la narcotraficante que nació en Santa Marta y fue criada en la capital antioqueña. Catherine llegará a finales de enero a Medellín, donde se recrearán las escenas de la juventud de Griselda Blanco, por los días en que hizo la mutación de jovencita atormentada por la violación de su padrastro, a la de inescrupulosa Reina de la Coca. El alquiler de las cámaras, la logística de alimentación y transporte, y la consecución de las locaciones fueron contratadas con la productora 11:11 Films, de los hermanos Manolo, Juancho y Francisco Cardona. El rodaje continuará en Puerto Rico, donde esperan recrear algunas calles de Miami y del condado de Queens, en Nueva York, que formó parte de los dominios de la mafiosa colombiana. Cabe recordar que desde allí, Griselda amplió su radio de acción para distribuir la coca al resto de Estados Unidos. El encuentro con Griselda Debbie Castañeda afirmó que la propia narcotraficante negoció los derechos para llevar su vida al cine con la productora de First Born Films, luego de una serie de reuniones en Medellín. Acababa de salir de la cárcel cuando se conoció con Daniela Cretu, de esta casa fílmica.El imperio de Griselda ya no existía y con resignación hacía ingentes esfuerzos para adaptarse una vez más a la sociedad. Según lo contó Cretu, la expresidiaria trataba de vivir como cualquier ama de casa que salía a pasear con la familia y hacía mercado en las tiendas y carnicerías de la populosa comuna de Belén, en la zona suroccidental de la ciudad. La rumana escribirá un libro para revelar detalles de aquellos encuentros y del impacto que sintió cuando conversó con uno de los hijos de Blanco: Michael Corleone Sepúlveda Blanco, cuyo nombre fue extraído de la novela y películas acerca de la mafia siciliana, El padrino. “Griselda fue la versión femenina de Pablo Escobar. Tenía una inteligencia admirable. No le temblaba la mano para dispararle a aquellos que le decían ‘gorda’ o ‘fea’. Los matices de este personaje sanguinario sedujeron a Zeta-Jones, quien busca una candidatura al Óscar. En el film hablará inglés con acento paisa para darle credibilidad a su papel”, aseguró la productora y exmodelo. Otros actores de la importancia de John Leguízamo, Catalina Sandino Moreno, Jordi Mollà y Olivier Martínez, entre otros, participarán en el proyecto que se estrenará durante el Festival de Cine de Venecia, en septiembre de este año. En algún momento, la prensa internacional especuló que Penélope Cruz y Jennifer López tuvieron interés en el rol protagónico. Cruz abandonó la idea cuando su esposo, Javier Bardem, le ofreció el papel de Virginia Vallejo en la versión cinematográfica del libro Amando a Pablo, odiando a Escobar. La trayectoria de Debbie Para entender la capacidad de negociación de Debbie Castañeda hay que remitirse al año 1997, durante su participación en el concurso Miss Internacional que se realizó en la ciudad de Miami. En pleno certamen de belleza, el italiano Ricardo Gay la fichó para su empresa de modelaje en Milán, que a finales de los años 80 impulsó las carreras de Kate Moss, Naomi Campbell, Linda Evangelista y Claudia Schiffer, entre más nombres. Debbie, quien por esa época no pasaba de 20 años, se sentó a hablar directamente con Gay acerca del contrato laboral que le permitió aterrizar en las pasarelas de Roberto Cavalli, Valentino y Dolce & Gabbana. Después de varios desfiles, ella apareció en televisión, como show woman del programa de Giorgio Panariello, Torno sabato; y luego en el espacio Buona Domenica, un magazín que enseñaba trucos de belleza a las amas de casa con productos y recursos que estaban a la mano en el hogar. Más tarde, Castañeda se casó con el empresario Marco Squatriti, quien aún se mueve como pez en el agua en las altas esferas del poder italiano. Gracias a él, la ex Señorita Bogotá contactó al ex primer ministro Silvio Berlusconi como parte del lobby que le encomendó el entonces embajador de Colombia en Italia, Fabio Valencia Cossio, con el fin de promover el país en Europa. Debbie, quien estudiaba ciencias políticas y relaciones internacionales, vio la oportunidad de su vida para mostrar sus habilidades en el campo político. “Valencia Cossio quería divulgar las fortalezas de Colombia y me sugirió concretar una reunión entre Berlusconi y el exmandatario Álvaro Uribe. Lo hice. El gobernante italiano dijo que yo era una buena embajadora de nuestro país”, recordó la productora ejecutiva de cine. No obstante, aquel logro profesional se vio opacado cuando la prensa de la península itálica la involucró con los escándalos de Il Cavaliere. “Lloré por montones. Me preparé para la diplomacia. Pero los medios me metieron en semejante situación. Con Berlusconi solamente hablé de temas de trabajo”, afirmó la exmodelo que se separó hace cuatro años de Squatriti. En la actualidad, Debbie vive en Los Ángeles, donde atiende las relaciones públicas de la cadena de hoteles y restaurantes de Giuseppe Cipriani, que cuenta con sedes en Moscú, Nueva York, Miami, Ibiza y Londres, entre otros. “El empresario gastronómico es nieto del fundador del conocido establecimiento Harry’s Bar, en Venecia, donde Ernest Hemingway escribió parte de su obra literaria. Su abuelo, quien también se llama Giuseppe Cipriani, alcanzó relevancia mundial por crear el carpaccio”, dijo la relacionista. Ahora que Debbie vive en la meca del séptimo arte, alternará esta actividad con la producción ejecutiva de cine, tanto que consiguió la financiación del thriller de Sony, The bringing, cuyo rodaje comenzará a mediados de 2016. Según el magazín virtual Deadline, la película se desarrollará en el misterioso hotel Cecil, de Los Ángeles, donde se hospedaron asesinos en serie como Richard Martínez y Jack Unterweger. El trabajo de Debbie, que está encaminado a la búsqueda de inversionistas cinematográficos, empezó de manera tardía, pero lo hizo por la puerta grande.

LO MÁS VISTO