Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La revancha de Camilla

La revancha de Camilla

REVISTA JET-SET

La duquesa de Cornualles, esposa del príncipe Carlos de Gales, se saca el clavo en su primera biografía autorizada. Asegura que era Diana y no ella la verdadera arpía en el drama que las enfrentó por el amor del hijo de la reina de Inglaterra hace dos décadas.
El matrimonio de Carlos y Camilla en 2005. Ella dejo´ de sentir consideracio´n por Diana cuando empezo´ a decir cosas horribles del pri´ncipe ante la prensa.
Por: Revista Jet-set12/7/2017 10:40:00

El libro se titula The Duchess y entre sus pasajes más novedosos y sorprendentes están los referentes al matrimonio de Camilla con Andrew Parker-Bowles, el apellido que la hizo conocida. En los años sesenta, él era uno de los mejores partidos de Inglaterra, macho alfa, aristócrata, guapo, rico, sofisticado, con experiencia y antiquísimas conexiones con la familia real.

El joven oficial de la Household Cavalry, la guardia oficial de la reina Isabel, en cuya coronación fue paje, era uno de los favoritos de la reina madre Elizabeth y, con el tiempo, no solo compartiría su esposa con el nieto mayor de esta, Carlos de Gales, sino que tendría un romance con la única hija de Isabel, la princesa Ana.

Lea también: Diana de Gales: "mi padre golpeaba a mi madre"

Carlos y Diana de Gales en Japón en 1986. El libro pinta a Lady Di como una trepadora, que hizo hasta lo imposible para ser princesa de Gales, como si estuviera en un casting. Foto: AP.

Camilla Shand, quien era de la gentry, pero no tan encumbrada, fue una de las debutantes más populares del swinging London y no ocultaba su activa vida sexual, una verdadera ruptura para la época. A pesar de tener una fila de pretendientes, se empeñó en casarse con Parker-Bowles, cuyas infidelidades soportó desde su noviazgo de casi ocho años. Tras la boda, en 1973, él continuó saciando su voraz apetito por las amigas de su mujer.

Lea también: Los diez hombres mas guapos de la realeza

La autora del libro, Penny Junor, es una de las biógrafas de la realeza más leídas y asegura que con su matrimonio, Camilla le rompió el corazón al príncipe de Gales, con quien había engañado a Andrew, luego de ser presentados, en 1971, por su amiga chilena Lucía Santa Cruz.

Camilla y su esposo Andrew Parker-Bowles en 1992. En ese momento, él tenía amantes y le complacía que su mujer se acostara con el futuro rey Carlos. 

“Camilla era natural, amistosa y no lo adulaba”, lo que cautivó de inmediato al heredero del trono, convencido desde entonces de que quería pasar el resto de su vida con ella. Pero sus bodas eran imposibles porque Shand no era virgen ni tan noble como para ser reina de Inglaterra. Carlos le rogó entre lágrimas que cancelara la boda, pero no lo logró, pues con sus 24 años él no tenía la seguridad ni la masculinidad de Andrew y no le interesaba ser reina, solo la señora Parker-Bowles.

El príncipe con Camilla en 1979, cuando reanudaron su romance tras la boda de ella. Carlos le imploró llorando que no se casara con Andrew.Foto: Getty images.

The Duchess lava la imagen de Carlos y Camilla, pero no puede ocultar lo retorcido que fue el cuarteto pasional que conformaron con el marido de ella y la esposa de él, la popular Diana de Gales, de cuyo fallecimiento se recuerdan 20 años. La propia duquesa de Cornualles ha hablado públicamente de lo mal que lo pasó por ser la mujer más odiada de Gran Bretaña por años, mientras que Diana quedaba como ángel y víctima. Ahora, ella pone sus puntos sobre la íes a través de esta biografía, según la cual la princesa era en realidad difícil y deshonesta, según lo atestiguaba su propia abuela, lady Fermoy, dama de compañía de la reina madre.

Lea también: Las grabaciones secretas de Diana de Gales

Despues de tantos cuernos mutuos, Andrew Parker-Bowles quedó en tan buenos términos con Camilla, que, como lo recuerda esta foto, fue a la boda de ella con Carlos, en compañía de su hijo Tom Parker-Bowles, quien es ahijado del príncipe. Foto: Reuters.

Así mismo, el príncipe no oyó la opinión de amigos que se opusieron al enlace, por considerar a Diana inmadura (tenía 19 años), doble y enamorada más que todo de la idea de ser la princesa de Gales. “Diana le revoloteó, le coqueteó al príncipe y, como en un casting, hizo hasta lo imposible para ser lo que él quería que fuera”, afirma una fuente cercana a él.

Diana con Camilla, quien acusa a la princesa de maleducada, mala madre y de amenazarla con mandarle un sicario para matarla. Foto: Getty Images.

