Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La ciencia de la vida

La ciencia de la vida

Revista Jet-Set

Alan Furmanski acaba de lanzar con su editorial un libro que promete acercar a la gente a la práctica del yoga y el Ayurveda de una forma sencilla. ¡Por siempre saludable! es un manual escrito por su maestro Hari Dhama Das, quien también cuenta entre sus alumnos al exministro Carlos Caballero Argáez.
Hari Dhama Das vive hace 12 años en Bogotá y actualmente atiende a domicilio a cerca de 40 alumnos, entre los cuales se encuentra Alan Furmanski. Foto: Imagen Reina/12
Por: 19/11/2012 00:00:00
El maestro y el alumno se conocieron en el 2007, un año después de que a Alan Furmanski le diagnosticaran un melanoma a los 27 años. Hari Dhama Das (Javier Hernández) llegó a la casa de Alan recomendado por una de las más de cuarenta personas a las que ha ayudado y lo acompañó en la recuperación que ya había iniciado con el método nutricional del doctor Max Gerson (basado en jugos de frutas y verduras). “Lo que más me ha servido en este proceso de mi enfermedad ha sido conocer gente como Hari, que lleva treinta años de crecimiento espiritual. Me cambió el estilo de vida y ofrece un aprendizaje que, además del cuidado de la salud, es filosófico”, dice Alan.

Su relación se ha fortalecido desde hace cinco años, en sus encuentros tres veces a la semana. Según el maestro, el secreto del yoga es la perseverancia, y considera que el cambio siempre debe ir acompañado de una filosofía, ejercicios, una alimentación saludable y una buena actitud. “Tú puedes tener muchos libros, asistir a muchas conferencias, pero si no lo aplicas a tu vida diaria no sirve de nada. Nuestro libro, ¡Por siempre saludable!, es precisamente un manual práctico para que cualquier persona en su casa pueda seguir el paso a paso”, asegura Hari, quien escribió sus experiencias y consejos de yoga y Ayurveda al lado de Vraja Sundari Devi Dasi (Gloria Sánchez).

La pareja de esposos aseveran en una de las 262 páginas que no son médicos: “Somos un par de almas que un día se encontraron con esta ciencia personificada en el Swami Paramadvaiti. Con él nos llegó el yoga y el interés por conocer algunos de los principios del Ayurveda, un antiguo arte de la curación que se practica en India desde hace más de cinco mil años. En el idioma sánscrito Ayur significa ‘vida’ y Veda es ‘conocimiento’: la ciencia de la vida”.

Hari, que significa ‘el que remueve los obstáculos’, dice que la dificultad más grande que todos tenemos en la vida es que nunca queremos perder: “El yoga nos enseña que nunca se deja nada, más bien se cambia, se transforma”. Y de esas transformaciones también se alimenta su texto, con un capítulo sobre las experiencias de sus alumnos, entre los cuales, además de Alan, se destaca Carlos Caballero Argáez, quien gracias a la práctica del yoga se recuperó de un accidente cardiovascular que sufrió hace ocho años. Los autores lo definen como “uno de los alumnos más disciplinados”, mientras que el exministro de Minas y actual director de la Escuela de Gobierno de la Universidad de los Andes cuenta: “Los médicos ponen mi recuperación y mi disciplina de ejemplo a sus pacientes.

El yoga ha sido parte de todo este cambio. Si volviera a nacer, tomaría clases desde la infancia y haría lo posible y lo imposible por llevar una vida física y espiritualmente reconfortante”. Como dice el maestro Hari, “los verdaderos protagonistas del libro son los estudiantes”.
LO MÁS VISTO