Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Carolina Soto transformó en positivo el duelo por su hermana

Carolina Soto transformó en positivo el duelo por su hermana

REVISTA JET-SET

La familia de Sofía El Khoury, la niña que murió después del accidente en una piscina de un hotel Hilton de Turquía, replanteó el duelo y lo transformó en una celebración a la vida. Su hermana, la presentadora Carolina Soto, se sumó a la campaña de donación de órganos en Colombia.
Carolina Soto y Sofía. “Queremos honrar su memoria con nuestro trabajo de ayuda a los demás”, dijo la presentadora.
Por: 10/9/2015 00:00:00
El equipo de especialistas del centro hospitalario Dana de Tel Aviv, Israel, reunió a los padres de Sofía El Khoury, de 10 años, para entregarles el doloroso parte médico que acababa con la esperanza de su familia y de los cibernautas que se habían unido en cadena de oración. La niña, quien se accidentó en la piscina del hotel Hilton Dalaman, de la ciudad de Ortaca, Turquía, murió de manera prematura.
En un momento en que la mayoría de las personas asume la fatalidad con negación, Víctor El Khoury y Jackeline Cepeda, los papás de Sofía, aceptaron con valentía y actitud inquebrantable lo que, según ellos, fue una inusual petición de los galenos: los invitaban a donar los órganos de su hija con el fin de salvar las vidas de otros cuatro niños que se encontraban en la lista de espera para ser trasplantados de corazón, riñón e hígado en el hospital israelí. 
En ese instante, la tragedia se transformaba en un acto de solidaridad y el duelo lo empezaban a asumir de una manera positiva. “Extrañamos a Sofía, su partida fue difícil. Pero ella nos dejó la antorcha para seguir con la misión de donación de órganos”, explicó Carolina Soto, la hermana mayor de la niña y una de las presentadoras de entretenimiento de Noticias RCN.
Precisamente, ella y sus familiares se unieron al voluntariado de la Fundación Trasplantes y Deportes Colombia que lidera la campaña “Yo salvé 55 vidas”, cuyo número hace alusión a la cantidad de órganos, tejidos y células que se pueden donar a los enfermos que los necesitan. Con esta misión se buscan 15 mil nuevos donantes en Colombia.
Las cifras entregadas por esta entidad revelan una situación preocupante para las 2800 personas que esperan ser trasplantadas. Como solo aparecen unos 200 donantes por año, 120 pacientes mueren mientras esperan. “La gente no debe tenerle miedo a donar. Es mentira que trafican los órganos. Para unirse a la campaña, basta con ingresar a la página web del Ministerio de Salud. Se llena un formulario que permite la acreditación como donante y luego envían un carné. Es importante que la familia conozca esta decisión para que se cumpla la voluntad de los que quieren salvar vidas con sus órganos”, explicó Soto. La aclaración no está demás, porque existen grupos religiosos y personas que se oponen a esta práctica.
La Fundación Trasplantes y Deportes Colombia también fomenta un recorrido en bicicleta por todo el territorio nacional, en el que participarán deportistas trasplantados como una forma de encender los radares de los medios de comunicación frente a la necesidad de donar órganos vitales. Esta entidad, que opera desde la ciudad de Bucaramanga, también promovió las competencias del triatlonista Iván Rojas y del atleta Rodolfo Cuervo en la vigésima edición de los Juegos Mundiales para Trasplantados, que se realizó en Mar del Plata, Argentina. 
Carolina Soto tomó la vocería de estos logros como reflejo de la transformación que tuvo su vida después de enfrentar la temprana muerte de Sofía. “Hubiéramos podido convertir su partida en una tragedia. Pero ahora entiendo que mi hermanita nació con la misión de salvar a varios niños de Israel y, por qué no, de Colombia. Como una manera de honrar su nombre promoveremos este tipo de campañas”, afirmó la presentadora, quien también se sumó al voluntariado de la Fundación Proyecto Unión. 
Soto abrió las puertas de su mundo de tacones, moda, maquillaje y reflectores de televisión para salir a otros lugares y entender los padecimientos de los enfermos y sus familias. “Los fines de semana visito con mi familia a varios niños con enfermedades terminales. Les damos de comer y jugamos con ellos. Esto es muy reconfortante. Mi trabajo en RCN me gusta y lo capitalizaré para hacer visible los problemas de salud pública”, dijo la joven caleña.
Según Carolina Soto, la muerte de Sofía también generó un impacto positivo en la sociedad colombiana. Después de analizar los miles de mensajes de solidaridad que recibió a través de las redes sociales, sus seguidores escribieron acerca de la valoración de la familia, el respeto a los menores de edad y la fraternidad ante el duelo ajeno. “Colombia es mejor de lo que uno cree. La filantropía mueve al país. La gente siempre está dispuesta a tender la mano. Entre las lágrimas podemos rescatar algo de esperanza. Nada está perdido”, puntualizó la comunicadora, quien desea conocer muy pronto a los niños que se beneficiaron con los órganos de su hermana Sofía.

LO MÁS VISTO