Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Se unieron las tres generaciones de familia real de Gran Bretaña

Se unieron las tres generaciones de familia real de Gran Bretaña

REVISTA JET-SET

Los Windsor despiden el año con esta histórica imagen que reúne a las parejas más importantes de la monarquía ataviadas con sus mejores galas, en los fastuosos salones del Palacio de Buckingham, en Londres.
La reina Isabel, vestida por Angela Kelly, posó junto a su esposo Felipe, quien llevaba una impresionante colección de 17 medallas militares y de caballería. También aparecen los dos herederos al trono: Carlos de Gales y William, duque de Cambridge, con sus respectivas esposas, Camilla, duquesa de Cornualles, (vestida por Bruce Oldfield), y Catherine, duquesa de Cambridge (vestida por Jenny Packham). La reina y los caballeros lucían la banda azul de la Orden de la Jarretera, la más antigua y honrosa del reino, mientras que Camilla llevaba la banda de la Real Orden Victoriana, la insignia de la Orden de la Familia Real junto al hombro y la tiara Boucheron de la reina madre.
Por: Revista Jet-set20/12/2016 00:00:00

La fiesta para las misiones diplomáticas de cerca de 130 países es desde hace años una de las citas más brillantes del calendario real, pero siempre estuvo vedada para las cámaras. Se ignora la razón de ello, apunta el Mail Online, como tampoco se sabe por qué este año la reina Isabel II, de 90 años y anfitriona de la velada, accedió a posar antes de su inicio para una instantánea. El resultado fue un excepcional documento gráfico, pues no solo lo hizo con su esposo, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, sino rodeada también por su hijo Carlos, príncipe de Gales, y su nieto William, duque de Cambridge, quienes la sucederán en el trono, con sus respectivas consortes, Camilla, duquesa de Cornualles, y Catherine, duquesa de Cambridge.

Esta inusual coincidencia de las tres generaciones de la dinastía Windsor es el gran hito de la foto. A ello se suma el hecho de que cada una de las prendas con que se engalanaron los seis cuenta una historia. La compilación de todas bien podría retroceder casi siete siglos, comenzando por los recuerdos de la Orden de la Jarretera, la más antigua y prestigiosa de la caballería británica, que lucieron algunos de ellos, que data de la Guerra de los Cien años, en el siglo XIV. Desde esa época, la jarretera o liga para las medias debajo de la rodilla es el distintivo de sus ilustres integrantes, que solo pueden ser 24, y es también una prenda que se aprecia en público en contadísimos momentos. Este fue uno de ellos y eso también hace especial la instantánea.

Los caballeros se explayaron en la exhibición de toda suerte de medallas y broches de origen militar o caballeresco. Dado el privilegio de su longevidad, la muestra más abundante la dio Felipe, de 95 años, quien se adornó con 17 medallas obtenidas en la Segunda Guerra Mundial o conmemorativas de la coronación y los distintos jubileos en honor del reinado de su esposa.

Las damas reales, por su parte, desempolvaron reliquias del soberbio joyero real que evocan a personajes muy queridos de la casa idos ya para siempre. La corona que llevaba Camilla, de la casa Boucheron, de París, era una de las más estimadas de la reina madre Elizabeth, al tiempo que la de Catherine, la tiara del nudo de los enamorados Cambridge, fue muy del gusto de Diana, princesa de Gales, madre de William. La alhaja parece predestinada para la duquesa, pues perteneció a Augusta de Hesse-Kassel, la primera en llevar el título de duquesa de Cambridge.

La juventud, belleza y glamur de Catherine, como es habitual, despertaron la mayor atracción, pues la recepción diplomática es una de las pocas ocasiones en que ella se ciñe una corona, algo que solo ha sucedido cinco veces con esta desde su boda con el duque en 2011.

LO MÁS VISTO