Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La hija de Ómar Rayo también es artista

La hija de Ómar Rayo también es artista

REVISTA JET-SET

La escultora Sara Rayo heredó la vena artística de su padre, el maestro Ómar Rayo. La creadora exhibe su obra en Casa Cano, de Bogotá, y pronto la llevará a Artexpo de Nueva York.
Sara Rayo tiene un sello distintivo que heredó de su padre: la pasión por el papel de acuarela y los pincelazos de acrílicos muy coloridos.
Por: 9/4/2015 00:00:00
Sara Rayo, la única hija del maestro Ómar Rayo, creció a cinco cuadras del Museo Metropolitano de Nueva York. La joven nació artista, sin posibilidad de escoger otra profesión, no solo por el ambiente creativo de la casa paterna, sino por su entorno cultural en el cual merodeaban pintores y escultores de todo el mundo. “El domingo era para visitar galerías y museos como el Met, el MoMA y el Guggenheim. Luego mi papá regresaba a su taller. Allí seguía creando mientras escuchaba música clásica”, recordó la artista que por estos días exhibe algunas de sus esculturas de papel en una exposición colectiva de Casa Cano, de Bogotá. Entre el 23 y 26 de abril también las llevará a Artexpo 2015 de la Gran Manzana, el equivalente del ArtBo de la capital de la República.

Aunque su vida siempre ha estado ligada a las expresiones culturales de una Nueva York frenética y vanguardista, la escultora decidió regresar al país hace media década, cuando empezaba a flaquear la salud del maestro Rayo. No solo su padre necesitó de ella hasta la muerte, sino el Museo Rayo de Roldanillo, Valle, que en la actualidad es presidido por la poetisa Águeda Pizarro, la viuda del pintor. Entre las dos mantienen en pie este templo artístico con tanto ímpetu femenino que hasta lo convirtieron en una escuela de danza, grabados y pintura. Águeda, con el apoyo de su hija, también abrió una biblioteca para niños. 

En las esculturas de Sara se palpa el sello distintivo de su herencia artística: moldea el papel de acuarela y maneja el color con la misma intensidad que su padre. “Solo que a mí me gustan las formas orgánicas y todo el subsuelo que esconden los elementos de la naturaleza”, dijo. Las creaciones de Sara Rayo estarán en Casa Cano hasta finales de este mes.
LO MÁS VISTO