Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Habla la mujer del monstruo, la exesposa de Harvey Weinstein

Habla la mujer del monstruo, la exesposa de Harvey Weinstein

REVISTA JET-SET

La diseñadora de modas Georgina Chapman, quien se divorció de Weinstein cuando estalló el escándalo de sus múltiples abusos sexuales a actrices de Hollywood, relata por primera vez cómo vivió el drama. Pero algunos no creen lo que dice.
Foto: Getty Images.
Por: Revista Jet-set.6/6/2018 17:24:00

Han pasado casi ocho meses desde que cerca de noventa artistas como Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Salma Hayek y Cate Blanchett desataron el peor escándalo del espectáculo de los últimos años al denunciar el acoso sexual al que fueron sometidas por Harvey Weinstein, productor de las cintas más taquilleras y premiadas de las últimas décadas, como Pulp Fiction o Shakespeare enamorado.

Lea también: Harvey Weinstein sentenciado por acoso sexual

A ellas se unieron asistentes, secretarias y agentes que tuvieron que ver con él entre 1980 y 2015, y la conclusión es que, fueran anónimas o muy famosas, él seguía un patrón de abuso al aprovecharse de su posición como uno de los hombres con mayor poder en el cine. Hoy se cree que el fundador de firmas como Miramax y The Weinstein Company cometió unas 18 violaciones.


Fotos: Getty Images.

La ola de indignación fue tan arrolladora que motivó el movimiento #MeToo, el cual les ha dado valor a millones de víctimas para hacer sus propias denuncias. Así mismo, la campaña impulsó la conversación mundial sobre el acoso y no para de suscitar noticias a diario.

Lea también: Morgan Freeman acusado de abuso sexual por ocho mujeres

A estas alturas, faltaba el testimonio de Georgina Chapman, actriz y diseñadora de modas inglesa que estaba casada con él cuando la convulsión estremeció a Hollywood. Famosa por ser la dueña de Marchesa, casa que viste a las grandes divas, dejó a Weinstein en pleno polvorín y acaba de romper su silencio en una entrevista para Vogue en la que aclaró que no sabía de los desmanes de su marido.


Foto: Look Press Agency.

"Una parte de mí estaba tremendamente inocente de lo que pasaba (...) Fue muy difícil, porque el primer artículo (publicado en The New York Times) contaba hechos sucedidos por la época en que lo conocí (2004), así que, en principio, no pude tomar una decisión bien fundada. Cuando las historias aumentaron, comprendí que no se trataba de un episodio aislado. Supe que tenía que alejarme y llevarme a mis hijos”.

En efecto, Georgina, heredera del millonario Brian Chapman, dejó la casa que compartía con el productor en Nueva York y voló a Los Ángeles con India y Dashiell, los niños que tuvo con él, para seguir luego a Londres, a donde sus padres. A los pocos días, anunció el divorcio.

Vogue insistió en preguntarle si no tenía una mínima sospecha sobre las andanzas de Harvey, pero fue tajante: "Absolutamente no. Nunca. Él viajaba todo el tiempo y no soy de las que se obsesionan con saber dónde está una persona".

Lea también: "No hay dónde esconderse": Scarlett Johanson

Para ella, lo doloroso es que creía tener un matrimonio muy feliz. "Yo amaba mi vida", aseguró. A medida que crecía la polémica, con la aparición de nuevas víctimas de su esposo perdió casi cinco kilos en cinco días y se ocultó del mundo. “Me sentí tan humillada y quebrantada que creí que lo más respetuoso era salir de la escena”, contó llorando.

Así mismo, le pareció sensato que Marchesa guardara un bajo perfil y por eso no vistió a ninguna estrella en la temporada de premios ni participó en la Semana de la Moda de Nueva York. "Todas esas mujeres que fueron ofendidas merecen respeto y dignidad. Es un momento de duelo".


Foto: Look Press Agency

Pero sus tiernas lágrimas de madre afligida por el futuro de sus hijos no conmovieron a quienes dudan de su testimonio. Desde que The New York Times y The New Yorker publicaron las primeros informes sobre la conducta de Weinstein, muchos actores, productores y directores coincidieron en anotar que aquel era un secreto a voces en Hollywood. Como le dijo una amiga de Georgina a The Sun, es improbable que fuera la única que no estuviera enterada, cuando vivía imbuida en la industria del cine.

Lea también: Kaia Gerber ¿anoréxica?

La reaparición de Chapman también ha traído a cuento de nuevo la versión de que su matrimonio con Weinstein era una farsa, sin sexo, en la que él se ganaba una esposa despampanante, mientras ella convertía a Marchesa en una marca millonaria y prestigiosa con su ayuda. De hecho, se comenta que él acosaba a las actrices de sus películas no solo para que le dieran masajes o lo vieran bañarse desnudo, sino que además las presionaba bruscamente para que lucieran sus vestidos en estrenos y premiaciones.

Lea también: ¿Dónde están los ladrones? En la casa de Shakira

En su defensa salió Anna Wintour, editora jefe de Vogue. "Estoy convencida de que Georgina no tenía idea del comportamiento de su esposo. Culparla por esos hechos, como lo han hecho muchos en esta era de gladiadores digitales, está mal". Por su parte, Scarlett Johansson le dio otro espaldarazo al ser la primera gran estrella de Hollywood en lucir una prenda de Marchesa tras el alboroto, en la pasada gala del MET, en Nueva York, después de que se pronosticara que ninguna querría volver a vestirse con la marca cuyo copropietario es uno de los peores enemigos de las mujeres.

Georgina viste a las divas

Penélope Cruz es una de las estrellas que consagraron a Marchesa, la casa de Chapman, como insignia de la moda en Hollywood.

Foto: Getty Images.

Marchesa tambaleó por culpa de Weinstein, pero Scarlett Johansson la rescató para la alfombra roja en la pasada gala del MET.

Lea también: ¡Cecilia Navia se puso el delantal de MasterChef Celebrity!


Foto: Getty Images.

LO MÁS VISTO