Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La diseñadora Johanna Ortiz conquista París con sus diseños

La diseñadora Johanna Ortiz conquista París con sus diseños

REVISTA JET-SET

La diseñadora caleña deslumbró a los compradores y periodistas internacionales que asistieron a su presentación en Market, la feria paralela a la Semana de la Moda en París. Con una original puesta en escena en un apartamento parisino, mostró su nueva colección, The Western Librarian.
Johanna Ortiz en medio de las modelos colombianas que participaron en su presentación: Carolina Jaramillo (quien vive en París), Diana Marín, Juliana Robledo, Taliana Arias, Angélica Duque y la Toya Montoya.
Por: 23/3/2016 00:00:00

El nombre de la diseñadora colombiana retumba cada vez con más fuerza en las pasarelas internacionales. El 5 de marzo presentó en París su colección The Western Librarian otoño-invierno 2016, en el marco de la Semana de la Moda, con la que logró que prestigiosas tiendas como Neiman Marcus y Harrods, de Londres, la incluyeran en su portafolio.

Lo que más llamó la atención de los compradores es que Johanna Ortiz se salió del desfile tradicional e hizo un montaje casi teatral de dos horas en un bello apartamento parisino, donde un grupo de modelos colombianas, entre las que estaban la Toya Montoya y Juliana Robledo, interactuaron con los asistentes. Su colección, inspirada en la sofisticación europea, recibió la bendición de periodistas tan importantes como Virginia Smith, editora de Vogue y quien es la mano derecha de Anna Wintour.

Johanna empezó a trabajar en la presentación hace seis meses. Isaac Kertnuz le hizo la música y Andrés Oyuela se encargó de las fotos del book y de la imagen. Con ella viajaron cinco modelos colombianas que comparten el sueño de llevar la moda del país al mundo. “Nuestras mujeres tienen un swing y una energía que no encuentro cuando hago casting afuera. A mí en las entrevistas siempre me dicen The Colombian Designer y me parece fantástico porque lo que me inspira son la exuberancia y los contrastes que tenemos”.

La llegada a los escenarios de la alta costura internacional tiene mucho que ver con que sus diseños se vendan en la página Moda Operandi, un web site desde el que se permite comprar las nuevas colecciones de prestigiosos diseñadores como Carolina Herrera, Vera Wang y Dolce & Gabbana, entre otros, incluso en el mismo instante en el que aparecen en las pasarelas. Su directora, Lauren Santo Domingo, vio los diseños de Johanna en Colombiamoda en 2014 y la invitó a colgarlos en su página. En esta colección estaba el Tulum Top, una camisa sin mangas que deja ver los hombros, que se agotó en cuestión de segundos y se convirtió en el muste have de reconocidas it girls como la misma Lauren, Leandra Medine y la neoyorquina Olivia Palermo, que todo lo que se pone lo convierte en tendencia y destacó en su blog el trabajo de la colombiana: “Los diseños de Johanna Ortiz son un derroche de estampados audaces, pliegues llamativos y siluetas dramáticas. Su estilo coqueto es femenino y a la vez balanceado, fiel a sus distintivos cuellos y hombros descubiertos. La onda latina y los colores vibrantes le imprimen esa sensación y atractivo de la música salsa a las mujeres que las usan alrededor del mundo”. Por eso las creaciones de Johanna seducen no solo a las colombianas, también a las norteamericanas, las europeas y hasta las asiáticas, donde tiene buena acogida.

Cada paso se lo ha ganado a pulso. Con 13 años de experiencia, Ortiz se la jugó hace dos por la reinvención de su marca. Emprendió la búsqueda de una identidad más global bajo la premisa de: “Si no me lo pongo yo, no lo saco”. Ha declarado en reiteradas ocasiones que crea diseños para “las mujeres a las que les gusta divertirse con la moda, que quieren verse elegantes pero también sexys, con un toque festivo”. Hoy no es raro llegar a un matrimonio en Cartagena, Cali o Medellín y encontrar a varias de las invitadas ataviadas con uno de sus coloridos trajes. “Me enorgullece que muchas se sientan identificadas con mis diseños”.

Es arriesgada y juega con los volúmenes, la combinación de los colores, los estampados y las telas que manda a hacer especialmente para cada colección. La seda es su preferida porque va con el cuerpo, tiene caída y no se siente; también el algodón. Muchas de las piezas que crea terminan en su clóset que está lleno de vestidos camiseros, faldas tipo pareo y camisas de hombre con cortes femeninos.

Ella ha alcanzado una meta que para muchos diseñadores en Latinoamérica es compleja: producir prendas de alta calidad. “Cuando empecé en este negocio dije que no quería ser solo una diseñadora sino construir empresa, hoy tengo 157 empleados; nos tocó ampliar la planta y comprar máquinas”. En ese camino su esposo, el empresario azucarero César Caicedo, es su gran consejero. “Yo siempre digo que él es mi junta directiva en la casa”. Curiosamente ella, que diseña para las mujeres, tiene tres hijos hombres: Lukas, de 16 años; Joaquín, de 11; y Lorenzo, de 7. “Les encanta el fútbol, son el balance perfecto porque cuando llego a la casa por la noche, después de ver boleros y flores todo el día, me pongo a jugar con ellos. No tengo una niña que me esté diciendo ‘Mami me puedes peinar o poner un moño’, porque ahí si me enloquecería”. Cuenta que no son tan apasionados por la moda pero le preguntan si lo que llevan puesto les sale y están pendientes de los comentarios que ponen en las redes sociales. “Soy muy afortunada en tenerlos”, dice Johanna, quien cuando habla de ellos deja escapar uno que otro suspiro.

Su hermana Paola es su mano derecha y la que se encarga de los números mientras que ella está inmersa en la parte creativa, que le quita bastante tiempo. Sigue con Pink Filosofy, la firma que creó con Adriana Arboleda, y ahora tiene la misión de volver a conquistar al público y a la crítica con la nueva colección de su propia marca que lanzará en junio en Nueva York y que llegará a las tiendas de diciembre.

LO MÁS VISTO