Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El nuevo hotel Four Seasons en Bogotá

El nuevo hotel Four Seasons en Bogotá

REVISTA JET-SET

La firma canadiense restauró el tradicional Hotel Casa Medina y le dio una nueva vida hace cinco meses. El próximo 11 de abril inaugurarán el Four Seasons Hotel Bogotá de la zona T, que tiene otro carácter pero todas las especificaciones de decoración y servicio que identifican a la exclusiva cadena hotelera.
El venezolano Luis Argote regresó hace un año a Bogotá, la ciudad donde creció. El gerente es el anfitrión de los dos hoteles Four Seasons de la capital.
Por: 7/4/2016 00:00:00

Los primeros días de marzo fueron de gran revuelo en Bogotá. La llegada de los Rolling Stones para su concierto coincidió con la de Daniel Radcliffe, el protagonista de Harry Potter, que vino a Colombia a buscar locaciones para su próxima película. Los fanáticos y periodistas se preguntaban en qué hotel de la ciudad se hospedarían para poderlos fotografiar. Y aunque finalmente descubrieron que los ingleses estaban en el Four Seasons Hotel Casa Medina, nunca supieron nada de lo que sucedió puertas adentro.

Para la cadena canadiense es una prioridad mantener en total reserva los nombres de sus huéspedes, y eso los ha hecho preferidos de jefes de estado, miembros de las monarquías y estrellas de rock. De eso sabe mucho Luis Argote, el gerente de los dos hoteles que se estrenan en la capital. “Trabajamos con agencias de artistas en Los Ángeles y en Nueva York que confían en nuestra privacidad. En Casa Medina hemos recibido muchas celebridades que se sintieron muy cómodas, porque incluso los empleados tienen prohibido tomarse fotos y pedirles autógrafos”, cuenta. El venezolano de familia colombiana es muy prudente, pero puede hacer comentarios generales de las excentricidades de sus huéspedes: les han pedido que pinten las paredes totalmente de negro, que armen gimnasios en las suites y que las neveras no pasen de determinada temperatura. En una oportunidad tuvieron que traer a Bogotá unas gomitas de dulce que solo se consiguen en Londres.

La privacidad y el concienzudo servicio no es lo único que atrae a los huéspedes de los Four Seasons del mundo entero. Los detalles de la construcción y la decoración son fundamentales para la cadena, tanto que cerraron ambos hoteles durante un año, o más, para restaurarlos y remodelarlos. La apertura de las puertas labradas a mano del primero, Casa Medina, fue en octubre del año pasado y el próximo 11 de abril sucederá lo mismo con el antiguo Charleston que ahora se llamará Four Seasons hotel Bogotá. Los dos son diferentes: el primero conservó su encantador estilo colonial, el segundo se impondrá como uno de los más contemporáneos de la zona T de Bogotá. Además, cada uno tiene una propuesta gastronómica que se ajusta a la zona en la que se ubican. “Quisimos darle una personalidad distinta a los restaurantes y abrirlos a todo el público. Por eso tienen entradas que dan a la calle sin necesidad de pasar por el hotel”. Esta es una de las grades satisfacciones de Argote, quien aclara que la especialidad de Castanyoles, de Casa Medina, es la comida española; y la de Kuru, el de Four Seasons Bogotá, es la japonesa. Según él, la llegada de la exclusiva firma canadiense a la ciudad se debe a que es una toda una metrópoli dinámica y cosmopolita: cada vez se hacen más frecuentes los conciertos de grandes grupos y cantantes internacionales; y con la Ley 1556 de 2012, conocida como Ley Filmación Colombia, las estrellas de Hollywood tienen como destino el país para sus producciones.

LO MÁS VISTO