Carlos y Camilla suspendieron su romance apenas ella se casó, pero no se diría que hicieron mucho por extinguir la pasión. Andrew era amigo del príncipe y jugaban en el mismo equipo de polo, así que aquel visitaba a menudo Bolehyde Manor, la mansión medieval de los Parker-Bowles en Wiltshire.

Lea también: Cartas de Diana de Gales sobre sus hijas fueron vendidas

En medio de su tormentoso romance con Camilla, Andrew sedujo a la princesa Ana, hermana de Carlos y si no se casaron fue porque él era católico. Foto: Reuters.

Camilla terminó por aceptar que su esposo nunca la amaría lo suficiente y hacia 1978 se volvió a hacer amante de Carlos, revela el libro. “Andrew no estaba en posición de quejarse (por su flagrante adulterio) y cuando descubrió lo que estaba pasando no armó un alboroto. Se podría afirmar que una parte de él disfrutaba el hecho de que su esposa estuviera durmiendo con el futuro rey”, explica The Duchess.

La princesa de Gales con su hijo William hacia 1983. No dejaba que Carlos viera a sus hijos en venganza y se exhibía delante de ellos con sus amantes, asegura la biografía. Foto: Look Press Agency.

Ella se precia de haber escogido a Diana para esposa de Carlos y hay un fragmento de la biografía que unos ven como el colmo del descaro y otros como una muestra de civilización: “A Camilla le gustaba Diana y, al comienzo, a esta le gustó y apreció su amistad, una amistad que era genuina”. Pero cuando el príncipe le reveló a Diana que Parker-Bowles había sido su amante, se operó un drástico cambio en ella. Lloraba sin razón, tenía ataques de furia incontrolable por los celos y presentó otros síntomas de la bulimia que la afectó una década. “Carlos fue el arquitecto del desastre”, admite el texto autorizado por Camilla (y por ende también por el príncipe), pues si bien su amante se alejó, él hablaba con ella por teléfono todo el tiempo al alcance del oído de Diana.

Lea también: Harry de Inglaterra confiesa que tuvo serios problemas mentales

Parker-Bowles era uno de los mejores partidos de Inglaterra y Camilla no estuvo contenta hasta que no se casaron, en 1973, a pesar de que él la engañaba con todas sus amigas. Foto: Getty Images.

La pareja real se casó en julio de 1981 y la luna de miel fue una catástrofe en la que Lady Di destruyó las pinturas realizadas por el príncipe. Otra vez, estuvo seis horas destruyendo los muebles de Craigowan Lodge e insultando a todo el mundo, porque su marido la había dejado sola.

“Carlos no es un mentiroso”, “Carlos no es un mal hombre”, se lee en el libro, mientras que Diana queda por el suelo, aunque se le concede que su actitud podía ser reflejo de su grave desbarajuste mental. De resto, es llamada maleducada, mentirosa, paranoica y mala madre, pues no les ocultaba sus amantes a sus hijos, WilliamHarry.

Lea también: William y Harry de inglaterra, la perenne nostalgia por Diana

Cuando los nervios del príncipe peligraron, sus amigos, los Van Cutsem, se encargaron de que Camilla lo buscara de nuevo, hacia 1989, y reanudaron su relación. Cuando todo se destapó, la duquesa dice haber sido acosada por la gente, que la veía como una “puta, rompe matrimonios y adúltera”, y por Diana, quien le dejaba mensajes como “voy a mandar a alguien para que te mate”.

La relación de Carlos con la reina Isabel se agrió porque ella quería a Camilla fuera de la escena. El príncipe le reprochaba por actuar como monarca y no como madre. Foto: AFP.

Ambas parejas terminaron por divorciarse y la muerte de la princesa, en un accidente de tráfico en París, le dio un vuelco a la historia en 1997. Carlos lloró copiosamente este fallecimiento, dice el texto en su defensa, porque “una parte de él aún la amaba”. Camilla, como siempre, fue la única que lo consoló y terminó casándose con él en 2005.

Otras perlas del libro

  • Carlos y Camilla se burlaron de Diana cuando dio su explosiva entrevista en Panorama. “Toda una actriz”, dijeron.
  • Sobre el libro Diana: su verdadera historia, Camilla manda a decir que “era la verdad de ella, no la de todos”.
  • La bisabuela de Camilla, Alice Keppel, fue amante del tatarabuelo de Carlos, Edward VII, así que podrían ser parientes.
  • Camilla es tan fresca que no se inmutaba por el fantasma que habitaba su mansión en Wiltshire.
  • El deseo de ayudar de Diana podría no ser real sino otro reflejo de sus trastornos mentales.
  • Carlos no sabía cómo manejar a la histérica Diana. Nadie, salvo su padre, le había gritado en toda su vida.
  • Camilla afirma que el odio del público ha tenido efectos negativos en su salud.
LO MÁS VISTO